¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas las palabras ‘campo de concentración’? Posiblemente, pensarás en el racismo y el genocidio en su versión más extrema.  En la crueldad del mundo antes de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. O en el ejército ruso liberando Auschwitz como uno de los mayores hitos de nuestra historia reciente. Pues bien, ¿habías oído hablar de los campos de concentración rusos para gays que existen hoy día, en 2020?

Como colofón final de mes del Orgullo, el próximo 30 de junio asistiremos a la emisión en HBO de ‘Welcome to Chechnya’ (1), un documental dirigido por David France que se estrenó el pasado 26 de enero (2), y que sigue a un grupo de activistas desafiando, resistiendo y salvando las vidas de las víctimas de la campaña liderada por Ramzán Kadýrov, jefe de la república rusa de Chechenia, donde desde hace al menos tres años(3) están deteniendo, reteniendo, torturando y asesinando a personas LGBTQ+ con el apoyo del gobierno ruso. En este documental, según informa Shangay (4), conoceremos las historias de algunxs supervivientes a la opresión, la persecución y la purga que se lleva a cabo en esta pequeña república semiautónoma del sur de Europa del Este.

La primera alarma se remonta a abril de 2017, según DosManzanas (5).  Por esas fechas, habían tenido lugar varias redadas organizadas, durante las que se produjeron tres asesinatos y decenas de detenciones a sospechosxs de ser homosexuales. Elena Milashina, redactora del diario ruso Novaya Gazeta, publica un artículo advirtiendo sobre la verdad que se oculta tras estos sucesos: una auténtica campaña antigay que las autoridades chechenas emprenden, coincidiendo con que el activista Nikolai Alekseev y su organización GayRusia.ru comienzan a solicitar autorización para celebrar el Orgullo LGBTQ+ en distintas ciudades del Cáucaso ruso, con intención de denunciar las negativas obtenidas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Alvi Karimov, portavoz del mencionado Ramzán Kadýrov, niega estos hechos mediante dos declaraciones escalofriantes: primera, en su territorio no existen ‘personas así’; segunda, si existiesen, no sería el Gobierno del Kremlin sino sus propias familias quienes se ocuparían de ‘enviarlas donde no pudiesen volver’, refiriéndose a los tristemente conocidos como ‘crímenes de honor’ que se aún se practican en numerosos lugares del mundo.

A partir de ese momento emergen informaciones cada vez más oscuras: desde la detención durante una semana de un hombre gay en Grozni, la capital chechena, por parte de agentes del orden que le golpearon y ataron a una silla eléctrica casera para que delatara a más varones homosexuales (6), hasta la existencia de un campo de concentración ilegal en un complejo militar abandonado en Argún, ciudad a 15 kilómetros, que según rumores habría sido visitado por un grupo de funcionarios del equipo de Ramzán Kadýrov, condecorado como Héroe de la Federación Rusa por el más célebre de sus compañeros en la formación política Rusia Unida: el mismísimo Vladimir Putin (7). Ante la presión internacional por la rápida difusión de estas noticias, que ya elevaban la cifra de víctimas a más de un centenar, Dmitry Peskov, portavoz del presidente, aseguró antes de que terminase abril de 2017 que la administración rusa no tenía conocimiento de ninguna denuncia creíble y que no había por tanto ningún crimen homofóbico que investigar. Sin embargo, ese mismo mes, 15.000 personas se reunían en la mezquita más grande de Grozni para declarar una yihad contra el equipo de Novaya Gazeta, la mencionada Elena Milashina tenía que esconderse ante las amenazas de muerte, y el varón gay que declaró haber sido torturado por la policía tenía que huir de Chechenia por temor a ser agredido de nuevo… esta vez por su padre (8).

No será hasta tres meses más tarde que Ramzán Kadýrov se pronuncie sobre estas cuestiones con estremecedoras declaraciones: desmiente la homofobia de estado y acusa a Occidente de difamar a Rusia amenazando con ‘darle por culo’ nuclearmente, niega que haya gays en su república pero ruega que si los hay alguien se los lleve a Canadá para poder purificar la sangre chechena, y asegura que aunque los crímenes de honor cometidos por familiares de hombres homosexuales constituyan delito… serían perdonados, por defender la fe, la tradición y las costumbres de su territorio (9). Y aunque es fácil achacar todos estos discursos, actitudes y crímenes a la cultura de la homofobia que impera en la región, sería simplificar demasiado: en lugar de eso, la ONG Russian LGBT Network complejizaba las razones de esta persecución en un informe publicado en colaboración con Elena Milashina (10).

