…Cuando las matanzas se detengan, la sangre se seque y los sirios traten de construir algo desde los escombros, necesitarán símbolos…” (Tom Holland, historiador)

Sin desmerecer las numerosas pérdidas humanas y materiales que ha provocado y está provocando la Guerra de Siria, en este artículo se va a analizar otro de los grandes problemas que está causando dicho conflicto. La destrucción indiscriminada del patrimonio histórico y cultural sirio desde el 2011.

Para muchos, esta cuestión podrá ser algo secundario en medio de una situación tan grave. Pero en realidad no es así, de hecho, deberíamos plantearnos una pregunta que es clave para entender gran parte de esta problemática ¿Por qué cuándo se conquista una zona, una de las primeras cosas que se hace es destruir y saquear el patrimonio?

La Comunidad internacional ante la destrucción

Si nos remontamos al siglo XIX y principios del XX, tenemos que en 1884 y 1907 se crearon: La Conferencia de Bruselas y de La Haya. Los primeros pasos para luchar contra la destrucción del patrimonio en conflictos bélicos y en llevar a cabo las primeras medidas de protección durante las dos guerras mundiales.

A día de hoy, es la UNESCO la que se encarga de proteger y realizar el registro de monumentos dañados, en peligro o destruidos. Sin embargo, de poco ha servido su labor, pues tenemos numerosos ejemplos de aniquilación del patrimonio: La Catedral de Coventry (U.K, bomba alemana en1940, II G.M.), Los budas de Bāmiyān (Afganistán, en 2001 por los talibanes), Tumbuctú (República de Malí, en 2012-2013 por Al-Qaeda), Nínive o Nimrud (Irak, en 2016 por el ISIS)…

Y, sin duda, Siria es uno de los casos más alarmantes actualmente. Ante el cual, la UNESCO hacía el siguiente llamamiento en 2014 en una declaración conjunta de Ban Ki-Moon, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, y Lakhdar Brahimi, representante especial conjunto de la Organización de las Naciones Unidas y de la Liga de Estados Árabes para Siria. En esta se pedía:

  • Pedimos a todas las partes que pongan fin de inmediato a toda destrucción del patrimonio sirio y preserven el rico mosaico social de Siria y su patrimonio cultural protegiendo sus sitios del patrimonio mundial, de conformidad con la resolución 2139 (2014) adoptada por el Consejo de Seguridad el 22 de febrero de 2014.
  •  Condenamos el uso de sitios culturales para fines militares y pedimos a todas las partes en conflicto que respeten las obligaciones que derivan del derecho internacional, en particular de la Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado, firmada en La Haya en 1954 y del derecho internacional humanitario consuetudinario.
  •  Pedimos a todos los países y grupos profesionales relacionados con los sistemas de aduanas y con el comercio y mercado del arte, así como a las personas individuales y a los turistas que desconfíen de los objetos de arte sirios –pues pueden proceder de robos– que verifiquen el origen de los bienes culturales, puesto que pueden haber sido importados, exportados o puestos en venta de manera ilegal, y que adhieran a los principios de la Convención de la UNESCO sobre el tráfico ilícito de bienes culturales, adoptada en 1970.

Por otro lado, en 2016 la UNESCO celebró la reunión “Movilización de la comunidad internacional para la salvaguardia del patrimonio cultural sirio”[1], en la que se analizó el panorama sirio, se debatió la idea de pedir a la ONU que realizase una resolución que facilitase la restitución de objetos extraídos ilegalmente, pidieron el inicio de la desmilitarización de la ocupación de sitios culturales, se discutieron medidas para concienciar a los funcionarios de aduanas y evitar la salida de objetos, proponer una mayor cobertura en los medios de comunicación y el anuncio de la creación del Observatorio para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Sirio. Cuya principal función sería reunir la mayor información posible sobre el estado del patrimonio, combatir el saqueo, crear una plataforma virtual para intercambiar información sobre los bienes (elaborar listas de los enclaves más dañados) y promover la concienciación a través de las redes sociales.

Pese a estas medidas tardías, la destrucción sistemática y masiva no se ha conseguido frenar porque no han tenido una verdadera aplicación, porque no existe una contabilidad precisa de los daños (no hay un listado real de todos los daños). Es decir, que en la actualidad no se sabe al 100% la envergadura del daño.

Ante esta situación, las estimaciones realizadas por Am al-Azm (arqueólogo y Exdirector de los Laboratorios de Conservación del Departamento General de Antigüedades y Museos de Siria) son realmente esclarecedoras:

“…Un solo saqueador en 2015 entre enero y mayo, pudo mover hasta 80 piezas (…) Desde hace cinco años, pieza a pieza, la historia siria se vende en mercados pequeños y en transacciones privadas en Jordania, Turquía y Líbano. En una tienda jordana estaban a la venta el año pasado vasijas y vasos de la era de bronce y de hierro y una estatua romana en mármol…”

En lo que respecta a las medidas aplicadas por la misma Siria, sobre todo se han orientado a proteger las piezas de los museos. Muchas de las antigüedades de los museos se han trasladado a lugares seguros (tras ser catalogadas y empaquetadas), pero otras tantas han sido saqueadas y destinadas al mercado negro.

¿Qué implica la destrucción?

La destrucción del rico patrimonio sirio, se fundamenta en la idea de que para el Daesh (Estado Islámico) toda pieza que no pertenezca a su idea de Islam[2] debe ser destruida por representar herejía.[3] Pero evidentemente, detrás de esta base ideológica hay otros motivos: provocar al resto del mundo y reafirmar su poder a través de la destrucción (de ahí los vídeos que ellos mismo publican), mermar psicológicamente a la población (generar frustración) y lo más importante, acabar con el futuro a través del pasado. Destruir una memoria y una identidad para el futuro, romper una cohesión provocando el sentimiento de desarraigo. Porque nuestra historia es la que, en parte, nos configura como grupo y la que fundamenta nuestra identidad.

Así lo explicaba Irina Bokova (Directora General de la UNESCO) en 2013: “…La destrucción de un patrimonio tan valioso atenta gravemente a la identidad y a la historia del pueblo sirio y de la humanidad entera, ya que daña los fundamentos de la sociedad de una manera que prevalecerá durante muchos años…”

Una historia destruida: las zonas más afectadas

Desde el 2011 Daesh y el gobierno de Bashar al-Asad están acabando con el patrimonio sirio a través de bombas de barril, buldóceres, mazos, picos…O simplemente a través del saqueo, mediante excavaciones clandestinas (unas 3750 aproximadamente) para su posterior venta en el mercado negro.

El proceso que se suele seguir en el saqueo, es el siguiente: un traficante encarga a un saqueador (por lo general gente sin recursos) piezas, éste roba la pieza y la vende por una cantidad mínima. A partir de ese momento la empieza a circular de traficante en traficante, hasta que llega a un comprador que paga una mayor cantidad por la pieza. La cual, finalmente, ya puede encontrarse fuera del país y con su procedencia original falsificada. Y, por otro lado, el dinero pagado se invierte en la compra de armas y en seguir costeando la guerra[4].

En lo que respecta a los sitios más afectados tenemos innumerables casos, pero aquí vamos a tratar algunos de los más graves por su importancia en la historia de Siria:

Bosra, (S.II- XI, P.H. 1980)

La ciudad y el sitio arqueológico de Bosra está formado por ruinas nabateas, romanas iglesias bizantinas y mezquitas. Abarcando en su conjunto un amplio periodo histórico de la historia de Siria y de la humanidad, desde el S.II hasta el S.XI aproximadamente.

Durante la guerra, este enclave se convirtió en zona de batalla entre ambos bandos. El ejército de Basad al-Asad lanzó varias bombas desde helicópteros y varios obús. El resultado fue destrucción parcial del Palacio de Trajano, el Templo romano de Kalybé, la Catedral de San Sergio, la Mezquita de Omar, la Mezquita Mebrak al Naqah… Además de estar sometida a diversas excavaciones clandestinas por parte de los rebeldes, que son los que controlan la zona.

Palmira, (S.I-II, P.H. 1980)

Fue una de las ciudades más importantes del Imperio Romano de Oriente y la capital de la mítica Zenobia. Dentro de este yacimiento destacan entre otras ruinas: el imponente teatro romano, el Templo de Bel o el Arco del Triunfo.

Palmira es uno de los núcleos que más está sufriendo la Guerra de Siria:

  • Entre 2015-2016 fue ocupada por el Daesh: cuando entraron a la ciudad ejecutaron a varias personas en el teatro romano. Entre ese grupo, se encontraba el ex-director del yacimiento de Palmira, Khaled Asaad. Posteriormente, detonaron los Templos de Baalshamin y el de Bel.
  • Entre marzo de 2016 y marzo del 2017: la ciudad fue cambiando de bando, lo que conllevó numerosos combates que fueron deteriorando la ciudad.
  • Desde marzo de 2017 el gobierno reconquisto Palmira con la ayuda de Rusia, pero el Daesh en su huída destrozo parte del yacimiento, como por ejemplo el templo romano.

El Crac de los Caballeros, (S.XII-XIII, P.H. 2006)

Se trata de una de las fortalezas más importantes de las cruzadas, que fue sede de la Orden de San Juan de Jerusalén. Era una de las mejor conservadas del mundo hasta que en los años 2012-2013, se convirtió en zona de combates (ataques con morteros, cohetes…).Dejando parte de su muralla e interior muy dañados. A ello se suma que desde el 2013, los rebeldes lo usan como base militar, de ahí que este siendo sometida a numerosos bombardeos por parte del ejército del gobierno.

Damasco (P.H.1979) y Alepo (P.H. 1986)

Las dos ciudades más importantes de Siria, están sufriendo continuos ataques desde que comenzó la guerra. En el caso de Damasco el barrio otomano y los museos han sido los más afectados. Por otra parte, en Alepo han sido dañados su ciudadela y el zoco (S.XVI), la Gran Mezquita Omeya (S.X) o la Catedral armenia de los 40 mártires (S.XV).

Los pueblos antiguos del norte de Siria, (S.I-VII, P.H.2011)

Se trata de una amplia zona que va desde Alepo a Idlib (noreste de Siria) y que contiene alrededor de 700 asentamientos y yacimientos. Entre los que se encuentran importantes núcleos, como: Ebla, Mari, Apamea, Barad, el pueblo Sugane, el asentamiento de Kimar, el Castillo de Kaleta, la Iglesia de Fafertin…

Debido a su gran riqueza arqueológica esta es la zona que está siendo más castigada por excavaciones clandestinas. Así como, diversos bombardeos que han dejado toda esta área desierta.

En definitiva, tras este análisis de la actual situación del patrimonio sirio, podemos contestar a la cuestión que se planteaba al comienzo de este artículo, ¿Por qué cuándo se conquista una zona, una de las primeras cosas que se hace es destruir y saquear el patrimonio? Fundamentalmente, todo se debe a los intereses de guerra de unos y de otros: dinero para seguir manteniendo la guerra, destrucción de una identidad, guerra psicológica…

Pero, lo verdaderamente grave de este panorama es que nadie sabe cuál es la realidad. Solo conocemos una mínima parte y seremos realmente conscientes cuando la guerra termine y se pueda acceder a las zonas más dañadas, para poder realizar estimaciones.

Rocío Rivas Martínez

Referencias

Portada: Mezquita Omeya de Alepo, https://actualidad.rt.com/actualidad/194759-siria-fotos-antes-despues-guerra

Foto 1: Los budas de Bāmiyān en 1976 y 2006 .Afganistán, 2001. Destruido por los talibanes. Wikipedia.

Foto 2: El antes y el después del Templo de Bel, en Palmira. Google maps.

Foto 3: El antes y el después del Templo de Bel, Palmira. Gettyimages.es

Foto 4: Bombardeo en el Crac de los Caballeros. Wikipedia

Foto 5: Ciudad vieja de Damasco, https://actualidad.rt.com/actualidad/202127-patrimonio-cultural-unesco-siria

http://www.unesco.org/new/es/media-services/in-focus-articles/the-destruction-of-syrias-cultural-heritage-must-stop/

https://es.unesco.org/news/unesco-crear%C3%A1-observatorio-salvaguardia-del-patrimonio-cultural-sirio

https://www.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/artes-general/la-unesco-creara-un-observatorio-para-proteger-el-patrimonio-cultural-sirio_m3VARcr9sHs2oyTVcsv0Y3/

https://www.washingtonpost.com/opinions/islamic-state-sells-blood-antiquities-from-iraq-and-syria-to-raise-money/2014/09/14/49663c98-3a7e-11e4-9c9f-ebb47272e40e_story.html?noredirect=on&utm_term=.91e8d4d1bccb

https://www.elespectador.com/noticias/elmundo/se-roban-historia-siria-articulo-621670

https://elpais.com/internacional/2015/06/17/actualidad/1434539888_839783.html

http://www.politicaexterior.com/articulos/afkar-ideas/siria-la-destruccion-sistematica-del-patrimonio/

[1] 120 expertos de 22 países se reunieron para intercambiar información, definir políticas y mejorar la cooperación internacional durante el conflicto y después de él.

[2] Los ataques están afectando a la cultura siria en todos sus estratos: precristiano, cristiano e islámico.

[3] Javier Martín en “Estado Islámico. Geopolítica del caos.

[4] En otros casos son los mismos grupos armados los que saquean las piezas directamente.

es.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

2 thoughts on “Siria: el robo de su historia a través de la destrucción del patrimonio

  1. Esto es propaganda de guerra. Vergüenza de artículo. ¿Cómo que el GOBIERNO SIRIO está también acabando con el patrimonio sirio”? Repugnante calumnia sin base alguna, y acompañada eso si de clamorosas omisiones.

    Con lo único que está acabando el gobierno sirio es con la rebelión wahabista apoyada desde el exterior. El gobierno sirio está defendiendo a los sirios (y su patrimonio) de los islamistas wahabistas (de los que el ISIS es solo su rama más extrema). ¿Que tira bombas? Si queréis, que tiren ramos de flores y estampitas.

    Por lo demás

    ► Bosra fue tomado por “rebeldes” yihadistas, de la mano de al-Nusra (al-Qaeda).
    ► El Crak de los Caballeros, fue tomado y ocupado por “rebeldes” yihadistas.
    https://www.meneame.net/story/muestran-primera-vez-interior-crac-caballeros-tras-captura/best-comments
    https://www.youtube.com/watch?v=ZXaVD5dITRI

    ¿Que hay de los “rebeldes moderados” cortacuellos y sus amigos de al-Qaeda dinamitando barrios enteros y traficando con reliquias?
    ¿Que hay de los turcos destruyendo el templo hitita de 3.000 años de antigüedad en Afrin?
    ¿Que hay de la coalición “anti-ISIS” reduciendo Raqqa a escombros y permitiendo al ISIS paso franco por el desierto para tomar y retomar Palmira?
    ¿Que es eso de las “bombas de barril”? ¿Armas de ejercitos pobres? ¿Que no son tan inteligentes como los bombazos de la coalición, los HELL CANNONS “rebeldes” o los misiles TOW regalados a miles a wahabistas “moderados” como los cortacuellos de al-Zinki?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: