1 0
Read Time:9 Minute, 49 Second

Rubén Blasco

Rubén Blasco

«El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable

George Bermard Shaw.

Para Ornella, con cariño; gracias por la idea.

En la historia de Roma, hay figuras que destacan por su valentía, liderazgo y estrategia. Uno de esos personajes es Quinto Fabio Máximo, un político y militar romano que vivió en el siglo III antes de nuestra era. Su legado perdura hasta nuestros días como un ejemplo de astucia y perseverancia en tiempos de guerra.

¿Pero, quién fue?

Nacido alrededor del año 280 a.C. en Roma en el seno de una familia noble, desde joven mostró habilidades militares y políticas. En el año 322 a.C., alcanzaría su primer consulado, convirtiéndose en uno de los líderes más destacados de la República Romana.

Durante la Segunda Guerra Púnica, se enfrentó al famoso general cartaginés Aníbal. La cosa se estaba poniendo un poco fea, y ya se veían capitulando. Parecía imposible hacer frente a aquella bestia militar que amenazaba a la mismísima Roma desde sus entrañas. Sin embargo, el protagonista que nos ocupa en estos momentos, se puso a pensar en el modo de acabar con él.

En lugar de hacerlo en una batalla directa, adoptó una estrategia de desgaste conocida como «la táctica de Fabio». Consistía en evitar enfrentamientos directos y desgastar al enemigo mediante emboscadas y ataques sorpresa.

Esta estrategia le valió el apodo de «Cunctator«, que en latín significa «el que demora«. Aunque algunos criticaron su enfoque cauteloso, Quinto Fabio Máximo demostró que la paciencia y la astucia podían ser armas poderosas en la guerra. Como si el catenaccio lo hubiera inventado Fabio Capello.

En el año 310 a.C., fue elegido nuevamente como cónsul. Durante su segundo consulado, logró importantes victorias contra los samnitas y los etruscos, consolidando así el poder de Roma en la península itálica.

A lo largo de su vida, Quinto Fabio Máximo se convirtió en un símbolo de resistencia y liderazgo. Su estrategia de desgaste contra Aníbal fue fundamental para evitar la conquista de Roma por parte del general cartaginés. Además, su enfoque cauteloso serviría de inspiración para futuros líderes militares y políticos.

De Roma a Inglaterra

Quinto Fabio Máximo dejó un legado duradero en la historia de Roma. Su enfoque estratégico y su capacidad para adaptarse a las circunstancias lo convirtieron en un líder respetado y admirado.

Hoy en día, su nombre sigue siendo recordado como un ejemplo de liderazgo y astucia en tiempos de adversidad. Sin embargo su figura ha pasado bastante desapercibida a lo largo de la historia, y la culpa de que hoy le hayamos recordado la tienen unos soñadores sociales que poblaban la Inglaterra de finales del siglo XIX.

En los albores del movimiento obrero

Corría 1884 cuando en Londres un grupo de intelectuales y activistas sociales cercanos a los movimientos socialistas decidieron constituirse. La idea que tenían para formalizar las reuniones, y las ideas que en ellas se cultivaban, era la de promover el cambio social y económico a través de políticas públicas. Uno de los puntos en común que presentaban todos ellos era el concepto de cambio social gradual y la idea de que la justicia y la igualdad debían ser promovidas a través de reformas políticas y económicas. Este enfoque, les alejaba del fundador del socialismo Karl Marx, que, al contrario de aquellos, abogaba por un cambio revolucionario.

Fue cuando alguien, en el seno del grupo, les habló de aquel general romano que había derrotado a Anibal con su enfoque gradualista de la guerra, el mismo enfoque con el que aspiraban ellos abordar la política inglesa. Acababa de nacer la Sociedad Fabiana, corría un 4 de enero. Con el cambio de siglo, sería uno de los pilares fundamentales del recien nacido Partido Laborista.

Los padres de la criatura fueron Beatrice Webb y su esposo Sidney Webb. Sin embargo, entre los miembros primigenios del grupo se encontraban personalidades como el dramaturgo George Bernard Shaw, la anarquista Charlotte Wilson, la activista feminista Emmeline Pankhurst o el escritor H.G.Wells. Ahí es nada.

De gradualidad y compromisos

Cinco años más tarde saldrían a la luz los «Ensayos Fabianos«. Estos serían la «declaración ofical de intenciones» del grupo. Algo que caracterizó a la sociedad fue su pragmatismo (como ya os dije, uno de sus puntos fundamentales era el de alejarse del utopismo marxista). Esto les hizo focalizar en el socialismo, sí, pero en el socialismo que podía tomar forma en Gran Bretaña. Y desde esta perspectiva concebían su credo no como un golpe en la mesa, sino como evolución y desarrollo.

Una de las formas de alcanzarlo era mediante la «extensión gradual del sufragio y la transferencia de rentas e intereses al Estado, no de golpe, sino poco a poco«. Bernard Shaw dixit.

«No puedes convencer a nadie de que es imposible destruir un gobierno en un solo día; pero todo el mundo está convencido de que no puedes convertir vagones de primera y tercera clase en segunda clase; chabolas y palacios en viviendas cómodas, y joyeros y sastres en panaderos y constructores, simplemente cantando la Marsellesa»

El matrimonio Webb, por suparte, le daba un carácter fundamental a la vía democrática;

«El resultado inevitable de la democracia es el control por parte del propio pueblo no sólo de la propia organización política, sino también de los principales instrumentos de riqueza… El aspecto económico del ideal democrático es, en realidad, el socialismo.»

Otro de los puntos que les hacían tomar distancia del marxismo más ortodoxo era la coexistencia entre la propiedad privada y el sistema público. Siempre y cuando los hombres (y las mujeres) sean «tal y como son ahora«. Es por ello que consideraron como el gran objetivo el de acabar con el desorden económico y los abusos provocados por el sistema capitalista. Esto lo llevarían a cabo extendiendo la sanidad, la educación gratuita para todos los ciudadanos y la regulación detallada de la condiciones laborales para acabar con la explotación infantil y los accidentes laborales. No debemos de olvidar que, cuando esto sucedía, las febriles fábricas eran escenas bien descritas por Dickens.

Algunos de los puntos que definían a los fabianos, tanto del pasado como del presente, ha sido su compromiso con la investigación, la educación y la promoción de políticas públicas. Su influencia no se centra únicamente en el Partido Laborista británico, sino que tiene en el punto de mira a otros partidos progresistas del resto del mundo. Este think tank aboga por políticas que promuevan la igualdad de oportunidades, justicia social y el bienestar general.

Principios fabianos

La Sociedad Fabiana se basa en una serie de principios y valores fundamentales. Estos incluyen:

  1. Igualdad de oportunidades: La Sociedad Fabiana defiende la creación de un sistema en el que todos tengan igualdad de oportunidades, independientemente de su origen socioeconómico o su posición en la sociedad.
  2. Justicia social: La Sociedad Fabiana trabaja para eliminar las desigualdades sociales y económicas, y aboga por un sistema en el que todos tengan acceso a servicios básicos, como educación de calidad, atención médica y vivienda adecuada.
  3. Bienestar general: La Sociedad Fabiana promueve políticas que buscan garantizar el bienestar general de todos los miembros de la sociedad, incluida la protección social, la seguridad laboral y la redistribución equitativa de la riqueza.
  4. Democracia participativa: La Sociedad Fabiana cree en la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas y aboga por una democracia más inclusiva y participativa.

Acciones y Logros

A lo largo de su historia, la Sociedad Fabiana ha llevado a cabo una serie de acciones y ha logrado importantes avances en la promoción de políticas progresistas. Algunos de sus logros destacados incluyen:

  1. Reformas laborales: habiendo abogado por políticas laborales justas y ha contribuido a la implementación de leyes que protegen los derechos de los trabajadores, como el salario mínimo y las condiciones laborales adecuadas.
  2. Bienestar social: ha influido en la creación y expansión de programas de bienestar social, como el seguro de desempleo, la seguridad social y el acceso a atención médica asequible.
  3. Educación pública: ha defendido la importancia de una educación pública de calidad y ha abogado por una mayor inversión en la educación y la formación de los ciudadanos.
  4. Políticas económicas progresistas: ha contribuido al desarrollo de políticas económicas que promueven la equidad y la inclusión, como la redistribución de la riqueza, la regulación financiera y la inversión en infraestructura.

Impacto Global

El impacto de la Sociedad Fabiana en la política y el pensamiento progresista en todo el mundo ha sido determinante. Sus ideas y principios han sido adoptados y adaptados por numerosos partidos políticos y movimientos sociales en diferentes países.

La Sociedad Fabiana ha influido en la implementación de políticas públicas que han mejorado la calidad de vida de millones de personas, promoviendo la igualdad de oportunidades, la justicia social y el bienestar general.

Sociedad Fabiana y Partido Laborista, una historia de amor

En 1906 sería fundado el Partido Laborista Británico, en 1922 ya se habían convertido en la segunda fuerza política del país. Habían dejado a los liberales en la estacada. La unión entre Sociedad Fabiana y Partido Laborista fue intensa hasta mediados del siglo XX; la mayoría de ministros aportados por los laboristas a los gobiernos de los que formaron parte eran miembros de la Sociedad Fabiana.

La Sociedad Fabiana ha influído enormemente en el ideario del Partido Laborista, como ya dijimos, fue una de las bases fundamentales sobre las que se asentó el nuevo partido.  Pero no sólo eso, también ha colaborado estrechamente con el Comité parlamentario del Congreso de las Trade-Unions y con el Comité ejecutivo del Partido Laborista.

Si bien esta «historia de amor» no ha sido siempre estrecha desde que comenzase el idilio en 1906, los principios anteriormente descritos que guían los pasos de la Sociedad Fabiana, siguen siendo los del Partido Laborista.

El declive, comenzó a finales de los 30. Esto se debió a diversos factores, pero el principal fue de carácter ideológico; la disparidad de opiniones en el seno de la sociedad respecto a la experiencia soviética provocó que se fueran alejando de sus objetivos fundacionales.

También fue importante que el Partido Laborista se nutriese más de miembros provenientes del sindicalismo y se alejase de la intelectualidad de los fabianos, acercando sus bases a la clase obrera.

Sin embargo, a pesar del lento letargo en el que se fue sumiendo, cabe destacar que gran parte de los objetivos que se marcaran aquel 4 de Enero de 1884 fueron puestos en práctica, primero durante la Gran Depresión, y, posteriormente, con el surgimiento del Estado de Bienestar con el fin de la II Guerra Mundial.

A modo de final

La Sociedad Fabiana es un movimiento progresista que ha desempeñado un papel importante en la promoción de políticas públicas basadas en la evidencia y en la búsqueda de un cambio social y económico justo. A través de su compromiso con la igualdad de oportunidades, la justicia social y el bienestar general.

Sin embargo, los fabianos, continúan su labor hasta el momento en el que se están escribiendo estas líneas, pero ya sin el protagonismo de tiempos pretéritos. A pesar de ello, se observan «brotes verdes» desde 1997, en la que se ha podido comprobar como sus miembros han superado el número de los treinta años anteriores.  En el Westminster de la primera década del XXI hay más miembros del Partido Laborista que pertenecen a la Sociedad Fabiana que disputados del partido Conservador, Liberal y Liberal Demócrata, juntos.

Referencias

Smith, J. (2010). Una breve historia sobre el socialismo más elegante. Los orígenes intelectuales de la Sociedad Fabiana, 1880-1889. Londres: Editorial X

Smith, J. (2020). El fabianismo y la Sociedad Fabiana. En El socialismo en la era moderna (pp. 45-60). Barcelona: Editorial XYZ.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
100 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
anthropologies
azali.macias@outlook.com
Entrada anterior No es un botón, es un iceberg
Entrada siguiente LA REPRESENTACIÓN DE LAS PROTAGONISTAS FEMENINAS DE STUDIO GHIBLI.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.