Olentzero

Olentzero es un típico personaje en la mitología vasca y en los ritos ancestrales del País Vasco y aúna dos requisitos fundamentales: por un lado se trata de un personaje solitario que vive aislado de los grupos sociales, y por otro lado el viejo carbonero que está relacionado con el fuego, elemento purificador por excelencia.

Antes que a una persona, la palabra Olentzero debió servir para designar una época, tal y como nos muestra la etimología de la palabra. El vocablo “Oles” no se utiliza apenas hoy en Euskera, pero son abundantes las canciones que lo recogen. Vendría a tener relación con la recogida de alimentos que se hace en torno a la Navidad y los Carnavales. “Aroa” significa espacio y tiempo. Así pues, Olesaroa (de donde derivaría el nombre de Olentzero), sería tiempo de pedir, de cuestación, costumbre arraigada desde muy antiguo en la cultura vasca y en muchos otros también. Más tarde, Olentzero pasó a ser un personaje cuyo carácter ha variado según las zonas en las que se ha representado. Así, en algunos lugares era un ser terrible utilizado para asustar a los pequeños y en otros se ha visto como un ser bonachón, un poco iluso y borrachín. En la Navidad Cristina, a Olentzero se le ha otorgado el papel de anunciador del Nacimiento del Niño Jesús.

Mari Domingi

Hasta ahora no era más que un personaje citado en una popular canción navideña. Se trata de una mujer que quiere ir a Belén a visitar al Niño recién nacido, pero a la que advierten que para ello tendría que cambiarse de falda y ponerse una un poco más presentable. Mari Domingi, sin embargo, actualmente está adquiriendo cada vez un papel más importante en las celebraciones navideñas de Euskal Herria y ahora es frecuente verla junto a Olentzero en muchos lugares. Lo más característico de su atuendo tradicional es el gorro en forma de caracol, un tocado tradicional vasco que  aparece reflejado por muchos autores anterior al siglo XVI. Nadie sabe realmente sí está buena mujer es la pareja sentimental del carbonero, su esposa o simplemente una amiga. La cuestión es que se trata de un personaje femenino que resulta amable y cercano, sobre todo para los niños más pequeños.

El día 24 de diciembre el Olentzero y en los últimos años Mari Domingi salen por las calles de las diferentes localidades de Euskal Herria y esa noche reparte los regalos que sobre todo han pedido los niños y niñas. Cuenta la tradición que a los más traviesos y traviesas les deja carbón, pero al final, a todos les dejan lo que piden con ilusión en sus cartas.

     Amaia Castresana Palma

PDF Converter    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: