Nos encontramos en el plenomedievo, el periodo comprendido aproximadamente entre los siglos XI y XIII. La sociedad medieval está en auge. Los excedentes agrarios conseguidos gracias a los adelantos en técnicas agrícolas, a los nuevos sistemas de plantación utilizados y la mejora de las condiciones climáticas ha dado como resultado una calidad de vida superior, que se traduce en una explosión demográfica y en el surgimiento de una nueva vida en las urbes relacionada con oficios y comercios (zapaterías, panaderos, bodegueros, carniceros…).

La institución eclesiástica, tan importante en esa época, consigue también beneficiarse de los nuevos cambios. Primero, porque los tributos que recauda de la gente que vive en sus parroquias aumenta, y en segundo lugar porque en esta época se da también una serie de hechos muy importantes para su empoderamiento: por primera vez en su historia la Iglesia consigue que su poder derive directamente de la Santa Sede y no del gobierno político. Esto les otorga mayor dinamismo en cuanto al control de sus feligreses.

Esa nueva Iglesia con su nuevo poder y repleta de nuevos feligreses poseía más autoridad que nunca y no permitía que ninguna amenaza enturbiase su época dorada. Me refiero a las herejías, todas aquellas manifestaciones de religiones contrarias o diferentes a la católica eran consideradas paganismo y prohibidas, no consentidas. La élite aristocrática y real eran parte de su séquito de adeptos, con lo cual no existía nada más que apoyo ante cualquier iniciativa eclesiástica para terminar con las infidelidades a la Iglesia.

Entre esas voces discordantes estaban los denominados cátaros. Aparecen principalmente establecidos en zonas del sur de Francia y norte de Cataluña. Su doctrina poco tiene que ver con la católica, he aquí algunos principios básicos:

  • Creían que existían dos seres superiores, Dios y el Demonio (Satán), el primero es bueno y el segundo es malo, y esos serían los valores principales que defendían, el bien y el mal. Atribuyen a Dios todo lo espiritual y al Demonio todo lo material.
  • Decían que Cristo era un ángel con forma terrenal, algo espiritual, que no “encarnado” ya que supondría aceptar su relación con lo material, con lo demoniaco. Contradicen al catolicismo.
  • Tenían un rito, el consolament, considerado único sacramento, mediante el cual los ángeles caídos del cielo al infierno de la tierra serían salvados al morir el cuerpo que les daba cobijo aquí.
  • También existía el rito apparellament, por el que las confesiones de pecados se hacían en público.
  • El matrimonio no existía, practicaban el celibato. Esto era consecuencia de ese ansía por hallar a Dios en lo espiritual alejándose de todo lo material, incluso del cuerpo.
  • No podemos dejar de mencionar que los cátaros consideraban que la distinción social heredada por nacimiento no es sino algo satánico, ya que para Dios todas las almas son creadas iguales.

La influencia catara aumentaba y se hacía sólida, la amenaza frente al catolicismo era algo que la Iglesia debía atajar cuanto antes. Además, como vemos en el último punto, amenazaba también la estabilidad social feudal en la que el señor y el rey son muy poderosos.

Son muchos los episodios violentos que se vivieron. El catolicismo se sirvió del movimiento de las cruzadas y de la creación de la Inquisición para combatirlos. Los cátaros hallaron aliados nobles, quizás seducidos por la idea de quedarse con las tierras de la Iglesia, que les ayudaron a prestar batalla.

Una de las más cruentas fue la matanza de Beziers en 1209, donde se aniquilo a toda la población, se habla de unas 20.000 personas.

Otra de las más famosas y que dieron final al catarismo, fue la conocida como el sitio de Montsegur. Último bastión cátaro, sufrió el sitio durante casi un año. Como resultado se apresaron unos 200 adeptos y todos ellos fueron quemados vivos en una gran hoguera. Los pocos que consiguieron escapar con vida se refugiaron en las montañas y fueron perseguidos toda su vida.

Son muchas las leyendas y mitos que han surgido durante años respecto al catarismo, aunque no tienen ninguna base histórica. Desde la búsqueda del Santo Grial hasta la relación posterior del mundo nazi con esta doctrina. Sin embargo, y vistas cuales eran las premisas de esta corriente, es improbable que ninguna de esas historias sea verídica.

Verónica Muro Asensio

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.