En España, son miles los niños y niñas que están tutelados por la administración y que viven en Centros de Protección de Menores, los motivos son varios, pero principalmente porque, por distintos motivos, sus familias no pueden hacerse cargo de ellos. Una historia dramática se esconde detrás de cada uno de los expedientes que describen a cada uno de estos menores.

Vivir en un Centro de Protección no es nada fácil para ninguno de estos menores: estar alejados de sus familias, compartir un periodo de su vida con otros menores que no conocían de nada antes de llegar al Centro, asumir una disciplina y unas normas a las que no han estado sometidos nunca, talleres terapéuticos y educativos, horarios estrictos de estudio, ocio, deporte…, rodeados de educadores que rotan turnos y cuya inestabilidad laboral hace que las plantillas roten habitualmente, provocando una inestabilidad emocional en los menores.

Habitualmente los menores disfrutan de salidas programadas a la localidad donde se encuentra el Centro, hacen deporte en instalaciones deportivas municipales, actividades al aire libre, tienen visitas familiares, salidas tutorizadas y en algunas ocasiones salidas autónomas, entre otras actividades que hace que la vida en el Centro sea más amena y elimine cierta tensión acumulada de permanecer en las instalaciones compartiendo espacio con el resto de menores.

Los recursos con los que los Centros de Protección de Menores cuentan son, la mayor parte de las veces, muy limitados, y hay que tirar de imaginación para poder proponer actividades que sean bien acogidas por los menores.

Las situaciones de tensión, cuando se dan, se tratan con empatía, dialogo, disciplina, asertividad, comprensión…

Desde el inicio del Estado de Alarma, las visitas familiares, las salidas a la localidad, las actividades en el exterior, se han suprimido, lo que ha provocado una mayor tensión en los Centros de Protección así como inestabilidad emocional en los menores que viven en los mismos, que ven como sus días pasan sin salir del Centro y donde las actividades lúdicas se repiten a pesar del empeño de los profesionales que trabajamos en dichos Centros para hacerles esta situación más llevadera.

Cuando escribí “La Realidad Escondida”, lo hice con el único objetivo de visibilizar una realidad, la de los Centros de Protección, que se mantiene oculta para la mayor parte de la sociedad, hoy esta realidad se mantiene aún más oculta, si cabe. Ningún medio de comunicación se ha hecho eco de cómo están viviendo estos menores esta situación, que recursos se están facilitando a los profesionales para sobrellevar esta situación, como está afectando el confinamiento a los miles de menores tutelados por la administración pública.

Hoy escribo estas líneas para dar voz a estos miles de menores que, si en una situación normalizada están silenciados por el sistema que debe protegerlos, hoy se han vuelto invisibles para sociedad.

Todo mi apoyo para todos los trabajadores y trabajadoras de los Centros de Protección que con su trabajo entregan lo mejor de ellos mismos y que siguen siendo silenciados por un sistema que esconde las realidades que no son atractivas.

“Aunque mi aportación sea de un 0,0001% para que estos menores tengan un futuro digno, sentiré que mi trabajo vale la pena”

La Realidad Escondida

Manuel Carmona

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.