Corría el año 1941. El mundo estaba en guerra, y era ya la segunda vez. En su delirio, Adolf Hitler decide invadir Rusia, rompiendo así el Pacto de No Agresión del que ambas partes se beneficiaban. La Historia no estaba a su favor, pero la poderosa presencia de la Unión Soviética resultaba demasiado irritante para una Alemania cuyas victorias eran sin duda fruto de su probada supremacía militar. Si Francia había caído, sería cuestión de tiempo que Rusia también se doblegara. Comenzó así la Operación Barbarroja, el fallido plan de invasión de Hitler que, si bien durante los primeros días parecía resultar efectivo, acabó en un estrepitoso fracaso. La impenetrable Madre Rusia obligó a las tropas alemanas a retroceder en uno de los episodios más recordados de la Segunda Guerra Mundial, que supuso una derrota traumática para un Reich que daba los últimos coletazos antes de su caída.

Ese mismo año la aviadora Marina Raskova, que ostentaba el rango de Mayor en la Fuerza Aérea Soviética, propuso la inclusión de las mujeres en la lucha en el aire contra los alemanes. Tres años antes Raskova había sido reconocida como Heroína de la Unión Soviética junto a Polina Osipenko y Valentina Grizodúbovatres, y contaba con la amistad de Iósif Stalin, quien accedió a su petición. Se creó así el Grupo de Vuelo Nº 122. La propia Raskova, que era además instructora de vuelo, evaluaba a las jóvenes que se presentaban voluntarias. En el mes de Octubre, Raskova y sus nuevas alumnas se desplazaron a Engels, al norte de Stalingrado, donde les esperaban seis meses de duro entrenamiento. No obstante, lo primero que tuvieron que hacer fue acondicionar los uniformes, ya que al ser originariamente para varones les venían bastante grandes.

 maria 2

Tras la dura instrucción, las aviadoras fueron distribuidas en tres regimientos: el “586 de Caza”, el “587 de Bombardeo” y el “588 de Bombardeo Nocturno”. Este último es el que nos ocupa, pues su historia es cuanto menos curiosa. Las piloto de este regimiento realizarían su labor a bordo de modelos Polikarpov U-2, los mismos que se habían empleado durante el entrenamiento. Estas avionetas de madera y lona eran fácilmente inflamables, no disponían de radio ni de paracaídas y las bombas tenían que ser lanzadas en muchos casos a mano. Tampoco alcanzaban las mismas velocidades que los cazas alemanes, pero tenían una ventaja con respecto a estos: podían volar mucho más bajo, a zonas inaccesibles para el enemigo.

maria 3

Comenzaba así la pesadilla de los germanos. Aquellas aviadoras realizaban varios bombardeos por noche en el Frente del Este, causando daños y mermando el ánimo de sus enemigos. A bordo de aquellos obsoletos cajones de madera, cientos de muchachas causaron verdaderos quebraderos de cabeza al indudablemente más moderno ejército alemán, cuyos radares parecían incapaces de detectarlas. Las bautizaron como “Nachthexen”, las Brujas de la Noche, y pusieron precio a su cabeza. Pero los “Halcones de Stalin”, nombre con el que también era conocido el regimiento, siguieron surcando los cielos en la oscuridad hasta el final de la guerra. 23 “brujas” fueron condecoradas, como Nadya Popova o Natalya Meklin, quienes al igual que Marina Raskova fueron nombradas Heroínas de la Unión Soviética. Raskova no viviría para verlo, pues murió en acto de servicio en 1943, pero sin su labor no habría sido posible formar a aquel grupo de mujeres aladas que con una tecnología muy inferior a la de sus oponentes les desafiaron en las alturas.

María Valhallen

Referencias

http://historiasdelahistoria.com/2013/08/22/las-brujas-de-la-noche-una-pesadilla-para-los-alemanes-durante-la-ii-guerra-mundial

mujeres-riot.webcindario.com/Marina_Raskova.html

http://mx.tuhistory.com/noticias/las-brujas-de-la-noche-aviadoras-sovieticas-de-la-ii-guerra-mundial

http://sobrehistoria.com/la-impenetrable-rusia-vs-hitler/

https://revistadehistoria.es/wp-content/uploads/2015/01/Polikarpov-U-2.jpg

historiasdelahistoria.com/wordpress-2.3.1-ES-0.1-FULL/wp-content/uploads/2013/08/Marina-Raskova.jpg

2.bp.blogspot.com/-8Ukd9Lsc56U/U6ccgXM-XVI/AAAAAAABCWo/X3jJLsDLRQ8/s1600/553704_3522337497114_1232377681_33467732_122884743_n.jpg

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.