Hace un par de meses me llamaron la atención una serie de documentales del Discovery Channel, sobre cómo todas las dictaduras más férreas de la historia seguían un mismo patrón. Da igual si los dictadores eran de Occidente (como A. Hitler o B. Mussolini), de Oriente (como Kim Jong Un o su abuelo Kim Il Sumg), las dictaduras más crueles de América Latina (como la Pinochet, Somoza, Trujillo, François Duvalier- Papá Doc en Haití, entre otros) o las de África (como la de Idi Amín en Uganda, Obiang Nguema en Guinea Ecuatorial, Robert Mugabe de Zimbabue), Franco en España, entre otros. Todos siguen el mismo decálogo, con elementos de represión, control, violencia y terror que asegure su poder durante largos períodos.

Mientras veía los documentales, que se sucedían uno tras otro, fui tomando nota de las estrategias que una y otra vez utilizaban los dictadores de diferentes regiones (en distintas épocas) y todos coincidían en los mismos puntos, que señalo a continuación:

  1. Crear el enemigo: los dictadores crean un enemigo de la nación, del que supuestamente el pueblo será rescatado por el dictador. Adolph Hitler, por ej.; puso en la primera lista del enemigo a los judíos, aunque también a los gitanos, cualquier miembro el colectivo gay, los minusválidos y cualquier persona que no fuera de la denominada “raza aria”.
  2. Convertirse en su salvador: el dictador se rodea de todo el armamento policial y militar para convertirse en el extintor del enemigo, al cual torturará y matará. Idi Amín, después de haber servido en el regimiento británico (en el que se ganó el apodo de “el carnicero de Uganda”) se proclamó libertador del yugo británico en Uganda. Pero abrió varios frentes enemigos en Uganda, ejerciendo su poder desde la crueldad.
  3. Crear una ideología: los dictadores se encargan de promover un determinado discurso (de nazismo, fascismo, nacionalismo, etc.) el cual convierten en una ideología que el pueblo debe adoptar. Benito Mussolini, que inicialmente fue socialista (partido del que fue expulsado por sus ideas radicales) promueve el fascismo en Italia (y buena parte de Europa), aprovechando el descontento del pueblo italiano tras la 1ª Guerra Mundial, logró introducir sus ideas sobre el fascismo. Por su parte, Kim II Sung creó ideología “Juche” en la que se basa la República Popular Democrática de Corea. En esta ideología se basa en la “autosuficiencia” (que al final termina aislando Corea del Norte) y en la idea de que supuestamente el pueblo es el impulsor de la revolución y quien la lleva a cabo.
  4. Instaurar el poder desde la violencia: con la ausencia de Estado, los dictadores se valen del terror, las torturas, las encarcelaciones masivas, y las ejecuciones en masa para mantenerse en el poder.
  5. Exterminar al enemigo: tal como se ha demostrado desde la creación del Estado y con el surgimiento de las dictaduras, quien se rebele a la dictadura de turno es encarcelado, torturado y ejecutado. Aunque nunca podrá compararse nada con el Holocausto en el que se exterminó a millones de judíos, la mayoría de las dictaduras utilizan métodos sanguinarios para ejecutar a sus opositores. Francios Duvalier, en Haití, (Papa Doc) se valía del ejército de los Tontons-Macoutes, para ejecutar a los que se oponían a su régimen.
  6. Destruir los poderes democráticos: se desmantela el poder ejecutivo, el legislativo y judicial, además del cierre de los medios de comunicación opuestos al régimen. En dictaduras como la de Kim Jong Un, no hay un congreso, ni una cámara de diputados, ya que el poder absoluto lo ejerce el dictador.
  7. Adoctrinamiento: la propaganda de las dictaduras se inculca a toda la población (mediante el terror) los/as niños/as son adoctrinados/as desde la educación básica, para evitar que haya células rebeldes que se opongan más tarde al dictador. Para Hitler era importante adoctrinar a los/as niños/as en el nazismo desde la educación básica, para asegurar su perpetuidad.
  8. Culto e inmortalización de la imagen del dictador: la mayoría de los dictadores se encargan de que erijan esculturas de su persona en su honor, como un culto a su personalidad, con la intención perpetuar su poder.
  9. Paternalismo, populismo, fraternización: en general los dictadores se afanan en dar una imagen de “benefactores”, creando programas de asistencia social de marcados tintes paternalistas. Franco creó un “Subsistema de Acción Benéfico-paternalista del Estado”, el cual se basaba sobretodo, en la idea de caridad y asistencialismo. De este se desprende “la obra de Auxilio Social” que abarca el auxilio de invierno, auxilio social al enfermo, protección a la madre y al niño”, entre otros (Cerdeira Gutiérrez, 1987). De esta manera se aseguran la lealtad de las personas que se sienten beneficiadas por la dictadura.
  10. Propaganda: las estrategias de paternalismo y de adoctrinamiento son posibles gracias a la campaña de propaganda de su mandato, la cual los dictadores llevan a cabo. Esta propaganda la necesitan para asegurar la lealtad del pueblo y para debilitar a sus oponentes. La mayoría de los impresionantes desfiles militares (como los de Mussolini, Hitler, Kim II Sung o Kim Jong, etc.) son una forma de propaganda del poderío militar (fuerza) de los dictadores.
  11. Discurso alienante: mediante la alienación los dictadores limitan y coaccionan el libre pensamiento de la población, mediante las demostraciones de crueldad, asesinatos, torturas, etc., imponiéndoles las ideas de lealtad y veneración a la figura del dictador.
  12. Ir a la guerra: esta suele ser una estrategia de distracción que utilizan los dictadores para ocultar las políticas restrictivas, la crueldad y la mala administración.
  13. Control de la población: los dictadores llevan un registro de la población: donde viven, donde trabajan, a que se dedican, etc. Esto es posible valiéndose de espías (policías, militares, etc.) en las ciudades, pueblos, barrios, que a cambio de pre vendas llevan un registro de todo lo que sucede en su entorno.
  14. Promesa de construir un legado o imperio: al igual que Hitler, Kim Jong Un, Papa Doc, entre otros, se basaban en un discurso de perpetuidad de su legado, que asegure la persistencia de su persona y su ideología. Al final esto sólo existe en su ideario, ya que la mayoría terminan (o terminarán) siendo derrocados.
  15. Megalomanía: todos los dictadores se caracterizan por sus ideas de grandeza, necesidad de baño de masas y de manipular a los ciudadanos para lograr sus objetivos.
  16. Paranoia: este es otro rasgo dominante de los dictadores, que los lleva a tener control sobre la nación para de esta forma controlar sus propios miedos y temores. Sienten una gran necesidad de lealtad hacia su persona, que se convierte en una obsesión.

Tal como indica Achile Mbembe (2011) las dictaduras se asientan en un “estado de excepción”, en el que el dictador se otorga el derecho de matar a las personas que considera sus enemigos. Hay una “noción ficcionalizada del enemigo”, es decir, no es realmente un enemigo (por el sólo hecho de no compartir sus ideas), pero es el enemigo creado para poner en marcha su maquinaria de control y terror (Mbembe, 2011:22). Según el autor, en esta forma de control sobre las personas se pone de manifiesto la idea foulcaltiana de biopoder, ya el que el poder ejercido se hace desde el ámbito biológico, lo cual se pone claramente de manifiesto en el Holocausto. En esta forma de control absoluto los dictadores (como Hitler) se afanan en hacer una “redistribución” de la especie, en la que se conforman diferentes grupos, o una “subdivisión” (segregación) en la que se da una “ruptura biológica” para la cual Foucault utiliza la categoría de “racismo”. Todo dictador se otorga el derecho de decidir quien puede morir y quien no, es lo que Mbembe denomina “política de la muerte” en la que se da la condición de aceptar genocidios, masacres, etc.  (2011:23).

Giorgio Agamben (2003) expresa que la declaración de los derechos de los /as ciudadanos/as está directamente asociada al momento del nacimiento, es decir, desde el momento que una persona nace ya es beneficiaria de los derechos universales, que adquieren la forma de declaración tras la II Guerra Mundial, pero que ya habían sido promulgados en 1789, en “La Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano. Estos derechos facilitan “la transición de la soberanía real de origen divino, a la soberanía nacional”, en la que las personas dejan de ser súbditos y pasan a ser ciudadanos. Sin embargo, para el autor las personas pasan a ser “cuerpos nudos” o “legítimamente desechables” cuando se les despoja de todos esos derechos adquiridos (Agamben, 2003:11;163). Esta es una de las estrategias de los dictadores, despojar de todos los derechos a los ciudadanos para convertirlos en una especie de súbditos que les idolatre y les tema, otorgándose el poder de eliminar a quien considere su adversario, “el enemigo creado”. Para Agamben el nazismo y el fascismo son los dos movimientos biopolíticos en esencia, lo entiende así ya que “la vida natural” pasa a ser el objetivo principal de la decisión soberana (de los dictadores) sin respetar los derechos adquiridos de los y las ciudadanas (ibid:163). El autor indica que una de las principales características de la “biopolítica moderna” es la necesidad de redefinir constantemente el principio que une y separa “lo que está dentro y lo que está fuera de la vida”, lo que da derecho a la vida o la muerte, según lo estipule el sátrapa de turno (Agamben, 2003: 166).

En la actualidad, la mayoría de los países atraviesan diversas crisis: crisis económica, crisis gubernamental, corrupción, falta de modelos a seguir (en las actuales democracias), desigualdad, pobreza, falta de oportunidades y el renovado discurso de la ultraderecha que fomenta la creación de un nuevo enemigo: los migrantes, los musulmanes (incluyendo los no radicales), el colectivo LGTB, las feministas, etc. Hay un resurgimiento de propaganda nacionalista que emerge con fuerza y tiene un auge alarmante. Esta situación se ha potenciado con el protagonismo de figuras que se estrenan en el escenario político, como Donald Trump, que estuvo a punto de llevar a EE.UU. a un colapso político y que puso en jaque la estabilidad de este país. Con el resurgimiento de este discurso de ultraderecha hemos observado con pavor la posibilidad del renacimiento de ideologías que sumieron a la humanidad en el caos, la guerra y la desolación, como el caso del nazismo y el fascismo. Lamentablemente muchas veces la memoria histórica es una asignatura pendiente, que precisamente la ultraderecha se afana en socavar. Prosperan los discursos negacionistas o de banalización de hechos tan deleznables como el holocausto que tienen su base en la ultraderecha, que al mismo tiempo proclaman la expulsión de migrantes o satanizan el colectivo LGTB y las feministas.

Por desgracia las dictaduras no son un asunto del pasado, siguen existiendo dictadores que toman el control de las naciones por la fuerza, ejerciendo el poder absoluto de forma cruel y despiadada, sin respetar los derechos de los y las ciudadanas. Siguen el mismo patrón, como si hubiesen creado un decálogo de terror y crueldad específicamente para quienes ejercen el poder desde la violencia, los tiranos, que se otorgan el derecho de decidir quién debe morir o quién puede seguir viviendo.

Kattya Núñez Castillo

Kattya Núñez Castillo

Referencias

Agamben, G. (2003). Homo Sacer. El poder soberano y la nula vida. Parte tercer: El campo de concentración como paradigma biopolítico de lo moderno. Valencia. Pretextos. Pp: 9-23; 151-194.

Gutiérrez, I. C. (1987). Los servicios sociales del franquismo a la Constitución. Cuadernos de trabajo social Pp.: 135.

Mbembe, Achille. (2011). Necropolítica. España: Melusina. Pp.:17-75.

https://www.infobae.com/america/mundo/2017/11/25/quienes-son-los-10-dictadores-que-llevan-mas-tiempo-en-el-poder/

https://es.wikipedia.org/wiki/Kim_Il-sung

https://es.wikipedia.org/wiki/Benito_Mussolini

https://es.wikipedia.org/wiki/Idi_Amin

https://es.wikipedia.org/wiki/François_Duvalier

https://www.businessinsider.es/estos-son-32-paises-todavia-viven-dictadura-539885

https://independent.typepad.com/.a/6a00d8341c595453ef014e89ad9f3c970d-popup

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150604_vert_fut_desapareceran_los_dictadores_finde_yv

https://www.google.es/search?channel=iphone_bm&sxsrf=ALeKk01zvnRcTKmULTcnB2QyJp5qF3hU6A:1614198829908&source=univ&tbm=isch&q=imagenes+de+dictadores+del+mundo&client=safari&sa=X&ved=2ahUKEwjOv-mer4PvAhUNaRUIHR6fBicQ7Al6BAgDEAQ&biw=1152&bih=574#imgrc=tlGOrFpYbTQOkM

https://guanapress.wordpress.com/2020/08/11/y-los-dictadores-del-mundo-le-aplauden/

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.