Según este informe, debemos retroceder al año 2000 y al fin de la guerra entre Rusia y el independentismo checheno. Moscú concede a Ramzán Kadýrov el mando de la república a cambio de suprimir el terrorismo separatista en la zona por cualquier medio, asegurándole impunidad total. Una de las estrategias desplegadas, y que ha demostrado ser útil en infinidad de conflictos bélicos y regímenes opresores, consistió en delegar tareas de vigilancia y control en la población civil: si se descubría a algúnx independentista, todo su grupo familiar se convertía en sospechoso de encubrirle y de ser políticamente afín, llegándose a expulsar a familias enteras de Chechenia. Arraiga así en la población local un fuerte sentido de la responsabilidad y el honor familiar, a la vez que Kadýrov endurecía las ya de por sí conservadoras leyes rusas con la excusa de combatir el terrorismo. Tras una década de terror, llegado 2011, alcanza su éxito: la actividad separatista experimenta un drástico descenso. Pero entonces, ¿qué sentido tiene mantener ese estado de excepción?

Para que el régimen absolutista permanezca, es necesario localizar nuevas amenazas para la sociedad chechena, para su identidad, para su tradición, para su bienestar, para su continuidad tal cual Ramzán Kadýrov la concibe. Quizás ya no sea necesario eliminar como se hizo con la oposición política, pero sí reconducir, transformar, normalizar a quienes lleven un estilo de vida tan peligroso como para ser consideradxs nuevxs terroristas. Y aunque la primera de estas campañas represivas se dirigió contra el consumo de alcohol y drogas, el siguiente grupo ‘socialmente inadecuado’ a combatir fue el colectivo LGBTQ+, participando en dicho combate tanto las autoridades chechenas como, una vez más, las familias de las víctimas, animadas a demostrar su lealtad al gobierno y a defender el honor familiar renegando, vejando y maltratando a quien transgreda la normalidad cisheterosexual. Además, cabe recordar que en 2013 el parlamento ruso prohíbe informar de forma positiva sobre relaciones sexuales ‘no tradicionales’, contribuyendo enormemente a la naturalización de la lgbtfobia.

En 2018, tras diversos testimonios de refugiadxs y asiladxs, y pese a las peticiones de las organizaciones internacionales de defensa de los Derechos Humanos y de numerosos gobiernos europeos, la voluntad política para investigar oficialmente las desapariciones y crímenes y para localizar culpables era la misma que un año antes, es decir, ninguna en absoluto, ni siquiera cuando algunas de las víctimas se atrevieron a denunciar ante las autoridades rusas. Nadie fue detenidx ni imputadx, ni siquiera se rastreó la geolocalización de los teléfonos móviles de las personas desaparecidas (11).  A finales de año, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa activa el llamado ‘Mecanismo de Moscú’, un protocolo excepcional al que se adhieren 16 países para investigar el acoso, los encarcelamientos ilegales, la tortura, las desapariciones forzosas y las ejecuciones extrajudiciales cometidas contra las orientaciones afectivosexuales y las identidades de género no normativas –especialmente varones gays y mujeres trans-, reales o percibidas, y contra toda persona que defienda y apoye públicamente la diversidad sexogenérica. Un mes después, la investigación concluye que existen pruebas que confirman brutales oleadas de violencia lgbtfóbica en Chechenia, un territorio donde las instituciones son ineficaces y se tolera un régimen de impunidad (12).

