En el anterior artículo dejábamos a The Beatles en París saltando sobre una cama después de que Brian Epstein, su mánager, les llamara para decirles que por fin eran número 1 en USA y que en breve volarían a su soñada América. Por fin lo habían conseguido, eran número 1 en la tierra de sus ídolos musicales. El 7 de febrero de 1964 salen de Inglaterra entre los sollozos de sus fans británicos, que con razón pensaban que nada volvería a ser igual. Es curioso, pero es una sensación que se va ampliando, pero igual a la que tuvieron las fans de Liverpool cuando el grupo abandonó la ciudad para ir a Londres. Ahora abandonaban Inglaterra para conquistar América. Solo Harrison había ido a USA y no había sido como cantante, sino como mero turista a visitar a su hermana que vivía allí.

El grupo seguía manteniendo cierta incertidumbre sobre la reacción de la juventud americana. Esta incertidumbre se vería totalmente superada cuando salieron del avión en el recién nombrado Aeropuerto JF Kennedy y les sorprendió una multitud de fans americanas incluso más ruidosas que las británicas. El fenómeno Beatle había comenzado muy poco a poco en USA. La discográfica americana que tenía los derechos del grupo no estaba muy convencida de que Los Beatles fueran a triunfar en un mercado diferente como era el americano, esto hizo que los sencillos que en Inglaterra y en todo el mundo habían sido un gran éxito, no lo fueran en las listas americanas. Pero no todos pensaban lo mismo y varias revistas y periódicos empezaron a hacerse eco de ese fenómeno que venía de la vieja Europa y a la que llamaron la nueva locura. Estos reportajes se vieron brutalmente cortados por el asesinato de Kennedy en noviembre del 63.

La sociedad americana alegre y esperanzada en algo nuevo, encarnado por el joven presidente Kennedy, se ve conmocionada por su asesinato. La juventud es la que más se ve afectada por esta situación y se siente desconcertada y de alguna manera triste. En este contexto aparece un grupo de chicos alegres, simpáticos, con letras frescas y música pegadiza. Además, la música que hacen está dedicada a ellos, les habla de sus cosas, de sus problemas, de sus alegrías. La juventud americana los abraza con energía desmedida. Nunca se había visto algo así, ni siquiera en los mejores momentos de Elvis. Ante este fenómeno ellos reaccionan como profesionales. Sus ruedas de prensa siguen siendo divertidas, educadas, pero sabiendo salir de las encerronas que los periodistas americanos les tienden.

Y llega el momento culmen de esta primera visita a Norteamérica. El Show de Ed Sullivan era algo que no se puede comparar a nada actualmente. Imaginad un programa de televisión que reunía a todos los miembros de una familia, y a todas las familias americanas delante del televisor. Ed se convertiría en un altavoz imprescindible para entender el éxito del grupo en USA. El domingo 9 de febrero de 1964 Los Beatles actuaron por primera vez en el Show de Ed Sullivan. Lo vieron aproximadamente 74 millones de espectadores, lo que sería la mitad de la población del país… Este programa y el posterior desde Miami supuso una antes y un después en la música americana. Los grandes de la música de los años siguientes como Eagles, Bruce Springsteen, Kiss, Aerosmith, Billy Joel… todos coinciden en que su primer recuerdo musical, y lo que les hizo desear ser cantantes, fue ese momento. Luego continuaron con una pequeña gira en la que revolucionaron Norteamérica. Los adolescentes y jóvenes americanos adoptaron el estilo Beatle como seña de identidad de una nueva generación. Por otro lado, a nivel del grupo, en días 12 de las 100 canciones de la lista Billboard de éxitos en Estados Unidos fueron copadas por Los Beatles y las 5 primeras canciones eran del grupo. Nunca había pasado eso, ni hasta ahora ha vuelto a pasar. La Beatlemanía había contagiado un nuevo país.

Cuando el grupo llegó al número 1, su primer pensamiento fue, vamos a conocer América, vamos a conocer a Elvis. Pero ¿Elvis quería conocerlos a ellos? pues en principio no, ninguna, y se limitó a mandar un telegrama de bienvenida a través de su representante dándoles la bienvenida a «su reino«. En cambio, la bienvenida que les dio Bob Dylan fue radicalmente diferente.  Cuenta Bob que iba por la carretera en Colorado y solo escuchaba canciones de Los Beatles, pensó que esos acordes, esas melodías señalaban claramente hacia donde iba el futuro de la música. Desde ese momento Bob miró de manera diferente a los Beatles y cuando por fin se conocieron en Nueva York en la gira que en verano del 64 hizo el grupo se creó un vínculo de amistad y admiración que continuó toda la vida sobre todo con George Harrison. Precisamente fue Dylan él que les hizo probar el cannabis algo que cambió el rumbo de la vida del grupo. Se dice, y yo lo creo, que los LP del grupo están relacionados con las drogas que en esa época tomaban. Los Lps hasta este momento estaban creados en base al alcohol y poco más, a partir de este momento y hasta Revolver seria influenciados por el cannabis y la marihuana. La aprobación por parte de Dylan a Los Beatles es más importante de lo que podría parecernos. En esa época Dylan representaba la modernidad, la universidad, la juventud comprometida e instruida, mientras que hasta ese momento Los Beatles eran un poco los representantes de los adolescentes, de la juventud menos comprometida, de las niñas y niños gritones. Una vez que se produce este encuentro Los Beatles fueron más respetados. Pero no solo fue eso, sino que su música cambió. Podríamos decir que Los Beatles se hicieron más profundos y melódicos, más Dylan y por otro lado Dylan de una época más folk y melódica pasa a una fase más Beatle, eléctrica y alegre.

La vuelta a Inglaterra el día 22 de febrero fue todo un acontecimiento. Quizás los Fans británicos entraron en una especie de guerra de quien quería más al grupo, si ellos o sus equivalentes americanos, y la recepción al grupo supero todas las expectativas

De vuelta a las giras, el mundo quiere a Los Beatles y los chicos quieren conocer mundo, y se embarcan en una gira que los lleva por Europa, Asia y Oceanía. El fenómeno es global y el recibimiento que hace Australia es el mayor nunca conocido en ese país, mayor incluso que el que hicieron a la Reina de Inglaterra. Esta gira se ve continuada por una nueva y mayor por Estados Unidos, esta vez 30 conciertos en 23 ciudades. Los conciertos de esta nueva gira empiezan a hacerse en recintos más grandes principalmente por dos motivos, uno económico, se vendían más entradas, y otro por temas de seguridad. La policía recomendó de manera muy vehemente no hacer conciertos en teatros y similares porque apenas podían entrar mil o dos mil personas y se veían rodeados por miles de personas sin entradas en los alrededores, así que empezaron a utilizar lugares mayores, estadios deportivos. Fue la primera vez que se utilizaron esos recintos para este tipo de eventos. El problema de estos nuevos recintos era la tecnología. No existían altavoces con potencia suficiente para situaciones así, la gente que asistía apenas podía escuchar al grupo, ni el grupo a ellos mismo. Este fue quizás el principio del fin de las giras para el grupo y de manera indirecta en el final del grupo.

Pero no solo de música y conciertos vive el grupo y es, entre esa primera ida a Estados Unidos y la gira por Asia Australia, donde el grupo hace su primera incursión en el mundo del cine. A Hard Day´s Night demuestra una faceta del grupo que no conocían. Su desparpajo ante la cámara llamo la atención e incluso Ringo continuo durante toda su vida haciendo películas. Se les llamo los Hermanos Marx británicos y el estreno de la película fue un evento único en Londres y Nueva York.

El compromiso contractual de hacer un disco cada 6 meses y un sencillo cada 3 es un peso importante para el grupo. En esa época no mucho porque la creatividad es tal que se les acumulan las canciones, más adelante sería otra cosa. El grupo necesita un nuevo disco y en el empieza a verse una evolución, que culminaría más adelante con Rubber Soul y Revolver. La interacción con Dylan los cambia y en este disco se nota ese cambio. Beatles for Sale es un punto de inflexión de la carrera del grupo. Un puente entre el estilo del que venían escrito por y para las fans, a un disco de sus vivencias y las cosas que quieren contar. En este camino, y lo dice por ejemplo el gran Elvis Costello, se quedan muchos fans, que no entienden ese cambio en el grupo y no les gusta esas nuevas canciones. Pero, al final, el grupo evoluciona sin importarle los costes que eso pueda ocasionarles. Siempre he dicho que no hay un grupo en la historia de la música cuya evolución haya sido más grande y en menos tiempo que la que experimentaron Los Beatles. Otros grupos se han mantenido en todo lo alto, pero no han evolucionado ni experimentado lo que hicieron ellos.

Esta época es la del Cannabis y la Marihuana. El grupo la consume a todas horas y en todos los momentos. Cuentan que era casi imposible en esos momentos hablar con ellos, la situación era empezar a hablar con ellos y empezar a reír y a decir cosas incoherentes. El culmen se da en la película Help en la que eran incapaces de recordar las líneas de sus guiones. Es en este momento cuando la Reina de Inglaterra los nombra miembros de la Orden del Imperio Británico. Esta condecoración se daba en esa época a héroes de guerra o personas que se habían destacado por temas sociales. Algunos devolvieron la insignia por considerar que Los Beatles no eran dignos de ese honor.

Fue en este tiempo cuando Los Beatles actúan en España por primera y última vez. Fue en Barcelona y Madrid los días 2 y 3 de junio del 65. No llenaron y las dos plazas de toros que fue donde actuaron estaban realmente tomadas por las fuerzas de orden público.

Con la banda sonora de la película Help se puede considerar que se cierra el ciclo de la primera época de Los Beatles. Es un disco eminentemente Lennon, pero en el McCartney coloca lo que al final sería la canción más versionada de la historia de la música, Yesterday. Yesterday en si pudiera dar para un artículo solo.

Los Beatles se embarcan en su tercera gira por los Estados Unidos en agosto del 65. En esta gira se producen dos hechos muy importantes. Por fin conocen a Elvis y se produce el concierto en el Shea Stadium que sería el concierto con más asistentes hasta ese momento, 55.600 personas. Cuenta McCartney que iban tan fumados en la limosine en la que iba a ver a Elvis que no sabían ni donde iban… que cambio, con la ilusión que les hacía conocerlos….

Continuará…

Jose María Hurtado De Mendoza

Referencias

https://los40.com/los40/2019/09/12/los40classic/1568292666_987858.html

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.