1 0
Read Time:2 Minute, 1 Second

Trabajar en Centros de Protección de Menores, me ha hecho analizar los mecanismos por los cuales un menor (cualquier menor, independientemente de su procedencia social o nacional) adquiere las competencias necesarias para poder desarrollarse activamente en la sociedad una vez cumplida su mayoría de edad. Y si lo piensan bien, es lo mismo que hacemos (o debemos hacer) con nuestros hijos.

Analizando las distintas herramientas que utilizamos para poder ofrecer a nuestros usuarios la ayuda que necesitan, llego a la conclusión que todo el mecanismo educativo está fundamentado en una sobria estructura.

Del mismo modo que una construcción no se derrumba porque está sujeto a las normas de la física, o podemos escribir un texto siguiendo unas normas gramaticales, debemos sostener nuestro trabajo con unos fuertes pilares estructurales apoyados en ciertas normas indispensables.

Al igual que cuando vemos un edificio no observamos los muros de carga y los pilares maestros que lo sustentan, o cuando escribimos o hablamos no nos paramos a pensar si el adjetivo va antes o después del nombre, la estructura en educación, una vez se ha interiorizado, pasa desapercibida y a partir de ahí puedes “construir” unos hábitos adecuados.

Las normas educativas, deben ir asociadas a la responsabilidad de los propios menores, que, dependiendo de su edad, deben asumir hasta interiorizarlas.

Valga como ejemplo, el hecho de hacer la cama y recoger su habitación. Una habitación de un adolescente es el reflejo de su forma de ser, una habitación desordenada es imagen de una personalidad desordenada.

Nosotros, como educadores debemos, en primer lugar, enseñarles a hacerlo, después comprobar que lo hacen por sí mismos y corregir los errores que puedan cometer, y por último, sancionar con alguna medida educativa al que no lo haga.

La estructura está inmersa en todos los ámbitos de la sociedad; guardamos nuestro turno en el supermercado, permanecemos en silencio en un cine, esperamos cuando el semáforo está en rojo y cruzamos cuando está en verde. Sin embargo ninguno nos preguntamos porque debemos de hacerlo, la respuesta es porque hemos interiorizado las estructuras sociales.

Trabajar con personalidades en construcción, donde, por distintos motivos, las estructuras con las que regimos nuestra convivencia en sociedad no han sido interiorizadas, es un enorme reto. Sin duda un reto que merece la pena afrontar

“La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”

Paulo Freire

Manuel Carmona Curtido

Manuel Carmona

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
   Send article as PDF   
anthropologies

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.