Y desde entonces, ¿qué? Un gran vacío informativo… y de derechos. Lo último que pude averiguar (13) es que Elena Milashina, la periodista que destapó toda esta trama ha sido directamente amenazada por Ramzán Kadýrov, en esta ocasión por un nuevo reportaje sobre la gestión gubernamental de la crisis provocada por el coronavirus. Teniendo en cuenta que desde el año 2000 han sido asesinadxs cinco reporterxs del diario Novaya Gazeta, lxs responsables de Derechos Humanos de los Gobiernos alemán y francés han pedido a Rusia que investigue las amenazas de Kadýrov y proteja a Milashina, aunque lamentablemente, el pronóstico no podría ser más pesimista. Hace más de tres años que existen sospechas fundadas de nuevos Auschwitz que albergan horrores e injusticias para la población LGBTQ+ rusa y nada ha cambiado. Y es que algunas cosas parecen resistirse fuertemente al cambio, especialmente en lo que atañe a defender los derechos LGBTQ+ como Derechos Humanos. Después de todo, una vez finalizó la Segunda Guerra Mundial y se liberaron los campos de concentración nazis, muchos varones homosexuales continuaron cumpliendo pena en prisión -porque hasta 1969 siguió vigente el párrafo 175 del Código Penal prusiano, que penaba las relaciones sexuales entre varones-, y hasta la segunda mitad de los años ochenta el gobierno alemán se negó a reconocerles como víctimas del nazismo… ¿Os suena de algo esta negación de lo evidente?

Salmacis Ávila

Referencias

  1. https://www.welcometochechnya.com/
  2. Casualmente, pocos días antes de que Vox negase en Valencia que el nazismo persiguió, encerró y exterminó hombres homosexuales en Auschwitz. Véase https://www.elplural.com/politica/espana/auschwitz-desmiente-vox-miles-homosexuales-asesinados-nazis_232279102
  3. Ya nos hacíamos eco de estos sucesos hace dos años en https://www.anthropologies.es/es-la-heterosexualidad-una-imposicion-natural/
  4. https://shangay.com/2020/05/22/chechenia-persecucion-lgtbi-documental-hbo/
  5. https://www.dosmanzanas.com/2017/04/un-diario-ruso-informa-que-las-autoridades-chechenas-han-desatado-una-persecucion-organizada-contra-su-poblacion-homosexual.html
  6. https://www.dosmanzanas.com/2017/04/torturado-en-una-silla-electrica-casera-para-delatar-a-otros-gais-terribles-historias-de-chechenia.html
  7. https://www.dosmanzanas.com/2017/04/descubierto-un-campo-de-concentracion-para-hombres-homosexuales-en-chechenia.html?utm_source=relacionado
  8. https://www.dosmanzanas.com/2017/04/putin-no-reconoce-las-torturas-contra-gais-en-chechenia-mientras-los-periodistas-rusos-que-las-destaparon-estan-amenazados-de-muerte.html
  9. https://www.dosmanzanas.com/2017/07/el-presidente-de-chechenia-asegura-que-perdonara-los-crimenes-de-honor-cometidos-contra-homosexuales-por-sus-propias-familias.html?utm_source=relacionado
  10. https://www.dosmanzanas.com/2018/03/un-informe-de-la-russian-lgbt-network-arroja-luz-sobre-las-causas-de-la-represion-homofoba-en-chechenia.html
  11. https://www.dosmanzanas.com/2018/05/chechenia-un-ano-despues-sin-justicia-para-las-victimas.html
  12. https://www.dosmanzanas.com/2018/12/la-investigacion-de-la-osce-concluye-que-existen-pruebas-manifiestas-de-la-persecucion-tortura-y-ejecucion-de-personas-lgtb-en-chechenia-lista.html
  13. https://www.dosmanzanas.com/2020/04/elena-milashina-la-periodista-que-revelo-la-persecucion-contra-los-homosexuales-en-chechenia-amenazada-por-el-presidente-kadyrov.html

Imágenes

  1. https://c.files.bbci.co.uk/D0A6/production/_98341435_ef213dfc-e2ee-4c89-880e-9fc2ef77c7eb.jpg
  2. https://www.larepublica.net/storage/images/2018/05/17/201805171749020.fb-gays.jpg
  3. https://www.albawaba.com/sites/default/files/styles/de2e_standard/public/2020-02/24470396-7981053-The_44_year_old_had_vocally_opposed_both_Vladimir_Putin_and_Chec-m-27_1581156340184_0.jpg?h=3fc74139&itok=xL7ldYa-
  4. https://ep00.epimg.net/sociedad/imagenes/2013/08/23/actualidad/1377259316_034626_1377260706_noticia_normal.jpg

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.