El movimiento de Boicot, Des-inversión y Sanciones, de origen palestino, pero extendido a prácticamente todo el planeta, ha nacido luego de la enésima secuencia de ocupación-destrucción-justificación que el gobierno y ejército israelí, han perpetrado contra el pueblo palestino.  (os recomiendo en esta misma página, sino lo habeís hecho ya, la lectura del imprescindible monográfico dedicado al conflicto israelí-palestino, básico para entender el“contexto”)Al calor del recuerdo del otro gran movimiento de boicot, el que durante los años 80 coadyuvó a la caída del régimen de Pretoria, el apartheid sudafricano, ha retomando las banderas de respeto a la libertad de los pueblos, a su integridad territorial y soberanía.

Este movimiento tiene tres grandes fines/ objetivos:

  • el final de la colonización/ocupación de los territorios palestinos;
  • el reconocimiento pleno de los derechos de ciudadanía a los palestinos que viven bajo el estado de Israel y
  • el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas sobre el retorno de los palestinos a sus hogares y tierras.

Pretensiones tan sencillas como cuasi universalmente compartibles, modestas,pero el simple hecho de tener que luchar por ellas, nos muestra hasta donde llega el ejercicio del poder del estado de Israel. Las organizaciones que forman parte de este movimiento, (mas de cien hasta el momento), son enormemente variadas, desde  sindicales y comerciales, laicas y religiosas, de refugiados y de derechos humanos, locales y globales. Como lo dice su nombre, BDS busca la imposición de medidas de boicot, des-inversión y sanciones a Israel para forzar un cambio en la situación e intentar  solucionar el conflicto. En ese boicot se puede participar no comprando productos israelíes, no participando en eventos académicos o culturales o deportivos  en Israel . Pero hay que tener claro que la presión mas importante es la que pueden ejercer los gobiernos. Y ahí tocamos “hueso político”. Este verano, a remolque de la indignación que provocó el nuevo ataque a la franja de Gaza, el gobierno de España, proveedor de armas del gobierno israelí(uno de tantos,), suspendió dicha venta, hasta que se solucionase la nueva ofensiva israelí contra los palestinos, pero ha revertido la moratoria mediante el procedimiento de volver “opacos”, inaccesibles por cuestiones de seguridad nacional, los contratos de venta de armamento. Con lo cual simplemente no sabemos los montos ni las condiciones de venta.

Una viñeta etnográfica: la historia de Emad y sus “Cinco cámaras rotas”

En el año 2005, Emad, un campesino palestino de Cisjordania celebra el nacimiento de su cuarto hijo. Para registrar sus eventos familiares, como aficionado a la fotografía que es, compra una cámara de fotos, con la intención de registrar las vivencias de sus hijos. Ese mismo verano, las excavadoras del ejercito irrumpen en su campo de olivos, partiéndolo a la mitad, para construir el “muro de la vergüenza”.Desde ese momento Emad, utiliza la cámara para ir registrando el día a día de una resistencia cívica, ciudadana, contra los atropellos de los colonos y el ejército. A través de los años, acumula horas de grabación, que intercalan la mirada de su hijo, que va creciendo bajo la ocupación y el registro de esa resistencia, en un ejercicio casi “etnográfico”, que encarna, en la vida concreta de su familia y su poblado, el conflicto “global”. Unos años después, el cineasta israelí, Guy Davidi, conoce ( a raíz de su participación en las manifestaciones, que viernes a viernes,,se realizan frente al muro)el trabajo de Emad. Surge así, una colaboración fructífera, que se concreta en el documental “cinco cámaras  rotas”, premiado en varios festivales internacionales, siendo la primer cinta palestina que optó a los Oscar (http://www.youtube.com/watch?v=qc9DkiXNDd4)

El estilo del documental, sobrio, logra transmitir el horror de la vida cotidiana bajo una ocupación, así como la resistencia de los pobladores, simples campesinos, al revés absoluto que sufren sus vidas. Sin falsos sentimentalismos, se “etnografía visualmente”, vidas cotidianas, sencillas. No hay buenos y malos simples,( los palestinos no siempre están de acuerdo entre ellos, los judíos de poblaciones cercanas también participan en las protestas, los colonos avanzan..) y como en toda buena etnografía, el relato se construye con todas la voces, armando un mosaico complejo, pero real. ¿Por qué es interesante, desde un punto de vista antropológico? Pues,porque encarna, hace visible, tangible, los grandes temas: las armas del ejércitos, su prepotencia, pero tambíen las resistencias que genera, lo profundamente trastocadas que resultan las vidas de los palestinos y es un alegato impactante. El documental se puede visionar en internet, está en abierto.

Beatriz Lamas

 

Para saber mas sobre el movimiento del boicot:

http://www.bdsmovement.net/ en inglés, página oficial

http://boicotisrael.net/ versión para España.

Pie de foto

Emad Burnat, director de la cinta, muestra su premio Emmy a los soldados israelíes que vigilan el muro de segregación. Noviembre 2013, Foto: Hamde Abu Rahma.

Fuente: Palestinalibre.org

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.