Corría 2011 cuando creímos que podíamos cambiar el maquillaje a la realidad que estábamos viviendo. Se empezó en el mundo árabe con su primavera para dar el salto a Madrid con el 15M y cruzar el charco hasta Wall Street.
Con la perspectiva de los ocho años pasados, aquello que pudo surgir se ha ido pareciendo cada vez más a aquello contra lo que nos levantamos y así surgen de nuevo movimientos en Ecuador, Chile, Cataluña… con unos enemigos que parecen primos hermanos de aquellos: FMI, centralismo… Si esto es resaca de aquello que fue habría que ponerlo, como poco, bajo el prisma de la duda. Pero sí que podemos afirmar que hay una diferencia sustancial en su carácter: el modus operandi.
Mientras se tomó la plaza para debatir y poner en solfa una serie de reivindicaciones ahora la tele nos muestra que se hace para quemar contenedores. Mientras que en aquella se nos pedía la vía democrática ahora se aprueba el toque de queda.
No sé que ha cambiado, si el modo en el que lo tratan los medios de comunicación, si los «malos» ya se saben la jugada o quienes son «ellos» y «nosotros».
Feliz martes
   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.