La Iglesia Católica celebró este 1 de noviembre, al igual que cada año desde que Gregorio III durante su pontificado lo utilizará (entre 731-741), el denominado día de Todos los Santos, cuya función es realizar una conmemoración conjunta de todos los santos y de los mártires en especial, ya que la gran cantidad de ellos impedía que cada uno tuviese su día de veneración particular. Más adelante Gregorio IV haría oficial esta fecha.

Muy anterior a esta época pero también el 1 de noviembre era una fecha especial en la cultura celta ya que se celebraba tradicionalmente el Samhain, que daba nombre al comienzo del invierno y a su vez era la denominación que tenían para el Señor de la Muerte.  Dado este último dato es lógico que en esta fecha se diesen frecuentemente actividades paganas y brujeriles relacionadas con el mundo de los sacrificios, la muerte y la espiritualidad y que tenían su apogeo la víspera de este día, la noche del 31 de octubre. De esta fiesta proviene la actual festividad de Halloween conocida globalmente y cuya iconografía representa el mundo de lo oscuro, lo sangriento y lo malvado.

Aunque parezca inexistente se puede encontrar un vinculo común entre ambas celebraciones, y es el relacionado con el vertido de sangre, con los sacrificios y con el dolor.  Para mostrarlo tenemos disponible la iconografí
a de mártires católicos de los que he realizado una pequeña selección.

Lucia de Siracusa, fue prometida en matrimonio con un joven pagano, compromiso que rechazo por su intención de consagrar su vida a la Iglesia. El joven despechado la acuso de cristiandad, que en aquella época era delito. Fue ajusticiada en diciembre del año 304, intentaron llevársela a un prostíbulo para realizarle violaciones y no pudieron moverla del lugar, intentaron quemarla pero según cuenta la leyenda el fuego no le hizo ningún daño, y se le realizó la extracción de sus ojos, pese a lo cual ella seguía viendo. Finalmente fue decapitada. Es representada con sus ojos en una bandeja.

Pedro de Verona, desde los 16 años queda fascinado por Santo Domingo y se hace con los hábitos dominicos. Muere asesinado en abril de 1252, a los 46 años, víctima de dos golpes de hacha en la cabeza y un apuñalamiento en el pecho. Su representación gráfica es la de un gran cuchillo clavado en lo alto de su cabeza y otro en el pecho.

Eulalia de Mérida, a finales del año 304 y se dice que con tan sólo 13 años de edad, sufrió los martirios que su atrevimiento de  juventud provocó al enfrentarse a los romanos que les negaban proclamar su cristiandad. Éstos como castigo ejemplar respondieron con violencia y le desgarraron los pechos, después la piel de los costillares, la azotaron y siguieron castigándolas con teas ardiendo por todo su cuerpo y su cabellera. Cuando ya sucumbió a la muerte se dice que de su boca salió una blanca paloma que se interpretó como el alma de la niña.

 

Dionisio de París, italiano de nacimiento fue enviado como misionero a Francia hacia la mitad del siglo III, donde funda varias comunidades cristianas. Fue perseguido, apresado y condenado a ser decapitado junto a sus compañeros misioneros. Sin embargo Dionisio se puso en pie después de decapitado, recogió su cabeza apoyándola en sus brazos y se puso a caminar. Así es representado con su cabeza recogida y apoyada en el antebrazo, mientras su cuello sangrante queda a la vista.

 

Águeda de Catania, nacida en la primera mitad del siglo III y designada ahora como patrona de las mujeres, decidió consagrar su virginidad a Cristo. Fue por ello arrestada por los enviados romanos en la zona y se la intentó convencer del error de su sacrificio. Dada su negación a las palabras romanas fue castigada con múltiples torturas entre las que se encontraba la mutilación de sus pechos. Sin embargo la leyenda cuenta que la aparición de San Pedro la sanó por completo. Los romanos indignados con esto cubrieron el suelo de su celda de cortantes vidrios y llameantes brasas, y tras ello la revolcaron encima, provocando así múltiples heridas que finalmente terminaron con su vida.

Apolonia de Alejandría, nombrada patrona de los odontólogos, ya a una avanzada edad fue capturada con el fin de hacerla renunciar a sus dioses cristianos. Tras su negación le fueron infligidas torturas como la extracción de sus dientes pero aún así seguía convencida de su fe. Después fue quemada en la hoguera pero se cuenta que sobrevivió y tuvieron que decapitarla para acabar con su vida. La iconografía cristiana la representa con la tortura dental.

 

Estas muestras de torturas son solo unas pocas de todas las existentes en la historia de la Iglesia, y con ello se puede extraer una pequeña conclusión, que la visión de la sangre y el terror parece ejercer un hipnotismo en el ser humano que provoca que llevemos mas de mil de años plasmándolos en grandes lienzos para su exhibición y que sigue en la época actual representado mediante disfraces que nos asustan y a la vez nos encandilan mediante la representación del horror.

Verónica Muro Asensio

Referencias

http://www.primeroscristianos.com/index.php/quien-era/item/335-santa-lucia-virgen-y-martir-13-de-diciembre/335-santa-lucia-virgen-y-martir-13-de-diciembre

http://www.dominicos.org/grandes-figuras/santos/san-pedro-de-verona

http://catedraldeoviedo.com/10-de-diciembre-fiesta-de-santa-eulalia/

http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/santa-eulalia-de-m-rida-virgen-y-m-rtir

http://urbatorium.blogspot.com.es/2015/11/san-denis-o-dionisio-de-paris-el.html

http://www.preguntasantoral.es/2011/02/santa-agueda-de-catania/

http://www.icoev.es/blogicoev/por-que-santa-apolonia-es-la-patrona-de-los-odontologos-4/

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: