LA REPRESENTACIÓN DE LAS PROTAGONISTAS FEMENINAS DE STUDIO GHIBLI.

0 0
Read Time:8 Minute, 5 Second

Las películas de Studio Ghibli, en especial las dirigidas por Hayao Miyazaki (Tokio, 1941), han dejado una huella significativa en la cultura japonesa y occidental, evidenciada por su éxito en taquilla y los elogios de la crítica. Lo distintivo de la filmografía de Miyazaki radica en sus relatos centrados en personajes marginados, quienes han sido tradicionalmente excluidos de las representaciones idealizadas en el cine. Estas historias reflejan el compromiso del director con valores como el ecofeminismo y el pacifismo. Las protagonistas femeninas que Miyazaki crea son activas, independientes, decididas y valientes, comprometidas con su entorno y la preservación de la armonía en el mundo. Esta elección contrasta con otras producciones de la cultura infantil que encasillan a los personajes femeninos en estereotipos de la dulce princesa que anhela al desgastado Príncipe Azul, perpetuando roles de género y limitando las acciones y habilidades asociadas a cada sexo. Miyazaki, por el contrario, cuestiona esta dicotomía cultural, desafiando la idea de que los roles masculinos deben primar sobre los femeninos.

Los principios fundamentales de las creaciones del director e ilustrador japonés, Hayao Miyazaki, incluyen valores feministas, ecologistas y pacifistas. Estos elementos se ven influenciados por el contexto de la bomba atómica y los desafíos contemporáneos de la sociedad japonesa, como la industrialización, la urbanización y los conflictos generacionales, aspectos comunes en gran parte del anime. Las películas de Miyazaki critican las desigualdades sistémicas y desmantelan las estructuras de sociedades discriminatorias a través de personajes valientes y curiosos, independientemente de su edad, que poseen un potencial crucial para el cambio, el crecimiento y el empoderamiento.

Lo distintivo de las películas de Miyazaki radica en la centralidad de los temas ecologistas y pacifistas en la trama. Estos temas se exploran en escenarios idealizados, conectados a la espiritualidad y la magia, así como en situaciones conflictivas relacionadas con la industrialización, la guerra o situaciones apocalípticas. Esta dimensión postmaterialista se destaca especialmente en los roles femeninos, quienes asumen la responsabilidad de preservar la naturaleza y la paz, demostrando su capacidad innata para comprender el entorno y ver lo positivo en las personas.

Las mujeres son fundamentales para desencadenar el ciclo de la vida. La asignación de rasgos específicos a los personajes según su edad refleja la idea de un proceso, donde la curiosidad e inocencia prevalecen en las más jóvenes, transformándose en esfuerzo, iniciativa y honestidad en las jóvenes adultas. Este proceso evoluciona hacia la responsabilidad y el cuidado en las mujeres adultas, alcanzando la sabiduría en las ancianas. En este contexto, se establecen alianzas intergeneracionales, brindando apoyo a aquellos colectivos que históricamente han sido excluidos.

Hayao Miyazaki confiere a sus personajes, tanto protagonistas como antagonistas, una complejidad psicológica notable. Experimentan un crecimiento personal a través de situaciones que normalmente desafiarían a niñas y adolescentes. Estos personajes comparten escenario con antagonistas adultas que revelan la dualidad inherente a los seres humanos, oscilando entre el bien y el mal. Esta representación única y desde una perspectiva feminista posiciona al director japonés como uno de los pocos creadores de anime que presenta a la mujer de manera innovadora.

San en La princesa Mononoke.

Durante la visualización de La princesa Mononoke (Mononoke Hime, 1997), se percibe cómo Miyazaki introduce un cambio significativo en la representación de las mujeres, marcando una ruptura con los cánones y estereotipos establecidos por la sociedad oriental. Al mismo tiempo, se observa una evolución en la representación de los personajes masculinos, que ahora muestran un respeto más marcado hacia las mujeres. Esta película ha marcado un hito en la historia del cine al presentar personajes con un profundo desarrollo psicológico, en contraste con los personajes planos típicos de muchas producciones occidentales.

La protagonista principal de esta película, junto al príncipe Ashitaka, es San, también conocida como la Princesa Mononoke o Princesa Lobo. San fue abandonada por sus padres en la infancia y fue criada por Moro, una Diosa lobo, en una manada de lobos. Su objetivo primordial es proteger a su madre y luchar por la supervivencia del bosque, su hogar junto a numerosos animales. Para lograrlo, San debe enfrentarse a Lady Eboshi y otros humanos que buscan destruir el bosque para extraer metal de las minas. Cuando se trata de enfrentarse a los humanos, San muestra una determinación despiadada y airada, no dudando en tomar medidas drásticas si es necesario. Es un personaje valiente y altruista, capaz de enfrentarse sola a humanos y demonios, incluso dispuesta a sacrificar su vida por salvar aquello que ama, en este caso, el bosque y todos los seres vivos que se encuentran en él.

Chihiro en El viaje de Chihiro.

El Viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no kamikakushi, 2001) marca la séptima incursión de Hayao Miyazaki como director y se erige como su obra cinematográfica más influyente y exitosa, tanto a nivel nacional como internacional. Este filme, estrenado en julio de 2001, se destacó como la película más taquillera en la historia del cine japonés, recaudando cerca de 280 mil millones de dólares en todo el mundo con un presupuesto de aproximadamente 19 millones de dólares. El Viaje de Chihiro ha sido aclamado por críticos como una de las mejores películas en la historia del cine de animación y en el cine en general. Su reconocimiento se refleja en la obtención de 35 premios, incluyendo el codiciado premio Oscar a la Mejor Película de Animación en 2002, convirtiéndose en el único anime en ganar este prestigioso galardón. Además, ha recibido elogios en los premios de la Academia Japonesa, el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, y múltiples premios Annie por mejor película, dirección, música y guion, entre otros.

Chihiro, la protagonista de la historia, es un personaje fundamental con un trasfondo psicológico crucial que se despliega a lo largo de la película. Desde su presentación inicial, esta niña de diez años genera empatía y familiaridad en la audiencia. Inicialmente, Chihiro, exhibe una personalidad malcriada, infantil y temerosa, reflejando la realidad de muchos niños sobreprotegidos. La historia revela su evolución cuando se ve enfrentada a conflictos y desafíos tras la transformación de sus padres en cerdos por desobedecer las reglas del mundo de los espíritus.

El punto crucial de transformación para Chihiro ocurre cuando, bajo la guía de Haku, decide asumir la responsabilidad y buscar un trabajo para salvar a sus padres. Al ponerse el uniforme de trabajo, abandona su carácter infantil y se transforma en una persona fuerte, superando el miedo y adoptando valentía y responsabilidad. Otro momento significativo es cuando Haku le ofrece un alimento que le permite liberar su dolor y miedos a través de lágrimas, simbolizando la madurez emocional de Chihiro. Su capacidad para adaptarse y resistir a los peligros revela una fortaleza vital, tomando decisiones de manera independiente y adulta para poder cumplir con el objetivo de salvar a sus padres.

Sophie en El Castillo Ambulante.

Sophie en El castillo ambulante (Howl no Ugoku Shiro, 2004), una joven de 18 años que trabaja en una sombrerería junto a sus compañeras, se ve envuelta en un incidente cuando unos soldados la acosan mientras visita la cafetería de su hermana. En su rescate aparece Howl, un misterioso mago perseguido por los secuaces de la temible bruja del páramo. En represalia, la bruja lanza un hechizo a Sophie, transformándola en una anciana de 90 años. Determinada a revertir el hechizo, Sophie emprende un viaje hacia el único lugar donde cree que puede encontrar ayuda: el castillo ambulante donde reside Howl.

Dentro del castillo, Sophie conoce a Michael, aprendiz de Howl, y a Calcifer, un peculiar demonio del fuego. A medida que convive con los habitantes del castillo, Sophie descubre más sobre la complejidad de Howl y los desafíos que enfrentan en medio de la guerra. A través de esta experiencia, los residentes del castillo, cada uno con su propia carga, se unen para superar los desafíos de la guerra. La historia se convierte en un viaje de autodescubrimiento, amistad y solidaridad en un mundo afectado por la magia y la guerra.

La evolución de Sophie es clara, pasando de ser una joven, tímida y vulnerable a una anciana valiente y con iniciativa. Este podría ser un aspecto muy oriental apreciado en la película. Para los occidentales la verdad puede ser alcanzada por la lógica argumentativa, para los orientales la verdad puede ser revelada cuando se está preparado para ello. El lenguaje es jerárquico, según la edad y estatus social. Es decir, la sabiduría y la madurez. La Sophie abuela dice “al menos con este aspecto ya no me harán nada” pues pierde el miedo y sabe que, así, la respetarán. Con la evolución de este personaje Miyazaki muestra una mujer fuerte, independiente o con capacidad estratégica, unas cualidades que permanecerán cuando el personaje vuelva a su estado de juventud pero conservando ciertos rasgos de su viaje interior, como es el color de su pelo.

Referencias.

  • Monleón Oliva, Vicente. «La lucha cinematográfica entre oriente y occidente. Studio Ghibli versus Disney.» (2020).

  • Morillo Maqueda, María. «El rol femenino en las películas de Hayao Miyazaki.» (2018).

  • 222222;">Peláez, Delicia Aguado, and Patricia Martínez García. «El modelo femenino en Studio Ghibli: un análisis del papel de las mujeres en Hayao Miyazaki.» 222222;">JAPÓN Y OCCIDENTE. El patrimonio cultural como punto de encuentro. Anjhara Gómez Aragón (editora) Sevilla222222;"> (2016): 203-212.

  • Castro León, Victoria Soledad. La representación de los personajes femeninos de las películas de Hayao Miyazaki: La princesa Mononoke (1997), el viaje de Chihiro (2001), el castillo ambulante (2004) P. BS thesis. PUCE-Quito. (2018).

  • Rodríguez Sánchez, Tamara Milagros. «Los personajes femeninos en el cine de animación japonés: el caso de Studio Ghibli y Hayao Miyazaki.» (2019).

  • Fernández Saje, Chloé. «El sello Miyazaki: análisis de personajes femeninos de Studio Ghibli.» (2022).

 

Jaime Campillos Cañas

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Anthropologies
bloganthropologies@gmail.com
Entrada anterior La sociedad fabiana a través de los tiempos
Entrada siguiente “Imperium sine fine”. De la epigrafía imperial a la honorífica en la ciudad ibero-romana de Ocuri

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.