Ya nos avisó Aristóteles

Desde que el ser humano abandonara el estatus de cazador-recolector y se estableciera en campamentos sedentarios ha buscado la mejor forma de organizarse

“Grandes lindezas de grandes hombres”

Instintos básicos