El conflicto de Siria, ahora en su séptimo año, está cada vez más lejos de poder solucionarse. Lo que comenzó como un levantamiento pacifico contra el presidente Bashar al Assar en marzo de 2011, se ha convertido en una brutal y sangrienta guerra civil. Esto constituye un motivo de preocupación, ya que ha puesto a  diversas potencias mundiales en una tensa situación, donde su influencia podría determinar un control regional, por no hablar sus intereses en la región.

¿Qué paso en realidad en Siria en 2011?

De forma muy resumida podemos decir que en el país había un problema económico derivado de una sequía que comenzó en 2006, la peor en años. Esto derivó en una emigración de las gentes del campo hacia las ciudades, lo cual, conllevó una retirada de los subsidios al sector agrario mientras se liberalizaba la economía. Eso genero desigualdades, empobrecimiento del pueblo y problemas sociales. En el marco de esa tensión interna y con las primaveras árabes en marcha, la gente en Siria se animo a protestar.

¿Cómo terminaron unas protestas en una guerra civil?

Siria es un país multiconfesional, y aunque el presidente debe ser musulmán, por una concesión que hizo Siria a los musulmanes, el Estado no tiene religión. En este contexto, los Hermanos musulmanes canalizaron las protestas, que en un principio no tenían estructura política. A partir de aquí y con una minoría que quiere un estado confesional (es una aspiración permanente), las revueltas derivaron en una guerra civil.

Las estructuras de poder en Siria no son fuertes desde el punto de vista de la política interna. Es un país complejo y el poder está muy diluido; hay redes tribales, clanes familiares,… A través del conocimiento de ese poder, puedes saber que respaldo tienes. Al Assar no controla el poder, ni mucho menos, pero tampoco puede “dimitir”, porque en Siria ha muerto mucha gente defendiendo al Estado, cuya cabeza es él. Si diera una espantada habría más problemas.

                           

En este escenario de gentes, religiones, costumbres,… entran en escena diferentes países y organizaciones como son: Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, Irán, Turquía, Israel, la ONU, la Unión Europea,… con diferentes intereses por dar o no su apoyo al país, a su gobierno o a los rebeldes. Vamos a intentar ver cuáles son esos intereses y ver que están haciendo por dar una solución al conflicto.

                    

Organización de las Naciones Unidas (ONU)

                                   

A día de hoy, ninguna de las reuniones que ha mantenido el Consejo de seguridad de la ONU con diferentes países y organismos ha llegado a un acuerdo para poder dar una solución viable al conflicto sirio. Ni siquiera la última con respecto al ataque con armas químicas en Duma, por parte del gobierno sirio, ha conseguido que se llegue a un acuerdo. Muy al contrario, ha sido escenario de múltiples muestras de provocación bélica con la excusa de dicho conflicto.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha advertido de que “La Guerra Fría ha vuelto”, por las diferencias de las dos potencias mundiales (Estados Unidos y Rusia). Pero en realidad esto no es así. En la era de la Guerra Fría sabias quien era tu aliado y quien tu enemigo, pero como dicen los expertos, en estos momentos las alianzas entre países son muy efímeras y no sabes con quien vas a poder contar en un momento determinado.

                

La situación de Siria representa hoy la amenaza más seria contra la paz y la seguridad internacional. Pero ¿Tiene la ONU capacidad para hacer respetar sus propias resoluciones y sobre el control de las armas químicas?

Hay que recordar que en la ONU hay posibilidad de veto a las resoluciones del Consejo de Seguridad por parte de  cinco miembros permanentes del Consenso (China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos), como sucedió en el caso de Alepo. Ante lo sucedido en Guta Oriental, el Consejo de Seguridad de la ONU ha mostrado que no está bloqueado por el derecho a veto de al menos uno de sus cinco miembros permanente. No obstante la sombra del fracaso acecha más que nunca.

En la última reunión, el 24 de febrero, el Consejo estuvo unido por una vez ante una tragedia que ya ha causado el medio millón de muertes. O a si se ha creído después de haber aprobado por unanimidad una resolución que exigía el cese inmediato de las hostilidades y una tregua humanitaria de al menos 30 días. Pero tal resolución no ha sido aplicada y la ofensiva por parte del gobierno ha continuado indiscriminadamente en zonas habitadas.

Por lo tanto el asedio a Alepo y el ataque a Duma hace necesario debatir  sobre la no posibilidad del derecho a veto en el caso de atrocidades en masa.

La ONU no dispone de fuerzas armadas propiamente dichas y no tiene los medios de imponer la puesta en marcha de las resoluciones del Consejo. Unas sanciones, que para ser eficaces y llevarse a cabo, exigen decisiones e iniciativas de los Estados miembros. Por lo tanto, el culpar a las Naciones Unidas y apelar a su reforma carece de sentido alguno, porque el bloqueo no se sitúa a nivel del Secretario General o de la Asamblea General, y aún menos a nivel de las agencias que trabajan sobre el terreno, sino a nivel de de los miembros del Consejo.

Entonces, ¿qué respuesta puede darse desde la ONU a este conflicto o cualquier otro que pueda existir en un futuro?

Hoy se trata de imponer las decisiones del Consejo al tiempo que protagonistas claves (Rusia, Siria, Irán y Turquía) las rechazan. Ahora bien, diversos Estados parecen inhibidos por una retórica sobre las líneas rojas, cruzadas sin embargo, desde hace años. Por lo tanto, es la propia credibilidad del Consejo de Seguridad y sus miembros la que está en juego actualmente. Guta Oriental constituye un nuevo Alepo, objeto de reconquista con una violencia inaudita, marcada además por armas químicas. En efecto, está en juego tanto Guta, como en suelo europeo la responsabilidad del Consejo de Seguridad para garantizar el respeto de los acuerdos sobre las armas químicas. En 2013 Guta ya sufrió un ataque químico, y fue entonces cuando se creó la Inspección de la ONU sobre el empleo y de la Organización para la prohibición de las armas químicas (OIAC) que aún no existía y que confirmo el uso de estas en Guta.

Sin embargo, el empleo de armas químicas no ha cesado nunca en Siria, con 167 casos conocidos. Después de la creación de la ONU/OIAC en 2015, el régimen de Damasco ha sido identificado como responsable de varios casos constatados. Pero en 2017, la adopción de resoluciones del Consejo en el sentido de programar sanciones sobre la base de las conclusiones de la ONU/OIAC fracaso por el uso del veto. De hecho, a finales de ese mismo año, el mandato de esta instancia no fue renovado en razón del veto ruso. Ello ha dado a conocer a través del caso de Guta los últimos ataques químicos, en especial de cloro. Pero la desaparición del mecanismo ONU/OIAC  no permitirá a la ONU atribuir responsabilidades.

              

Un siglo después del primer conflicto mundial y de la utilización masiva de cloro y gas mostaza, estas armas han sido empleadas de nuevo por parte del régimen sirio, pesé a los compromisos adoptados bajo el mando de la ONU. Esto confirma el riesgo de que otros actores se hagan con ellos y los empleen.

Esta situación socava el mantenimiento del régimen internacional de no proliferación de armas químicas y de destrucción masiva. Dejar que se desquebraje supondría aceptar el debilitamiento de dicho régimen construido piedra a piedra a lo largo de años y que constituye la base de la arquitectura internacional de seguridad, además de ser uno de las principales conquistas del multilateralismo de la ONU. Es más, es responsabilidad del Consejo Nacional de la ONU no dejar que esta cuestión trivialice y que los responsables de estos crímenes queden impunes. Está en juego, no sólo el porvenir de las Naciones Unidas, sino también nuestro sistema de seguridad colectiva.

En mi opinión, y en vista de lo dicho anteriormente, habría que preguntarse, no sí la ONU sirve o no para poder dar respuesta a los conflictos existentes o que surjan en un futuro, sino, si no habría que cambiar su planteamiento a la hora de dar soluciones y su régimen interno de actuación, sobre todo en cuanto a los vetos y los países que los tienen.

Estados Unidos

Es claramente opuesto al régimen de Bashar al-Assad. Ha apoyado y entrenado a los rebeldes “moderados” con armamento y equipos,  aunque su apoyo es sobre todo financiero. También hay que decir que este apoyo se ha visto limitado por el temor a que las armas terminen en manos de grupos yihadistas.

Sus intereses están centrados en: cuestiones económicas, el terrorismo y la presencia rusa.

La cuestión más importante es la lucha contra el terrorismo. La inestabilidad en la región se señala como el motivo de la existencia de estos grupos y la presencia de intereses extranjeros alimenta su creación  y del Estado Islámico en concreto. A partir de 2014, Estados Unidos, junto con Reino Unido, Francia y otros países, realizaron incursiones aéreas contra el Estado Islámico en Siria, evitando atacar a las fuerzas del gobierno.

Durante su presidencia, Barak Obama se limitó a insistir en la renuncia de Al Assar. El actual mandatario estadounidense dio en cambio a entender en su campaña que la guerra de Siria no era una de sus prioridades, aunque el 6 de abril de 2017 sorprendió cuando ordenó un ataque contra las fuerzas de Al Assar, como respuesta a un ataque con armas químicas. Un año después con apoyo de los gobiernos británico y francés ha realizado otra operación aérea en respuesta a un nuevo ataque con armas químicas contra la población de Duma. La acción militar atacó supuestamente infraestructuras de armas químicas en Siria: centro de investigación, instalaciones de almacenamiento y puestos de comando.

Otro problema importante para los Estados Unidos es la presencia rusa. La importancia de contener la presencia de esta potencia en la región. Los ataques por parte de Rusia a objetivos opositores al régimen de Assad y la no presencia de Estados Unidos en el conflicto, estaría permitiendo que Rusia tome cartas sobre el resultado que venga tras la crisis en Siria

En cuanto al tema económico, aunque si es importante, Siria no es tan grande en términos de recursos como el que representaba Irak.

Rusia

Su papel es centenario y es una de las potencias mayormente involucradas política y militarmente. Es aliado de los Assad desde su llegada al poder en 1971. Tiene una base naval en Siria, y es el aliado más importante de dicho país. La campaña aérea en 2015 fue para estabilizar al gobierno sirio y fue clave para que el gobierno pasara a la ofensiva y recuperara buena parte del territorio perdido.

                    

Ha utilizado su veto en la ONU para frenar sanciones a Siria apoyando el régimen de Assad.

Sus razones más importantes son:

Tartus: es la base naval que posee en Siria. En realidad en un punto logístico para buques de la armada soviética en el tránsito hacia otros lugares ya que es la única entrada que tiene al mar Mediterráneo. Usada para reparación y abastecimiento principalmente. La caída del régimen podría en riesgo la estación militar y su intención de ampliarla. En realidad es una expresión de poder frente a Estados Unidos y otras potencias mundiales y regionales.

También estaría la base aérea de Hmeymir, en Latakia.

                     

Habría además un interés en apoyar a las fuerzas gubernamentales sirias e iraníes, así como a las milicias chiíes de Hezbollah, en sus ofensivas para recuperar el terreno perdido, sobre todo en las regiones occidentales. Para ello debe debilitar a los rebeldes “moderados” y no tan “moderados”, así como del Daesh y su equipo militar e infraestructura.

  • La lucha contra el terrorismo: Objetivo de ataques terrestres. El Estado Islámico se ha pronunciado como autor de diversos ataques en Rusia. Su presencia en el país ayuda a disminuir el peligro de radicalización y desestabilización en la región. Si se consolida el poder de estos grupos, sería una amenaza para los ciudadanos rusos, aunque no ha hecho un gran esfuerzo en su lucha contra el terrorismo.
  • Apoyo de la ciudadanía a Putin: la presencia en Siria hace a Rusia poderosa ante sus ciudadanos. En casa Putin se enfrenta en casa a varias crisis: ataque a los Derechos Humanos de varios grupos (LGBT y otros), inestabilidad económica, presuntos ataques a opositores, y su presencia en Siria aumenta su popularidad.

Por lo tanto, hay un interés por la preservación del régimen de Damasco o al menos, de un régimen afín y favorable a los intereses rusos actuales y futuros. Además, debe limitar posibles altercados por parte de países vecinos de Siria, como son Turquía e Israel y que no vayan en contra de sus intereses.

Turquía

Turquía ha auxiliado a los rebeldes anti-Assad desde el primer momento del conflicto. Según su presidente: es impensable que el pueblo sirio acepte a un dictador que ha llevado a la muerte a más de 350.000 personas.

Pero el verdadero interés de Turquía en la zona son los kurdos, pueblo con el que tiene abierto un conflicto desde hace años y al que considera un grupo terrorista y unos saqueadores. Los quiere fuera de sus fronteras y limitar sus movimientos.

El pueblo kurdo se ha posicionado a favor de las milicias rebeldes en Siria, sobre todo en Rojava, zona que se encuentra entre Siria e Iraq y que se expande en diferentes regiones del Medio Oriente.

En este punto los Estados Unidos ha dado apoyo a las milicias kurdo-sirias, entrenando a un ejército de 30.000 milicianos kurdos y apoyado al Partido Unión Democrática (PYD) y a las Unidades de Protección Popular (YPG).

                       

El presidente turco Recep Tayying Erdogan iniciÓ el pasado 20 de enero la ofensiva militar contra el Cantón de Afrin, área situada en la esquina noroccidental de Siria y controlada por las unidades de Protección Popular (YPG), milicia kurdo-siria a la que Ankara considera terrorista por sus lazos con el grupo armado kurdo-turco PKK . La operación que se llamo “Rama de Olivo” enardeció el sentir nacionalista y los ánimos guerreros de Turquía. Un mes después, combatientes leales al presidente Al Assar, se unieron a los combates en apoyo de sus compatriotas kurdos. Era la primera vez que grupos armados leales al régimen sirio se enfrentaban abiertamente a tropas turcas.

La Unión Europea

Hay intereses económicos en los países de la Unión Europea. La mayoría del dinero está concentrado en hidrocarburos y recursos mineros y en menor medida estarían el sector inmobiliario, de servicios, etc… Pero el mayor interés está  en la lucha contra el terrorismo. La defensa contra el ISIS es prioritaria sobre todo por parte de Francia y Reino Unido, países que han sido víctimas del ataque terrorista de esta organización. Aunque también hay que decir que el ataque aéreo de estos dos países junto con Estados Unidos ha sido más prudente que un ataque terrestre,  donde igual hubieran tenido menos efectividad o posibilidades de castigar al ISIS.

Israel

Es el gran adversario de Siria en la zona y aliado indiscutible de los Estados Unidos. Israel y Siria están en guerra desde 1973 por los Altos del Golan o  mejor dicho, desde la Guerra de los seis días en 1967 donde conquisto el territorio y lo mantuvo en la guerra de Yom Kipur en 1973 donde los mantuvo. Israel no tiene ninguna intención de perder esta zona ya que es la cabecera de las fuentes del río Jordán y tiene un problema grave de escasez hídrica. Además es un colchón estratégico importante para reaccionar en caso de ataque. Y aunque es una zona muy árida, todavía podría establecerse allí colonos.

En estos momentos hay un alto el fuego, pero no un acuerdo de paz.

Irán

Es también un aliado del gobierno sirio. Es la potencia mayormente involucrada financiara y militarmente. Ha gastado millones de dólares en fortalecer las fuerzas del gobierno de Al Assar aportando militares, armas, asesores, crédito y petróleo. Y además es un paso estratégico puesto que tiene acceso al Mediterráneo.

             

Su papel tiene orígenes religiosos, económicos y de influencia en la región. Representa un bloque importante de musulmanes prochiies. Su territorio es clave para Teheran para poder enviar armamento a Hezbolla en Líbano. Esto también conecta con otro tema delicado que es el conflicto con Israel, eterno aliado de Estados Unidos y lo que hace que el conflicto se haya convertido en una “guerra subsidiaria” entre rivales regionales.

Arabia Saudí

Apoya a los rebeldes financiándolos. Su gobierno es musulmán sunita en conflicto permanente con los chiíes, grupo al que pertenece Assad.

Hay rivalidad por el Golfo Pérsico. Se podría decir que hay una “guerra fría” evitando conflictos bélicos y utilizando la política para posicionarse. Su apoyo a los rebeldes es una respuesta a la alianza que Siria tiene con Irán. Si esta alianza se rompiese el gobierno iraní se vería en serios problemas para mantener su dominación en el golfo pérsico.

Habrá que estar atentos a lo que pasa también entre Irán y Arabia Saudí.

A tenor de todo esto, podemos decir que un factor clave, es el apoyo e intervención de estas potencias regionales y mundiales. Su apoyo financiero y político, tanto al gobierno como a la oposición ha contribuido a la intensificación y continuación de los enfrentamientos y convertido a Siria en un campo de batalla subsidiaria.

                       

En este organigrama hay más países y organizaciones de las que he hecho mención, pero he intentado dar una imagen global con los países que me parecen que tienen un papel más relevante en la situación de Siria.

Se acusa a potencias regionales de fomentar el sectarismo en lo que era un estado ampliamente secular. Las divisiones entre la mayoría sunita y los chiitas alauitas han provocado que ambas partes cometan atrocidades que han causado enormes pérdidas de vidas, destruido comunidades, fortalecido posiciones y reducido la esperanza de lograr una solución política. Además, la escalada de los grupos yihadistas, como el Estado Islámico, ha añadido otra dimensión al conflicto.

Bachar al Assar ha sido el niño mimado de Europa en los últimos años, al igual que lo fue Sadan Hussein y al igual que este último, ahora está masacrando a su pueblo. El problema está en que parece ser el único, según los expertos, que tiene la capacidad militar para detener al ISIS y habrá que ver cómo actúa la comunidad internacional en este asusto. Después tendrá que pagar las atrocidades cometidas contra su pueblo.

Desde marzo de 2011  y marzo de 2018 han muerto más de medio millón de personas, pero estas cifras pueden aumentar dependiendo de ciertos lugares del país donde es más complicado el acceso. Además el conflicto ha provocado la huida de más de cinco millones de personas según el ACNUR, uno de los mayores éxodos en la historia reciente.

                  

Siria es multiétnica, multiconfesional, es un conflicto poliédrico con múltiples aristas. Tiene 8.000 años de historia y la combinación de todos estos elementos no ha dado nada bueno. Se ha simplificado mucho el conflicto De hecho hay que recordar que hay un enfrentamiento entre sunies y chiíes, que complica mucho la resolución de la guerra en Siria. La propaganda es un arma de guerra y se ha intentado deliberadamente desinformar a la población.

En estos momentos la situación es algo mejor que hace dos años. Llegaron a estar abiertos catorce frentes, ahora hay entre dos y tres. Todavía queda mucho sufrimiento, pese a que muchas zonas se van “normalizando”. La Unión Europea y las Naciones Unidas no terminan de encontrar una solución, ya que ninguno de los actores implicados va a dar su brazo a torcer. Las acciones bélicas que se lleven a cabo, tienen que llevar a  las partes implicadas a una  mesa de negociación, donde se alcance un acuerdo de paz duradero y sobre todo terminar con el desastre humanitario en Siria y países del alrededor como Irak.

El país va camino de convertirse en otra guerra de los Balcanes u otra Ruanda, conflictos donde el resto del mundo miro hacia otro lado, convirtiéndose al final en un genocidio que se llevo por delante a poblaciones enteras, dejando una profunda huella en dichos países.

Amaia Castresana Palma 

Referencias

www.youtube.com/watch?y=ufOwlUaBO0Y

www.heraldo.es/noticias/ocio-cultura/2018/03/17/pablo-sapag-si-assad-diera-una-espantada-siria-habria-mas-problemas-1230535-1361024.html

revistas.ucm.es/index.php/RUN/article/view/49602

www.20minutos.es/noticia/3314048/ataque-siria-reaccion-paises

www.wikipedia.org/…/Anexo:reacciones_internacionales_a_la_guerra-civil_siria

es.euronews.com>Asuntos europeos> Europa

www.eacnur.org

www.youtube.com/watch?y=RIU1a8WFL9l

www.youtube.com/watch?y=XldNrt8Ke8O

www.lasexta.com/programas/el-intermedio/gonzo/ramon-lobo-sobre-el-bombardeo-a-siria-la-politica-internacional-es-igual-de-teatrera-que-de-espana-pero-con-misiles.201804165ad500bc0cf25b242626690.html

www.un.org/es/about-un/

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

1 thought on “Siria: los actores internacionales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: