Durante este periodo de confinamiento, vivimos en una distopia que bien podría llamarse dictadura positiva donde el ciudadano acata las normas impuestas por una jerarquía superior.

Seré breve:

Imaginen que, de golpe y porrazo, se ve privado de todas sus libertades. Sus derechos como ciudadano han quedado reducidos y contados con los dedos de una mano y las fuerzas del orden han salido a la calle para vigilar la circulación. La democracia se ha visto ajustada al mandato de una sola persona y las leyes se hacen y deshacen a su antojo

Pues señoras y señores…bienvenidos a una dictadura. Suena muy muy mal, y siempre asociamos dictadura a países subdesarrollados o a periodos históricos en los que la libertad se veía coartada, pero… ¿acaso no estamos en una situación similar?

Les pondré un ejemplo: busquen en Google dictadura y vean las imágenes que aparecen. Son fuertes, ¿verdad? Hitler, Franco… pero claro, me dirán que estoy loco por comparar la situación actual con aquellos tiempos de fascismo. Déjenme explicarme:

Actualmente vivimos en una situación de control gubernamental que nos “recomienda” una serie de pautas y nos restringe la libertad más allá de nuestros domicilios. ¿Quién no recuerda en la popular serie El cuento de la criada los supermercados vigilados por centinelas para comprobar que realmente se compra y no se realiza otra actividad? Pues algo similar, solo que, en este caso, la dictadura en la cual vivimos es de una forma denominada positiva; es por el bien común, de la sociedad y de las personas de riesgo expuesta al virus.

Caminos cortados, ciudades sitiadas, militares en la calle… así vivimos la actual España. Es obvio que en otros países las restricciones han sido más duras, pero con lo libertario que ha sido este país… las libertades se han suspendido de un día para otro.

Supermercados arrasados, fake news en todos las redes sociales y comentarios crean la alarma social que incita más al miedo que a la tranquilidad. Y es normal. ¿Pero creéis que pueda haber más control social?, ya no solo para gestionar los bulos, sino también para saber quién sale y a dónde se dirige… podría ser horrible… ¿pero acaso ahora no lo es?

Hay quien aún se salta estas restricciones y quiere seguir de rebelde por la vida. En otros países las penas por saltarse la cuarentena ascienden a los 1000 euros…incluso penas de cárcel… Todo es por su bien, claro. Pero imaginen el día que esto acabe y la vida vuelva poco a poco… ¿creen que saldremos todos juntos o con restricciones? Eso podría traer severos problemas sociales… que incluso pueden acabar en delincuencia. ¿Cómo controlar eso?

Pero… ¿y el impacto económico? Al margen de todas las pérdidas… habrá quien diga que tanto ERTE y tanta suspensión de contratos sea favorable… pero ¿y si el empresario decide sanear cuentas en lugar de contratar a ocho personas… contratando a 4 y dos que hagan trabajo en el lugar físico y dos por vía telemática? ¿creéis que esto podría ser posible en un nuevo paquete de medidas del gobierno?

Tras todo lo expuesto, uno piensa que el gobierno impone medidas y la gente las acata… pero ¿cómo se recuperarán esas libertades? ¿volveremos a la vida tal y como estaba antes o durante el camino de regeneración se quedarán algunas libertades por el camino? Si hemos acatado las ordenes de una manera eficaz… ¿podríamos acatar otras de forma similar?

Si no fuera por todas las personas que mueven el país desde sus puestos de trabajo, pensaría que estamos en una situación casi manipulada… pero ellos son la parte positiva. Ellos son los que hacen que aún crea en la unidad y por supuesto, los que conseguirán que esto se acabe y se contenga. La solidaridad de la gente y las ganas de superar esto es lo que me hace pensar que toda la lucha, el confinamiento y el riego a la exposición, no está siendo en vano.

Dejamos que cada cual saque sus propias conclusiones…pero eso, en casa.

Daniel Pérez Madueño

Imagen: https://www.elperiodico.com/es/

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.