6 0
Read Time:12 Minute, 54 Second

¿Qué entendemos por cánones de belleza?.

Los cánones de belleza se definen como el conjunto de características del aspecto de un objeto o de una persona que la sociedad percibe y valora como bellos o atractivos. Los rasgos físicos considerados bonitos o atractivos han ido variando a lo largo de la historia. La belleza es un concepto increíblemente relativo y diverso. Los ideales de belleza tienen mucho que ver con el entorno, la tradición y la cultura de cada sociedad. Es importante destacar también que los cánones de belleza cambian con el tiempo y esto afecta a todas las culturas

¿A quién afectan los cánones de belleza?.

Hablamos de apariencia física de las personas, ya que a ellas son a quienes realmente afectan estas valoraciones del ideal de belleza. Asimismo, aunque actualmente el hombre también se ve influido por cómo debe ser su cuerpo y su aspecto idóneo, han sido desde siempre las mujeres las más afectadas con estos cánones y críticas con su apariencia física.

Haciendo un pequeño repaso por el mundo, encontramos múltiples características que justifican las elecciones de determinadas vestimentas o complementos con materiales diversos, incluso modificaciones físicas.

Para enlazar estos cambios a lo largo de la historia y de las diferentes culturas, empezaré enumerando ejemplos de algunas zonas geográficas y culturas con menor “influencia occidental” y simplificando mucho la enorme diversidad de culturas por todo el mundo. Finalizaré este artículo exponiendo los problemas que estas idealizaciones causan en la actualidad.

Escarificaciones:

 

La escarificación es la acción de producir escaras en la piel mediante la aplicación de incisiones superficiales o profundas. Las escaras o granulaciones que se derivan son pequeñas costras que se forman como consecuencia en la dermis. Estas heridas, por lo general, son de color oscuro como consecuencia de la muerte del tejido.​ Al tratarse de una modificación corporal, las incisiones se suelen realizar de manera controlada para no comprometer la salud de la persona y obtener un dibujo que, en la mayoría de los casos, es estético.​

Diversas culturas han utilizado esta técnica, sobre todo en el continente africano. En algunas, las mujeres consideran la escarificación como un elemento atractivo y en los hombres un símbolo de fortaleza y resistencia.

La longitud del cuello:

Foto publicada en 0563c1;">www.connectingculturaldiversity.com.

En algunas tribus de Tailandia (Kayan) y de Myanmar (Paduang), las mujeres comienzan desde muy pequeñas a colocar anillos de latón en su cuello, haciendo que se separen sus cervicales y empujando la clavícula hacia abajo.

En su cultura, el cuello largo es un símbolo de belleza y elegancia. Por ello, las mujeres de estos grupos son conocidas como “mujeres jirafa”.

Obesidad:

Foto publicada en 0563c1;">www.columnadigital.com.

Mauritania, donde la obesidad es el ideal de belleza. La gordura femenina, sinónimo de riqueza y requisito para el matrimonio, ha sido siempre un criterio de hermosura para la población árabe del país africano. Aunque la tradicional alimentación forzosa está desapareciendo, algunas jóvenes adoptan nuevas prácticas extremas a fin de perpetuar este ideal.

Pies de loto:

Foto publicada en 0563c1;">www.guioteca.com.

Esta tradición, ya prácticamente extinta, comenzó en China alrededor del siglo X, buscaba evitar que los pies crecieran. Antes de vendarlos, se colocaban los pies en agua de hierbas y sangre animal caliente para que se ablandaran. Se cortaban las uñas y con las vendas embebidas en el mismo líquido se vendaban los pies, doblando los dedos hacia la planta. Si esto suena doloroso, aún hay más. Tras este procedimiento, los dedos y el arco del pie se fracturaban. Con los pies reducidos a lo mínimo, las mujeres vivían cada día de sus vidas con el vendaje puesto. Varias veces por semana, se quitaban las vendas para cortar las uñas, verificar que no tuvieran heridas y suavizarlos con masajes. Luego se volvían a vendar. . Los pies de loto no solo se convirtieron en sinónimo de belleza, sino también de estatus social. Una mujer con pies pequeños no podía realizar muchas tareas, por lo que el pie de loto se asoció con mujeres con buena posición económica.

Expansiones en los labios:

Foto publicada en 0563c1;">www.recreoviral.com.

Para la tribu mursi, de Etiopía, los labios estirados son un estándar de belleza femenino, por eso las jóvenes expanden sus labios mediante un disco, y entre más grande sea este el chico que la elija de esposa deberá pagar más antes de la boda.

Rostro en forma de corazón:

Foto publicada en 0563c1;">www.recreoviral.com.

Contrario a las prácticas occidentales, en Corea del Sur las mujeres no se someten a cirugía para aumentarse los senos o los glúteos, sino para cambiarse la forma del rostro.

Las cirugías faciales han dejado de ser un tabú en Corea y se consideran como una alternativa más de belleza, casi el equivalente que se tiene de pintarse el cabello o ponerse pestañas postizas.

El ideal de belleza más deseado es tener el mentón en forma de “V”; para lograrlo, tanto mujeres como hombres se reducen el mentón.

Venditas de rinoplastia:

Foto publicada en 0563c1;">www.recreoviral.com.

Últimamente se está poniendo de moda hacerse rinoplastias en Irán, y al ser un procedimiento costoso, también es símbolo del estatus social. Las personas que no pueden costearse esta cirugía, portan vendas en la nariz para fingir que se la han hecho.

Como hemos podido observar en los ejemplos anteriores, son modificaciones corporales o físicas que pueden poner en riesgo la salud de las personas que se someten a estos cambios

Además, como he afirmado al principio del artículo, se da principalmente en mujeres, y con el fin de ser aceptadas socialmente.

En Occidente, sobre todo, hay un marco común que busca la delgadez y cuerpos normativos. Las operaciones estéticas, la anorexia, la bulimia y la vigorexia, por ejemplo, son consecuencias que se producen de estas actitudes. Los cánones de belleza en la salud mental destruyen el tejido de la autoestima, y esto permite la entrada a problemas psicológicos. En las redes sociales los usuarios suelen publicar fotos idealizadas o retocadas con filtros, para buscar esos cuerpos normativos o estandarizados, llegando a convertirse en enfermedades muy difíciles de tratar y que están aumentando peligrosamente. Todo esto deriva en problemas psicológicos y trastornos de la alimentación, llegando a ser un canon de belleza destructivo para la persona que lo padece.

La anorexia y la bulimia son enfermedades derivadas de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

La atención de los medios de comunicación de masas a este problema y la difusión que de estos trastornos se ha hecho, no se debe tanto al número de casos contabilizados, como al colectivo de edad en el que surge y las características graves de la enfermedad. Esta gravedad proviene de su cronicidad y fundamentalmente de la alta mortalidad que provoca en el caso de la anorexia. El incremento de estos trastornos ha generado una alarma social por cuanto los especialistas han demostrado el componente social de estas enfermedades. Su carácter epidémico y su propagación a través de los medios de comunicación y más concretamente por las imágenes, le agregan un carácter incontrolable desde el sector sanitario, y por tanto nos alertan en la necesidad de intervenir con políticas sociales.

Se culpa a los medios de comunicación de masas y a los modelos de extrema delgadez que propugnan como ideal de belleza. Un ideal de belleza representado por las “top-models”, mujeres cuyas proporciones, peso y estatura son una excepción estadística. También son referentes actuales “youtubers”, “tiktokers” e “influencers”. Cuerpos que no representan la media poblacional. Ideales imposibles. Es cuanto a la moda como fenómeno social, combinado con la publicidad, son los que han cambiado el significado de la delgadez. La delgadez se ha convertido en símbolo imprescindible asociado a la independencia y al éxito profesional y social. También es cierto que ya hay cierta tendencia a corregir esto y se visibilizan modelos con cuerpos más acordes a la realidad social.

La imagen corporal que estas personas tienen de sí mismos/as no es una imagen erróneamente elaborada, algo fijo, equivocado. Es más bien una idea imprecisa, realmente no tienen una imagen corporal. Su actitud es por tanto, de rechazo a una imagen inexistente. Se ven siempre gordas, aún cuando están famélicas. Es una obsesión dispuesta a la autolesión, porque nunca consigue estar como quiere estar. Las experiencias realizadas a fin de modificar la autoimagen, demuestran que no tienen ningún problema fisiológico en sus órganos de percepción, ahora bien, si tienen un conocimiento incorrecto de su imagen. Los que sufren los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son un colectivo eminentemente femenino, pero también de adolescentes. Este grupo de jóvenes entre la infancia y el adulto, ha generado sus propias necesidades y características, en relación a un mundo del que son espectadores, pero cuya participación está fundamentalmente limitada al consumo. Se cree que éstos son presa fácil de la publicidad y se aprecia una creciente erotización del mundo adolescente.

Los valores estéticos de las jóvenes con TCA se corresponden con un concepto distinto de mujer, concepto o figura artificialmente construida, pero que se opone a su realidad y es capaz de contraponerse al mundo del adulto. Hoy la masiva incorporación de la mujer a todos los campos de estudio, y la mayor preparación de éstas con respecto a sus madres y abuelas, ha hecho caduco el modelo tradicional y no ha generado nuevas expectativas. De hecho el perfil psicológico de esta adolescente coincide con una joven estudiosa y perfeccionista. Los especialistas advierten que cuando el/la enfermo/a dice estar gordo, quiere decir también, no soy lo suficientemente bueno para ser aceptado, no soy suficientemente agradable, competente, bello/a. Realmente no persigue un canon de belleza, realiza en él un ideal que nunca alcanza y que cree, es el tributo que ha de pagar para estar entre los mejores, los que triunfan, los/as guapos/as. No es de extrañar que en una sociedad tremendamente competitiva, donde el que no «da la talla» puede verse fácilmente excluido, se generen valores o estilos de vida que imponga a los individuos un estrés añadido. Este entorno social excluyente termina siendo insano.

La realidad es que los trastornos por conducta alimentaria son trastornos mentales (no son por gusto) caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y obsesión por el control del peso. Estas enfermedades son consideradas graves porque son sumamente peligrosas para la salud física y mental de quien la padece.

Por su parte la persona que padece anorexia nerviosa tiene un miedo excesivo e incontrolable por subir de peso, por lo que deja de comer y se restringe de los alimentos, a esto se acompaña de un adelgazamiento extremo. Otra característica importante es que tiene distorsión corporal, se percibe gordo(a) aunque esté por debajo de su peso ideal.

Por otro lado, la bulimia nerviosa, la persona que la padece tiene miedo excesivo e incontrolable por subir de peso y tiene una percepción errónea de su cuerpo, pero por lo que se caracteriza esta enfermedad es que se privan de los alimentos para posteriormente consumir comida en exceso en periodos muy cortos (atracones) y eliminan esos alimentos mediante vómitos auto provocados o por uso de laxantes.

Quien padece estas enfermedades está en una lucha constante con el consumo de alimentos. Realmente tienen miedo de comer, porque para ellos implica el aumento de peso, y tanto el cuerpo perfecto y la aceptación de quien las rodea se ve coartada. Así mismo, se genera un sentimiento de culpa porque sienten que están haciendo las cosas mal y no pueden controlarse. malnutrición, anemia, pérdida de cabello, desaparición de la menstruación, arritmias, paros cardíacos, baja presión arterial. En caso del vómito inducido en la bulimia los dientes se desgastan; sensibilidad a los cambios climáticos, las glándulas salivales se hinchan; deshidratación, constipación, dolores y calambres estomacales frecuentes, úlceras, debilidad de músculos y lo peor, estas enfermedades pueden tener como consecuencia la muerte.

Son de vital importancia los factores psicosociales:

La presión social y los estereotipos de delgadez que se propagan por todos lados son factores importantes. Las personas somos bombardeados/as con el mensaje que para alcanzar el éxito social, tenemos que tener un cuerpo acorde a la normatividad o moda existente.

Propagamos el odio a los que no cumplen con lo que según debe de ser la belleza e instauramos en la mente de niños y niñas la perfección y la autocrítica, no se pueden equivocar, tienen que cumplir con todo lo que marca la sociedad.

El problema de estos patrones o características de belleza es que son prácticamente inalcanzables y que no permiten que nadie nunca esté conforme, puesto que siempre se podrá mejorar o perfeccionar. Se crean así esclavos de estas estéticas irreales.

A través de los cánones de belleza, se producen experiencias de verdadero sufrimiento con chicas de diversas edades con un nivel de extrema autoexigencia, que rebasa ya la naturaleza humana. Estas chicas (como dijimos, las mujeres son las más afectadas), en su inmensa mayoría con una historia dramática en sus vidas, son las víctimas de los caprichos inhumanos de un mundo capitalista y hedonista, que las explota y acaba por precipitar en ellas un grave problema de salud, que llegan a incorporar como un problema con ellas mismas. Aparece un proceso que las lleva a un suicidio paulatino a través de un profundo y largo sufrimiento para el que resulta difícil encontrar un consuelo inmediato.

Hemos fallado como sociedad, a tal grado que las personas dejan de comer porque no aceptamos como son. Ya no cabe un mundo real ni un ser humano como tal, sino que tenemos que pugnar por un ser artificioso en el que no hay lugar para la más mínima imperfección, aunque esto nos lleve a la destrucción de lo naturalmente humano.

El objetivo de este artículo es crear conciencia del daño que les hacemos a todos/as al emitir comentarios respecto a su cuerpo. El daño que hacemos con el ejemplo de nuestras dietas rigurosas, de nuestros complejos y de nuestras constantes quejas con nuestro cuerpo y el de los demás.

No tienes que ser perfecta/o, ni delgada/o para ser feliz o que alguien te quiera. La única persona que se debe de querer con todas las imperfecciones que te encuentres eres tú misma/o, deja de lado los demás y enfócate en amar tu cuerpo. Y por supuesto, para sanarte, es necesario conectarte con las cosas que amas, buscar ayuda profesional y de recordar que la comida es un motor de vida, no el peso. Un trastorno como la bulimia o la anorexia no te define, eres muchísimo más que tu cuerpo, que tu peso, que tu talla, ¡queremos que reconozcas lo valioso/a y grandioso/a que eres!.

Lo que se escapa de lo normativamente aceptado es lo que nos hace ser diferentes y únicas/os.

Artículo escrito por Roberto Aguado Gudiel. Estudiante del Grado de Antropología Social y Cultural por la UNED de Talavera de la Reina (Toledo).

REFERENCIAS:

0563c1;">https://blog.kathartiko.com/bulimia-y-anorexia-fallo-sociedad.

Una perspectiva sociológica de la anorexia y la bulimia. https://ruidera.uclm.es/server/api/core/bitstreams/b43d5013-f490-4b3a-b846-19eb562ab735/content.

0563c1;">https://psiquiatria.com/anorexia/un-canon-de-belleza-destructivo.

0563c1;">https://www.publico.es/mujer/canones-belleza-generadores-desigualdad-influyen-vida-cotidiana.html.

0563c1;">https://www.recreoviral.com/curiosidades/10-ideales-de-belleza-de-otros-paises-que-a-nosotros-nos-parecen-extranos/.

0563c1;">https://connectingculturaldiversity.com/cultura/belleza-culturas-percepcion-mujer/.

0563c1;">https://www.workshopexperience.com/estereotipo-de-belleza-culturas/.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Anthropologies
bloganthropologies@gmail.com
Entrada anterior Un mundo más amable
Entrada siguiente EL TERCER GÉNERO, LA PUERTA A LA NORMALIDAD.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.