2 0
Read Time:4 Minute, 49 Second

“El amor requiere disciplina, concentración, paciencia, fe y la superación del narcisismo. El amor no es un sentimiento, es una práctica”. Erich Fromm.

Según un 0563c1;">informe realizado en febrero de 2023 por la consultora AFI, en España hay un total de 15.821 fundaciones registradas, de las que están activas 10.511. El informe, entre otras cosas, señala que el impacto económico de las fundaciones activas se estima en 27.000 millones de euros. Esto significa que, de cada euro de valor añadido producido por el sector fundacional, este contribuye a generar 1,80€ a la economía. Además, las fundaciones promueven la creación de 589.000 puestos de trabajo, todos ellos equivalentes a jornada completa.

En el acto de presentación de este ‘Análisis de la contribución económica y social de las fundaciones españolas’, la ex vicepresidenta primera y ex ministra de Asuntos Económicos Nadia Calviño, dijo: “Todos somos conscientes del valor del sector fundacional, porque contribuye a los fines de interés general”. Según el artículo 3 de la Ley 50/2002 de Fundaciones, los fines de interés general van desde la defensa de los derechos humanos hasta el fomento de la tolerancia, pasando por la promoción del voluntariado y la asistencia e inclusión social.

Más allá de estas cifras y de los vericuetos administrativos, o quizás no más allá sino más acá, aquí y ahora, están las personas que trabajan y las que son usuarias de estos centros. Ellas conforman un pequeño núcleo de vida, asistencia y resistencia ante una sociedad que, no nos engañemos, está lejos aún de la plena inclusión. Esto lo saben bien quienes se meten en el fango hasta la cintura para ayudar a los que recogen las azucenas, que dijo Federico García Lorca: las trabajadoras y voluntarias de las fundaciones y centros ocupacionales. Si bien es cierto que darle voz a todas resulta inabarcable, sí he tenido la oportunidad de acercarme a una de ellas, la 0563c1;">Fundación Amanecer situada en el distrito madrileño de Chamartín.

 Los fines de interés general de la Fundación Amanecer son, según los datos publicados en la web del Ministerio de Sanidad, la atención, protección y defensa de las personas mayores de 18 años con discapacidad intelectual y del desarrollo. Esto se traduce, ya en palabras de la propia fundación, en trabajar cada día para “construir una sociedad respetuosa, solidaria y justa”. Parece foráneo y complejo si lo miramos desde lejos, pero si dejamos a un lado los conceptos universales y abstractos (necesarios, por otra parte), no lo es tanto, porque nos encontramos con personas como Flori, Sergio, Pablo, Antonio, Cristina, José María, Ana Isabel. Personas también como Juan Manuel, Yolanda, Alicia o Ismael. Sus nombres bien podrían ser un poema de Machado, porque riman, pero son algo más que un racimo de versos.

Aprovecho (y me aprovecho de) estas líneas para entablar una conversación con los proyectos y recursos de esta fundación y algunas de las personas que los hacen posible. Recursos como su centro ocupacional que cuenta con tres talleres en el que los usuarios elaboran productos artesanales que ponen a disposición de particulares y empresas en su tienda, así como en diferentes mercadillos. Y proyectos como la compañía de teatro Intra, integrada en su totalidad por personas con discapacidad intelectual y liderada por Afinarte, con quien la fundación colabora desde 2014.

“Sería fantástico que las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo pudieran defender sus derechos por sí mismas con más frecuencia y que fueran protagonistas absolutas de sus vidas” me comenta Aurora Villarín, miembro de la dirección y técnica de proyectos de la fundación. “Considero vital que participen en la comunidad y que contribuyan a la sostenibilidad ambiental del planeta o al feminismo, que reciban educación afectivo-sexual, que se reduzca la brecha digital, que participen en actividades artísticas y culturales, que puedan realizar con los apoyos que precisen un trabajo remunerado de calidad, herramientas de accesibilidad cognitiva para que puedan ejercer sus derechos y que puedan tener una vida digna a medida que se hacen mayores”.

Ana María Rioja, trabajadora social de la fundación, considera que “en la sociedad actual se han dado grandes avances hacia la inclusión de los diferentes colectivos que durante años han sufrido discriminación” y pone el acento en las familias con personas con discapacidad que “han hecho grandes esfuerzos para que se visualicen sus necesidades”. “Su dedicación ha sido el motor que ha impulsado cambios en la sociedad”. Ana Ramírez, usuaria del taller textil, comenta que lo que más le gusta es el taller y las cosas que hace allí, las aulas que realiza con APS (área de apoyo persona y social del centro), las salidas de ocio y repartir revistas (una colaboración que la fundación realiza con la Asociación Costa Fleming).

En agosto de este mismo año, la fundación anunció el inicio de un nuevo proyecto de salud sexual para acercar la sexualidad a las personas usuarias del centro. Una importante iniciativa que busca que se generen buenos tratos en relaciones de pareja desde una perspectiva de género y que implicaría, a su vez, el conocimiento del cuerpo. En palabras de la fundación “trabajamos con parejas existentes realizando reuniones de manera individual con cada una de las partes, analizando los problemas existentes en la relación”.

Después de conocer el trabajo de esta y otras fundaciones, tengo la esperanza de que somos capaces de abrir los ojos al mundo, a pesar de la sobreinformación, escuchar el sonido más pequeño, aunque el ruido ensordezca nuestro día a día, mirar a la cara, humanizar, y, por supuesto, también celebrar. La inclusión, el aprendizaje, el arte, la diversidad. La vida. Tengo la esperanza de que somos capaces de ponernos en la piel de quien no somos para hacer del mundo un lugar más amable.

Susana R. Sousa

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Anthropologies
bloganthropologies@gmail.com
Entrada anterior ¿HAY ALTERNATIVA?
Entrada siguiente La dictadura de los cánones de belleza

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.