0 0
Read Time:4 Minute, 36 Second

Si algo une a los seres humanos desde hace miles de años, es la necesidad de despedirnos de nuestros seres queridos cuando dejan de respirar. Sin embargo, la forma en la que lo hacemos responde a nuestras creencias, por lo cual difiere mucho dependiendo del lugar del planeta donde se dé el suceso mortuorio.

Más allá de ritos antiguos archiconocidos y un pelín “romantizadas” como pueden ser los enterramientos egipcios y sus pirámides o las piras incendiadas vikingas, nos centraremos en enumerar algunos de los existentes en esta edad contemporánea según las religiones más extendidas.

El concepto de muerte católica habla de un alma que se separa del cuerpo y viaja al cielo, al purgatorio o al infierno, según se juzgue que se merece el fallecido. Aunque, si justo antes de morir se realiza el rito de la extremaunción, todos estos pecados serán perdonados y el cielo será su destino. En lo más terrenal quedarán sus seres queridos que organizan un velatorio donde se acompaña hasta el momento de la misa. Antes lo común era realizar esto en la propia casa del fallecido, pero cada vez es más común realizarlo en tanatorios, con instalaciones orientadas a estos menesteres. Después, se realizará bien la inhumación o la incineración, antes de la cual se ofrece la ceremonia religiosa de despedida y recuerdo que suele acompañarse con flores y en ocasiones música.

En el caso de la religión judía, las creencias respecto a la muerte tienen que ver con la existencia de un Mundo Venidero, donde el mesías regresará y resucitarán los muertos. En cuanto al rito que se realiza, cuando alguien fallece se coloca tapado y cerca de una vela. El Shomerin se encarga de velarlo y durante ese tiempo no se le permite comer delante del cuerpo en señal de respeto. El Tahara se realiza despues. Se trata de la purificación corporal mediante un baño tras el cual se le viste de blanco con una mortaja de lino o algodón. Esta tarea se realiza en el tanatorio o bien en el propio cementerio. Por último, se realiza la inhumación del difunto, con una ceremonia sencilla, sin muchos adornos ni flores.

Las creencias musulmanas sobre la muerte hablan de un paso a la vida eterna, un nuevo comienzo. Deben inhumar al fallecido dentro de las 48h siguientes a su muerte si es posible. Antes de ello se baña el cuerpo y es envuelto en tela blanca por sus seres queridos. Despues, se saca al aire libre, donde se le dedicaran las oraciones pertinentes de la mano del Imán. Por último, se produce el Al-dafin, el entierro en sí, realizado sin ataud en algunos paises. La tumba debe orientarse hacia la Meca.

La religión evangélica, al igual que la católica, cree que existe una vida tras la muerte. Realizan tres tipos de ritos diferentes en el funeral. La vigilia, la misa y el llamado compromiso. El primero es el velatorio, donde se recuerda al fallecido con palabras, cantos… La liturgia o ceremonia es el segundo, que tiene como protagonista a las sagradas escrituras. Se le llama compromiso al entierro del fallecido en una zona sacralizada.

El hinduismo cree en la reencarnación, el paso a una nueva vida, que será buena o mala dependiendo de nuestros actos en esta. El alma se traslada del cuerpo del fallecido a otro que nacerá no necesariamente siendo humano. El cuerpo del difunto se prepara colocando la cabeza hacia el sur, con los brazos extendidos y pasta de sándalo en la frente. Una lampará, preferiblemente de aceite, dará luz al fallecido. Después se viste con una túnica que se adornará con joyas y flores. Así se trasladará acompañado de sus allegados que celebran y oran por la nueva vida. Posteriormente se incineran los restos, para dar libertad al alma y seguir su camino. Para ello se le colocará en una pira de madera a la que se prende fuego.

En el budismo encontramos diferentes escuelas, pero la idea central sobre la muerte es que no es el fin de la vida sino el comienzo de otra. Creen que las personas son transmisores de energía que se reencarnan en diferentes existencias. Esta reencarnación dependerá del karma que hayas generado en tu vida, pudiendo ser más o menos agradable según tu comportamiento. En cuanto a los ritos del funeral, se hace la lectura del Libro de los Muertos y se prepara el cuerpo con formol para que se mantenga durante 7 jornadas a la espera de la incineración que permitirá la liberación del espiritu. Esos días pasarán monjes que harán sus oraciones. Posteriormente se esparcen las cenizas, preferiblemente en un río.

Los Testigos de Jehová creen en la resurrección por lo que no se sienten tan afligidos ante la muerte de un allegado. Su tradición no realiza un ritual especial, sino que se hace un velatorio en un lugar sin simbolos religiosos, procurando sobriedad, se suele optar por la incineración y se leen unas breves palabras sobre el fallecido y la esperanza de un futuro mundo mejor.

Como hemos indicado al principio del texto, solo se nombran los tipos que con más asiduidad suceden, sin embargo, se dan variaciones dentro de los mismos cultos según las regiones donde se practiquen, y además, no hay que olvidar que fuera de estas religiones mayoritarias existe un universo de creencias y creyentes que actúan respetando sus propias ideas, concibiendo así formas diferentes, y no por ello de menos valor, para despedir a sus amigos.

Verónica Muro Asensio

Verónica Muro Asensio

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
   Send article as PDF   
anthropologies

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.