Hay una sorpresa en el viento estancado

de este junio tan casi yermo:

me encuentro contigo

sin encontrarme

el corazón.

Hay otra sorpresa en la luz incontinente

de la que pendula mi asombro:

tu sombra entre las arrugas

de nuestra cama

consumiéndose.

Hay tantas sorpresas como versos

te han revivido y ninguno

te trae de vuelta.

Hay tantas sorpresas como olvidos

en esta vida tan casi tundra:

corazón al fondo.

 

Álex Negro

 

 

Imagen: Secuencia del conjunto fotográfico titulado «The Fallen Angel», por Duane Michals

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.