Backgammon: una historia muy antigua

16 abril, 2018

“Para no perder, el jugador nunca cesa de perder”

Ovidio

Es posible que alguna vez hayas visto a dos personas sentadas frente a frente ante un tablero con triángulos alargados alternando dos colores, con quince fichas (similares a las utilizadas en las damas) por bando y sumidos en sus cálculos y cavilaciones.

El objetivo es bastante simple; lograr ganar la carrera y sacar todas tus fichas del tablero antes que el adversario, para lo que necesitas la suerte de tu lado… y profundos conocimientos estratégicos.

Nos ha llegado hasta nosotros con el nombre de backgammon, en otros lugares también es conocido como tablas reales, chaquete, chanchullo… Y es el juego más antiguo del que se tiene constancia.

Perturbando las necrópolis

Corría 1922 cuando el arqueólogo Leonard Woolley comenzó sus excavaciones en los camposantos sumerios, sus trabajos se alargaron hasta 1934 y entre otros objetos se hizo con un tablero bastante similar al que utilizamos hoy día.

A partir de aquí comenzaron las especulaciones acerca del origen del juego, situándose en un primer momento hace 5.000 años en el “juego real de Ur”, encontrado en unas excavaciones en la ciudad que diera nombre al juego, en la actual Irak. No muy lejos, en Irán, se haría un descubrimiento similar, pero que obligaría a situar su origen en torno a 150 años anteriores.

Pero no serían las únicas tumbas profanadas en la búsqueda de orígenes y respuestas; en una de las excavaciones más famosas como fue la que llevara a cabo Howard Carter al descubrir la tumba de Tutankamon, se encontró un juego que sería conocido como Senet, y que guarda relación tanto con el juego real de Ur, como con el backgammon actual.

¡Están locos estos romanos!

Platón, ya en su famosa República hablaba acerca de dos juegos; Petteia y Kubeia. El primero se desarrollaba en un tablero de 8×8, mientras que el segundo se relaciona con el uso de dados, y se cree que podría haber derivado en el Diagrammismos y posteriormente en el Grammai.

En el Fedón nos dice que los juegos con los que se divierten los griegos son herencia egipcia (y sin necesidad de romper el sello de la tumba de Tutankamon).

El Grammi llegó hasta Roma, pero estos decidieron ponerle otro nombre (como hicieron con los dioses griegos aplicaron el principio de que “si el plagio va acompañado de asesinato es válido”).

Y así fue como en la antigua Roma había un juego conocido como “Ludus duodecim scriptorum” (juego de las doce líneas), que se jugaba con tres dados y que con el paso del tiempo sería popularmente conocido como Tabula. De este juego existen referencias en “Vidas de los Doce Césares” de Suetonio; el emperador Claudio tenía un interés obsesivo por el dichoso juego y siempre lo llevaba consigo para entretenerse mientras se encontraba de viaje. También es posible que lo llevaran hasta Gran Bretaña las legiones (no debemos olvidar que actualmente lo conocemos por su voz inglesa). Al caer el Imperio, también calló la popularidad del juego.

Y la locura llegó hasta Asia

En Oriente, en la zona de Mesopotamia, antes del siglo IX se jugaba a un juego llamado Nard, en China sería conocido como T’shu-Pu y en Japón como Sugoroku.

A través del Nard nos llegó la disposición actual de las fichas sobre el tablero, pues ya las colocaban siguiendo un patrón específico y también el hecho de que la trayectoria de los dos jugadores sea en sentido contrario, Es probable que fuera esta versión la que se extendiera por el resto de Asia… y hasta nuestros días.

Hasta que llegó el backgammon

La primera vez que se utilizara el término Backgammon fue en 1650 haciendo referencia a la palabra “back” (volver) y “gammen” (juego) remarcando el hecho de que las fichas podían volver al tablero de juego una vez eliminadas, pero hasta llegar a este punto el juego ya había seguido su particular trayectoria.

Pues corría el siglo XI cuando a Francia llegaron dos juegos de los que ya hemos hablado; tabula y nard. Lugar en el que evolucionó hasta su forma actual.

De Francia dio el salto hasta el resto de Europa; Alfonso X en su obra de 1283 “Libro de juegos” llegaría a describir hasta quince tipos de juegos de Tabla.

Pero fue a partir de los siguientes siglos en el que se consolidaría por todo el viejo continente. Y gran culpa la tuvieron las Cruzadas, extendiendo el juego allí donde llegaban sus caballeros.

Epílogo

Hubo de esperar hasta 1743 para que Edmon Hoyle publicase un breve manual codificando las reglas tal y como las conocemos actualmente.

A pesar de que en Inglaterra y Japón hubiera momentos en que el juego fuera prohibido y sus tableros quemados ya estaba consolidado el entretenimiento; tavola reale en Italia, las tablas reales en España, tavli en Grecia , tavla en Turquía, tric trac en Francia, Puff en Alemania, backgammon o tables en Gran Bretaña,y en China y Japón se lo conoce como “T’shu-p’u” y “Sugoroko” respectivamente (jugado en tablero redondo).

Rubén Blasco

Referencias

Wikipedia

“Backgammon” de Paúl y Renée Magriel

www.blogcurioso.com

https://www.planetacurioso.com/

http://boludos5.blogspot.com.es

http://antiguosjuegosdemesa.blogspot.com.es

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Comment

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: