0 0
Read Time:5 Minute, 25 Second

A la luz del reciente estudio del ADN de los huesos de unos gemelos recién nacidos de hace 31.000 años enterrados en el yacimiento de Krems-Wachtberg (Austria), en el cual untaron los cuerpos de los bebés con una mezcla de sustancia grasa y ocre rojo, parece necesario preguntarse por la importancia de este mineral como elemento simbólico.

El óxido de hierro, el ocre o la hematites, son minerales basados en la combinación de hierro y oxígeno y a los que puede añadirse arcilla de forma natural. La combinación de estos tres elementos dará lugar a diversos tipos de ocre que en la antigüedad fueron utilizados como material colorante.

Desde contextos tan antiguos como 100.000 años en la MSA (Middle Stone Age) hasta las pinturas esquemáticas y/o naturalistas de la península ibérica los óxidos de hierro han sido utilizados no solo con funcionalidad simbólica, sino también funcional.

Que el ocre fue utilizado con un sentido simbólico, ya no es tema de debate. La discusión gira más bien en torno a si esta fue la única de sus valencias y en qué momento surgió este uso simbólico. Este dilema se convierte en fundamental, ya que implicaría adelantar el grado de desarrollo cognitivo.

Entre los posibles usos funcionales que se le puede dar al ocre están: para el curtido de pieles (permite una mejor conservación), como adhesivo (junto a otros adhesivos como cera o resina, aunque es posible que su presencia en enmangados sea simbólico y no funcional, o ambos), medicinal (antiséptico, para quemaduras y úlceras), como protección cutánea contra insectos, el sol o los vientos secos, como método abrasivo para pulir hueso o asta, para el saneamiento del suelo, impermeabilizante de madera, conservación de alimentos o elementos decorativos de los tejidos.

Tal vez la faceta más compleja del uso del ocre sea su función simbólica. Las innumerables muestras de arte rupestre, los abundantes ejemplos de arte mueble con restos de ocre, e incluso la notable presencia de óxidos de hierro en los enterramientos de diferentes épocas históricas, convierten en innegable el uso del ocre como elemento simbólico.

Ya en el Musteriense encontramos ejemplos de enterramientos con ocre espolvoreado sobre el cuerpo en Le Mustier o sobre la cabeza de Chapelle-aux-Saints. Es interesante remarcar que, aunque el espolvoreado de ocre se encuentre a lo largo de todo el Paleolítico superior, no se aplica sobre todos los cuerpos inhumados, sino que parece seguir cierto criterio selectivo. En algunos individuos se aplica sólo sobre ciertas partes del cuerpo como la cabeza o los pies, mientras que en otras ocasiones parece querer crear un lecho sobre el que reposa el difunto, mientras que en casos como el de los gemelos hallados en Austria, parece que untaron la totalidad de los cuerpos con una mezcla de ocre y grasa.

Es posible que en un último intento por salvar o prolongar la vida del difunto, los cadáveres fueran espolvoreados con óxido de hierro. Debió ser impactante comprobar que, mediante sus propiedades de conservación del colágeno, el óxido de hierro ralentiza la putrefacción de los cadáveres, lo que sin duda se podría traducir como una forma de prolongar la apariencia vital del difunto. De esta forma, el ocre, podría ser utilizado como elemento vehicular para para retener en el plano terrestre a aquellos que ya han iniciado su viaje hacia el plano cosmológico. De la misma manera, se podría creer en la capacidad invocativa de éste para atraer al plano terrenal a aquellos que ya habitan el mundo de los espíritus, ya sean antepasados, tótems o cualquier tipo de figura que se halle dentro del mundo simbólico.

Nuestros gemelos aparecieron enterrados en el yacimiento de Wachtberg-Krems, Austria. Descubiertos en 2005, se ha llegado a la conclusión de que los gemelos murieron con pocos días de diferencia. Fueron enterrados juntos cerca de un bebé de tres meses, cuyas pruebas de ADN revelan que probablemente se tratara de un primo hermano.

Los cuerpos de los bebés están colocados uno junto a otro, orientados hacia el este y con los cráneos apuntando hacia el norte. Fueron depositados en sus tumbas con 53 cuentas hechas con marfil de mamut de un tamaño uniforme y sin signos de desgaste, lo que podría indicar que se trataría de las cuentas de un collar, hecho ex profeso como ofrenda para los niños difuntos.

Tras el enterramiento, la tumba fue sellada con un omóplato de mamut que mostraba signos de haber sido tallado con algún tipo de herramienta. Los cuerpos estaban bien conservados, lo que ha permitido a los investigadores analizar el ADN procedente de los recién nacidos. Los análisis han revelado que uno de ellos murió al nacer, mientras que el otro sobrevivió unos cincuenta días.

No existen pruebas paleopatológicas lo suficientemente evidentes como para conocer de qué murieron. Aunque sí se hallaron porosidades y una delgada capa de formación de hueso nuevo en la superficie de una tibia. Esta forma de periostitis a veces se relaciona con un déficit de vitaminas. Una cantidad insuficiente de vitaminas puede deprimir el sistema inmunológico y dejar la puerta abierta a ciertas enfermedades virales. Sin embargo, esta cuestión queda aún sin resolver.

Lo que sí está claro, es que los niños ya eran muy queridos durante el Paleolítico superior. Se ha practicado un ritual durante el entierro muy específico que muestra que los niños eran muy respetados y amados. El omóplato de mamut sellando la tumba, las cuentas de marfil colocadas como adornos y el uso del ocre embadurnando sus cuerpos, muestran el dolor que pudieron sentir por la pérdida de los bebés y ese último intento por conectar el mundo terrenal con el espiritual, como una forma de devolver a la vida a aquellos a los que amaron.

Victoria Alonso Yanes

Referencias

Cortell Nicolau, A. (2016). “El ocre en la Prehistoria: entre la funcionalidad y el simbolismo”. Archivo de Prehistoria Levantina, vol. XXXI, Valencia. pp. 187-211.

Muñoz, C.M. (2020, 18 de noviembre), El entierro de gemelos más antiguo del mundo tiene 31.000 años. National Geographic. Recuperado de: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/entierro-gemelos-mas-antiguo-mundo-tiene-31000-anos_15874.

El Mundo (2006, 16 de noviembre) Descubren enterramientos de bebés del Paleolítico Superior. Recuperado de: https://www.elmundo.es/elmundo/2006/11/15/ciencia/1163605098.html.

ABC (2020, 16 de noviembre). El primer enterramiento de gemelos conocido, una triste historia del Paleolítico. Recuperado de: https://www.abc.es/ciencia/abci-entierro-gemelos-mas-antiguo-triste-historia-paleolitico-202011130905_noticia.html

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
   Send article as PDF   
anthropologies

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.