Aquella hoja en blanco se había convertido en su peor enemiga. Todos los días al levantarse la miraba con la esperanza de que durante la noche sus estados sonámbulos la hubieran mancillado con palabras útiles, pero seguía inmaculada. Sus musas no debían trabajar en la oscuridad; por eso esa noche dejó encendido el flexo antes de acostarse. Al despertarse con las manos llenas de tinta comprendió que había dado con la clave.

 

 

El día que una ola saltara más de lo convenido ella podría ver algo distinto a aquellos ladrillos tantas veces repasados con la mirada. Ese día, quizá olvidara, por un instante, la enfermedad que la mantenía anclada a una cama y que la impedía ser dueña de su cuerpo; sólo sus ojos la pertenecían y su deseo de olvidar aquella pared. Ojalá esa ola valiente llegara pronto para barrer sus crecientes deseos de suicidio.

 

 

A partir de hoy ríe, baila, despéinate y deja que te despeinen. Ten al menos un orgasmo al día, no te escondas de la lluvia, disfruta de ella, al igual que del calor de una taza de café o del frescor de un buen vino blanco. Dile a cada persona que quieres lo que sientes por ella, y también a las que odia. VIVE así con mayúsculas a partir de hoy; pero por favor, acuérdate de tirar mis cenizas al mar.

 

 

Que madurar nunca signifique dejar de emocionarse por la tristeza o la alegría de otros, ni dejar de reírse a carcajadas por cosas inexplicables. Que madurar no signifique hacerse mayor si no mejor niño.

 

 

Se venden tetas de niña de 16 años, una boca concebida para el placer, un culo bien redondo y terso que desea ser penetrado a cualquier hora del día; de regalo se incluye coño depilado y húmedo en el que descargar todo el semen que seas capaz de regalarme. Se vende el pack completo a excepción del corazón y los pensamientos sinceros.

 

 

¿Te acuerdas mamá? Ni con la historia de la cicatriz de la frente, ni recurriendo al chantaje emocional, ni con las fotos de la boda, ni con los recuerdos de la playa, ni si quiera con su pequeño caniche; el Alzheimer había hecho imposible que su madre contestara que sí.

 

 

La revancha siempre se la toma la vida, da igual lo lejos que huyas, los años que lo olvides o los propósitos de enmienda, ella acaba ganando. La única fuerza superior a ella es la muerte, a veces parece horrible pero otras acaba siendo un descanso para los retorcidos caminos a los que te enfrenta la vida.

 

 

“MICRO”FELICIDAD

Darte cuenta de que es domingo cuando estabas buscando fuerzas para levantarte de la cama.

 

Conseguir lanzar un cigarro encendido a un charco y escuchar el sonido al apagarse.

 

Ese semáforo que se pone en verde justo cuando tú te aproximas.

 

Azalí Macías

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: