0 0
Read Time:11 Minute, 54 Second

El momento idóneo y el destino

No vale cualquier momento para aventurarse con bastantes kilos de hachís encima de una planeadora de goma[1]. Elegir el momento para alcanzar el destino final de la travesía, es cuestión de una organización[2] que se lleva a cabo desde la otra orilla. Para ello, se establecen puntos de vigilancia con personas colaboradoras con los narcotraficantes, que controlan el paso de vigilancia de los vehículos policiales por tierra, además del helicóptero con base en una de las zonas del Campo de Gibraltar, y que cuyos colaboradores[3] dan aviso a otros cabezas de la organización para informarle si el “pájaro[4]” está en tierra o en el aire.  Cuando se establece el momento oportuno de emprender la travesía marítima de escasos minutos, si no hay complicaciones, se da la respectiva señal y empiezan los motores a poner rumbo a las coordenadas fijadas (por ejemplo: 36º 01′ N, 5º 36′ O). Tampoco importa si es de noche o de día[5], pero preferiblemente la noche oscura suele tener más ventajas, como ser menos visto durante la travesía y, porque una vez en tierra, si los narcotraficantes tienen que salir corriendo, es más fácil perderse por el regazo de la noche que a plena luz del día, o esconderse entre la maleza hasta que las fuerzas policiales desistan su búsqueda; estas artimañas les da cierta ventaja para que los narcos pueden escapar y no ser detenidos.

La travesía de pocos minutos de duración, termina cuando la embarcación toca tierra y la colla[6] del jefe de la banda del narcotráfico, descargan los 50 ó 100 fardos en cuestión de escasos minutos y lo vuelven a cargar rápidamente en vehículos 4×4, que salen de la playa a marcha forzada con destino a las viviendas cercanas a la playa o zona costera, donde la mercancía es almacenada hasta su distribución[7] nacional e internacional.

La duración desde que sale la embarcación de Marruecos hasta las costas más cercanas españolas, dependerá del lugar[8] exacto donde haya que descargar la mercancía, y por supuesto, no valdrá cualquier sitio; cada banda u organización tiene su propia zona de desembarco, su propio personal de confianza en tierra, y sus propios conductores, guiaran los vehículos 4×4 hasta el destino más cercano y a escasos metros o kilómetros desde donde se produce el desembarco de la mercancía; normalmente no se lleva a cabo el transporte terrestre hasta su destino final de otras poblaciones, sino que durante días podría quedar escondida en parcelas, garajes, viviendas, etc., esperando su distribución. Aunque cabe la posibilidad de que sea el propio comprador quien se desplace desde su lugar de origen a recoger parte de su mercancía. Pero lo normal es que sea el propio vendedor quien haga entrega de la mercancía hasta su destino final. Todo dependerá del precio final del producto, del trato entre transportista y comprador, y de la confianza que el comprador tenga con el transportista y/o distribuidor que se encarga de comprar en Marruecos un producto cuya calidad  y relacionado con su precio acordado, será puesto en la calle y vendido por pequeñas comerciantes en pequeñas posturas de varios tamaños, como por ejemplo en función de su peso.

Pero también durante la travesía los narcotraficantes pueden verse sorprendido por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que realizan la vigilancia del Estrecho de Gibraltar en embarcaciones y/o helicópteros, además de vehículos especiales por tierra que son los que finalmente le dan el alcance y consiguen incautar la mercancía y detener a los transportistas del narcotráfico. Para ello, la coordinación de los efectivos policiales de los servicios de mar, aire y tierra son muy importantes para abortar operaciones contra el tráfico ilícito de sustancias que dañan seriamente la salud pública. Existen cuantiosas operaciones antidroga que han dado su fruto gracias a la profesionalidad de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que cada día y noche frustran[9] intentos de transportes y descarga de fardos de droga en las costas españolas. La mayoría de las operaciones son interceptadas en alta mar, donde los narcotraficantes se deshacen de los fardos para llegar a tierra, y aunque sean detenidos por las fuerzas policiales, intentaran demostrar que el caso omiso a los Agentes de la Autoridad, se debía a motivos administrativos, como no estar en posesión de la licencia, de documentos de la embarcación, etc., porque saben que ante la justicia, el no llevar la documentación es motivo de infracción o delito leve ante la desobediencia a los mandatos de la Autoridad competente. En cambio, si los narcos son detenidos por un presunto delito contra la salud pública[10], sabrían que la pena privativa de libertad sería mucho peor. Aunque ante estos casos, muchos transportistas narcotraficantes preferirían ser capturados por este último motivo, que tener rendirle cuentas a la organización, quienes podrían ponerle un precio muy alto a la pérdida del producto ilícito, y a la propia vida del transportista, o en cualquier otro caso, a la de su propia familia, quienes podrían pagar las consecuencias de la pérdida del producto y su deuda; de ahí que se produzcan crímenes silenciosos, secuestros exprés, etc., a consecuencia de ajustes de cuenta entre jefes de bandas y miembros de su organización.

La cuestión de todo esto, es que una vez que un sujeto se presta para este tipo de organizaciones y decide introducirse en este mundo del contrabando de drogas, es muy difícil que pueda zanjar sus deudas y abandonar el narcotráfico, además de ese estilo de vida peculiar que los hace ser diferente con su vestimenta, vehículos y otro tipo de lujos. Pues el dinero rápido suele ser goloso[11] a corto plazo y continuo, ya que se puede ganar una cifra curiosa en cada operación que se lleva a cabo, y la adquisición de artículos de lujos como vehículos de alta gama, motocicletas, etc., suele ser el motivo de seguir trabajando para las mafias, y que cuando un miembro de la banda quiera ponerle fin, quizás sea demasiado tarde antes de pasar un tiempo en la cárcel.

En caso de persecución por agua, y de que los narcotraficantes se deshagan de la mercancía mientras son perseguidos por las fuerzas policiales, este motivo no será suficiente para que salgan impunes, ya que una grabación en vídeo podría tener valor probatorio para demostrar que la persecución y la detención de los narcos se estaba llevando a cabo por motivos de contrabando. Claro, siempre está la defensa de los narcos que exigirán ante el juez las pruebas suficientes que demuestren a las fuerzas policiales actuantes, que la sustancia que se transportaba y que contenía en su interior esos supuestos fardos de hachís que los narcos arrojaron por la borda a las profundas del Estrecho de Gibraltar, era droga y no otra cosa (ver Sentencia Audiencia Nacional 2/2012 de 19 de enero)[12].

En este caso, y para revestir las pruebas testimoniales de las fuerzas policiales ante sus manifestaciones en las diligencias judiciales, éstos suelen marcar las coordenadas exactas del lugar donde la mercancía ha sido fondeada por los narcos, para después desplegar un equipo de miembros subacuáticos y rescatar los posibles bultos que los narcos arrojaron, y así poder analizar la sustancia ilícita que contenía dichos paquetes. Trabajo que a veces no resulta fácil de hallar en unas aguas tan profundas y de corrientes peligrosas, como es el Estrecho de Gibraltar.

Andrés LópezJuan G. Rodríguez

Referencias

Imágenes: José Luis Sánchez Hachero (Cádiz). Autor del blog Los mundos de Hachero

http://losmundosdehachero.blogspot.com.es/2014/02/viaje-al-estrecho-de-gibraltar-ii-hijos.html

[1] En el argot del mundo del narcotráfico, la goma hace referencia a la embarcación, que por su diseño neumática hinchada, y con casco rígida, hace que sea el vehículo de transporte marítimo idónea para calar en la playa, entrar por ríos y tener otras ventajas debido a sus características técnicas.

[2] La organización no sólo es un jefe y unos trabajadores, sino que además de la organización, están las familias, vecinos, amigos, etc., y otras personalidades influyentes del mundo de la políticas y empresarial, que han visto en este contexto una forma de estar cerca del poder, y así pasar desapercibido para blanquear el dinero negro que se obtiene del narcotráfico. Además, la organización la forma también los clientes que después serán los que vendan en pequeñas trozos el hachís, los consumidores primarios y secundarios, y entre otros, aquellos que de alguna manera hayan o favorezcan este tipo de actividad ilícita, incluido los que por su condición de funcionario, participen y se corrompan.

[3] Estos colaboradores necesarios (tipificado como delito en el Código Penal) para que se lleve a cabo la operación,  aguardan durante las horas de la tarde y noche en las inmediaciones de la base aérea para dar aviso al resto de la organización sobre el movimiento del helicóptero. En la mayoría de las ocasiones, son identificados por la policía al detectar su presencia en vehículos durante mucho tiempo tras matorrales y repitiendo la misma “vigilancia” durante varias noches.

[4] En el argot del mundo del narcotraficante, el pájaro es al aparato mecánico que vuelo, haciendo referencia al helicóptero. No se suele llamar a las cosas por su nombre, por ejemplo, al hachís se le llama tarta, pastel, chocolate, etc. De esta manera, a oídos de  terceras personas ajenas a la organización, se cree que podrían confundirla y no saber de que están hablando éstos.

[5] Se ha llevado a cabo a plena de luz de día y con la playa llena de gente, desembarcos y descarga de drogas. Sin importarle hacer la descarga delante de niños, adultos, etc., e incluso a cara descubierta, como si se tratara de hacer un castillo de arena y un grupo de hombres transportara arena. Los todoterrenos llegaban hasta casi la misma orilla, lo que ponían en peligro la vida de los bañistas que durante los meses estivales frecuentan las zonas costeras de las playas para pasar el rato aprovechando las horas de sol.

Ver noticias relacionadas con este tipo de actuación:

http://www.elmundo.es/andalucia/2015/06/22/5587e2f8268e3e5e708b4573.html

https://actualidad.rt.com/actualidad/178350-video-narcotraficantes-descargan-droga-playa-espana

[6] En el argot del mundo del narcotráfico, la colla hace referencia al grupo de narcotraficantes que le trabaja al jefe de la banda u organización. La colla puede estar formada por muchos integrantes, como pueden ser los que están de punto manteniendo el control del paso de las fuerzas actuantes por las zonas donde se llevará a cabo la operación, también quienes participan directamente en la descarga de los fardos de hachís, quienes se encargan de robar los vehículos todoterrenos para el transporte de esta pesada mercancía, y finalmente quienes indirectamente se aprovechan de alguna forma de que el producto sea introducido, almacenado y distribuido por el territorio geográfico.

[7] La distribución es cosa del cliente, que normalmente quiere conocer a su proveedor en España y probar el producto que va a compra. En este tipo de compra y venta, donde hay dinero negro en juego, todo tiene que estar fijado y la desconfianza es normal. Ya que en caso de estafa, la parte compradora no podrá reclamarle al vendedor que trae la droga de Marruecos, o como se suele decir, del que baja al moro. Aunque se ha dado el caso de que compradores han denunciado a sus vendedores ante las Comisarias policiales, este tipo de denuncias se lleva a cabo desde otra perspectiva más singular que cualquier otra denuncia legalmente establecida.

[8] Cada banda u organización tiene su zona de trabajo. Por ejemplo, la zona de La Línea de la Concepción que está divida geográficamente por dos playas que son separadas por Gibraltar, la playa del Levante, que colinda con la barriada de la Atunara y la playa del Poniente, que colinda la carretera del Paseo Marítimo. Pues bien, la zona de la Atunara que comprende desde la playa conocida del Suvenir (por una tienda que siempre ha estado allí), pegada a Gibraltar y hasta la Alcaidesa, comprende subsectores que cada organización utiliza para la descarga de su mercancía ilícita. En este tramo de costa, está la zona del Castillito (rotonda que alberga una depuradora y que está construida en forma de castillo), la zona del Tomillero (nombre que recibe por un restaurante cercano y que nada que ver con este mundo), la zona de la iglesia de la Virgen del Carmen (punto de viviendas que por su edificación no permite la entrada de vehículos y sus calles son estrechas formando callejones laberinticos) y así hasta la zona de la Torre, cuya playa conocida como sobrevela, colinda con grandes espacios de terrenos de huertas y viviendas construidas de forma ilegal en parcelas espaciosas, también conocida la zona como el Zabal bajo; por su cercanía al mar. Pues cada zona se podría decir que tiene lugar el trabajo de cada una de las muchas organizaciones dedicadas al narcotráfico.

[9] Ver vídeo de una operación policial sorprendiendo a unos narcos en una playa gaditana:

http://www.20minutos.es/noticia/1668919/0/sanlucar/hachis-droga/vigilancia-aduanera/

[10] El delito de tráfico de drogas y el narcotráfico se encuentra tipificado en el artículo 368 del Código Penal español, que establece: Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.

[11] El poder del dinero te hace salir de tu esfera rutinaria y a veces incluso te da poder. Ver noticia sobre un narcotraficante que fotografío con personalidades del mundo del futbol profesional:

 http://www.elmundo.es/cronica/2015/06/14/557bf77922601dbe408b4570.html

[12] Enlace a la Sentencia: http://portaljuridico.lexnova.es/jurisprudencia/JURIDICO/114734/sentencia-an-2-2012-de-19-de-enero-trafico-de-drogas-sustancias-que-causan-grave-dano-a-la-salu

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
   Send article as PDF   
anthropologies

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.