Uno puede sentir extrañamiento en múltiples situaciones, no solamente en aquéllas relacionadas con mundos socioculturales distintos al propio. En no pocas ocasiones, nuestro mundo sociocultural nos llega a sorprender provocando en nosotros extrañeza. La noticia sobre la que trata este artículo ha causado en ciertas personas un extrañamiento difícil de convertir en «acercamiento». El extrañamiento nos lleva a fraguar una actitud relativista ante lo que no encaja con nuestros esquemas etnocéntricos. Sin embargo, más que de etnocentrismo y de relativismo, en este caso se trata de ética, de límites franqueados, de lo moralmente aceptable. Se trata, según algunas personas, de la frivolización de las víctimas de guerra y de los conflictos bélicos a través de la televisión.

Los medios internacionales se han hecho eco este verano de una noticia impactante: el rodaje de un reality show en medio del conflicto de Siria entre yihadistas del Estado Islámico y milicianos kurdos. En este rodaje participan seis personas australianas: gente corriente, ordinaria como cualquiera de nosotros. El objetivo de dicho reality es, según la televisión pública australiana SBS, concienciar a espectadores y participantes de las duras vivencias por las que han pasado las miles de personas que huyen del conflicto sirio y que solicitan asilo en Australia. El nombre elegido para la emisión es «Go back to where you came from» (traducido: Regresad de donde vinisteis). Se trata de uno de los capítulos de la tercera temporada, habiendo rodado con anterioridad en Afganistán, Somalia, Congo, Irak o Indonesia. El programa está centrado en la polémica existente en Australia sobre la política de asilo a extranjeros. Por este motivo, manda a sus concursantes a los países de los que vienen muchos de los foráneos que piden asilo en el país.

Australia afirma tener un problema de inmigración en masa resultado de la llegada de personas en barco en su huída de lugares en conflicto. La solución del país a las oleadas de inmigrantes que recibe es la detención y su posterior envío a campos de refugiados fuera de su territorio, en las remotas islas del Pacífico de Manus, Nauru y Christmas. Puede resultar difícil llegar a confiar en la intención con la que la televisión australiana, los creadores y el productor del reality, Michael Cordell, nos muestran este programa:

«La idea es descubrir a los australianos la cotidianeidad de los civiles en la guerra».

«El programa aspira a poner un rostro humano a un problema mundial urgente».

La intención queda eclipsada por la inconsciencia de seis participantes y un equipo de producción que se filtra en medio de un tiroteo, llevando simples chalecos antibalas sin ningún otro tipo de protección, ni siquiera cascos para la cabeza.

La televisión es un medio muy poderoso para llegar a millones de personas y realizar denuncias sociales. Pero mezclar este tipo de realities con la cruda realidad que se vive en los conflictos bélicos ha provocado arduas polémicas, en las que se acusa a la cadena y al programa de frivolizar con la guerra y con las víctimas que ésta genera.

El equipo fue escoltado por combatientes kurdos, cerca de una ciudad amenazada por el Estado Islámico. Los participantes son personas ordinarias, inexpertas en temas bélicos o militares, psicológicamente no preparadas para asimilar este tipo de situaciones, a juzgar por sus reacciones y comentarios:

“Estaban disparando intentando echar al ISIS de la localidad. Nos dijeron que no conocían nuestra posición, pero no comprendí la seriedad de la situación en la que nos encontrábamos”, recordó la participante Nicole Judge en una entrevista recogida por el medio News.com.au.

Nicole Judge decidió apuntarse al reality después de haber trabajado de voluntaria en una instalación de la Isla de Manus donde conoció de primera mano la situación de los refugiados. Desde entonces tuvo claro que quería denunciar la situación, y vio en el programa un medio para hacerlo.

“No me di cuenta hasta días después de que allí hay gente muriendo y de que estábamos participando en una guerra contra el ISIS”, relató Nicole consciente de su peligrosa experiencia sólo tiempo después.

