Hay muchos politólogos y expertos en comunicación política entusiasmados con el estudio de las derechas alternativas y sus estrategias de comunicación en esta crisis.

Cierto es también que esta misma derecha alternativa representada por el presidente de los EEUU Donald Trump es muy heterogénea y toma diversas formas y posturas a lo largo del planeta, con sus peculiaridades locales y con sus aspectos culturales propios. Pero si se adivinan determinadas estrategias que más o menos se repiten. Y es necesario estar advertidos de la capacidad que están desarrollando de crear una agenda paralela que pone en tela de juicio la capacidad de las democracias liberales occidentales de gestionar democráticamente estas crisis inesperadas bien definidas como cisnes negros por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb.

La primera de estas estrategias es crear un enemigo externo, extranjero al que culpabilizar.

Trump habla de virus chino e incluso sopesa congelar fondos provenientes del país asiático para pagar indemnizaciones a victimas del coronavirus. Como lo de que el muro de la frontera lo iba a pagar México. Con esta idea se intenta galvanizar a toda la sociedad contra ese enemigo externo y distrae a la opinión publica de los problemas internos o traslada la responsabilidad a otros. En España Vox ha manipulado informaciones para hacer ver que los inmigrantes son en su mayoría violadores, delincuentes y personas que vienen a apropiarse de nuestros sistemas de salud o de prestaciones. Así los problemas de España lo provocan los inmigrantes y no la desigualdad. Ponen a pelear al último contra el antepenúltimo mientras las élites no asumen ninguna responsabilidad social. En Hungría, Orban acusa a Soros de querer islamizar Europa y destruir el occidente cristiano (ya Vox ha empezado a usar este camino) y usando la crisis del Covid 19 para arrogarse poderes casi dictatoriales. Esto en el centro de una institución estrictamente liberal como la UE.

Otra de las estrategias es cargar contra los expertos. Trump lleva ya 3 años cargando contra organismos internacionales de expertos. Carga contra los científicos que hablan de la importancia de la acción del hombre en el cambio climático, carga contra los expertos económicos que dicen que ninguna sociedad ha prosperado sin inmigración o hace poco contra la OMS retirándole los fondos y acusándola de pro-China y de emitir dictados erróneos. (Enemigo externo para evitar la responsabilidad). Aquí en España contra Fernando Simón. Atacar al experto y a las instituciones creando la sensación de descredito de estas mismas. Si no han sabido ver la crisis del coronavirus, ¿por qué creer a un experto en energías renovables o cambio climático?

La ultima es utilizando el habla andaluza “aprovechar la collá”, usa la crisis Covid 19 para hacer cosas que no podrías normalmente.

Aquí el que va por delante es Viktor Orban que ha limitado la democracia en Hungría, o algunos Gobernadores de EEUU que quieren declarar los abortos como “actividad no esencial” pero si lo es la venta de armas.

En España el Gobierno andaluz ha utilizado la crisis del Covid para modificar 21 leyes y 6 decretos en un decreto ley convalidada por la diputación permanente de manera irregular.

Y así todo. En España también preocupa que se extiende la idea de que hay un golpe de estado encubierto para instaurar una dictadura social comunista.

Seamos serios por favor.

Eu Ponce

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.