Mientras tuvo lugar el tiroteo, afirma no haber sentido demasiado miedo:

“Teníamos que irnos porque estaban disparando. Entonces decidimos, de manera estúpida, que nos acercaríamos más”.

La joven también recordó para el citado medio australiano que los kurdos les alertaban de los disparos pidiéndoles que se agacharan para evitar las balas. En esta ocasión, la suerte estuvo de su lado, pero según la propia Judge reconoce, podrían haber muerto.

Poco más se conoce del resto de participantes. De los seis que viajaron hasta Siria, los medios únicamente retratan a tres. Además de Nicole, también se habla de Kim, militante de la causa «inmigración 0». El grupo se completa con un profesor de escuela.

Ha habido numerosas críticas acerca de la propia seguridad de estas personas y del equipo de producción. La cadena televisiva afirma haber proporcionado protección a través de un equipo de seguridad privado, habiendo tomado todas las precauciones posibles. El propio programa ha insistido en que «el equipo de seguridad estaba preparado para cualquier incidente y reaccionar ante cualquier problema». Pero según ciertas opiniones, todo parece apuntar más bien a un comportamiento irresponsable e irrespetuoso con respecto a la situación de países en conflicto y a las propias personas que viajaron hasta allí para vivir experiencias diferentes. Las reacciones de algunas personas se refieren a qué hubiera pasado en caso de secuestro o muerte de alguno de los miembros del equipo, quienes parecen que no eran conscientes del peligro en el que se adentraban. «El pago de posibles secuestros podría haber financiado al Estado Islámico», indican algunos. No es un tema como para frivolizar con él. La televisión ha prostituido hasta la mayor de las miserias que es capaz de crear el ser humano: la guerra.

Supone una necesidad imperiosa conocer qué han conseguido estos seis participantes y el reality con esta experiencia. Quizá, a sabiendas de traspasar el umbral de lo éticamente aceptable, se haya producido y emitido para que la opinión pública hable de ello y se dé publicidad tanto al programa como a la cadena. Es decir, nada nuevo en lo que tiene que ver con el negocio de la televisión. La conclusión a la que algunos llegan es que se ha relegado la vida ajena a un segundo plano (tanto de los participantes, como del equipo de producción, además de la de los refugiados y personas que están exponiendo sus vidas en el conflicto), mientras que el objetivo principal es ganar dinero.

No se trata de juego, ni de un escenario de Hollywood. Es la guerra. Una de las guerras más cruentas del siglo en el que vivimos. Una guerra donde mueren civiles y no civiles, donde se producen masacres con armas químicas, violaciones masivas, torturas, venganzas, ejecuciones y un sinfín de abusos de los derechos humanos.

¿Se conseguirá un impacto social suficiente para cambiar la situación de los refugiados en Australia? De momento, se ha conseguido que este programa se conozca a nivel internacional. Y es posible que tenga un impacto mayor del esperado. Quizá, por qué no, las multitudes que zappean cómodamente desde el sillón despierten en masa de su letargo para inventarse mil maneras de ayudar a los refugiados sirios… O quién sabe, quizá el gobierno australiano haya logrado tomar conciencia del trato que brinda a los inmigrantes que recibe y ya esté elaborando un plan para mejorar esta situación… Ojalá pueda decirse en un futuro que el fin justificó los medios.

 Susana Callizo Fernández

Referencias

http://www.dailymail.co.uk/news/article-3163728/They-shooting-Australians-filming-documentary-series-Came-shot-Islamic-State-Syria.html

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/07/28/actualidad/1438094339_476417.html

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/reality-australiano-envia-sus-concursantes-primera-linea-combate-contra-estado-islamico-4390216

http://www.elconfidencial.com/mundo/2015-07-27/reality-go-back-to-where-you-came-australia-siria_944676/

http://www.elmundo.es/television/2015/07/28/55b74f8946163fe11f8b4572.html

Foto: http://www.diariovasco.com/gente-estilo/201507/28/reality-rodado-entre-balas-20150728181131.html

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.