En diciembre del 2017, tras muchas idas y venidas, se inauguró el Museo Íbero de Jaén. Un proyecto que pretende dar a conocer de forma internacional la mayor colección sobre la cultura íbera, de la que esta provincia es uno de sus principales núcleos.

Pese a ello, a día de hoy, el proyecto museográfico no está completado, solo se encuentra a un 10 % de lo que se supone debe ser en el futuro (se pretende tener al 100% en el 2021) y la mayor parte del edificio aún se mantiene cerrado al público.

De esta forma, por el momento la mayor parte de la colección íbera se encuentra en el Museo Provincial de Jaén y en el Museo Íbero únicamente se pueden admirar pequeñas muestras temporales.

 

Las exposiciones temporales del museo

100 años de arqueología de un monumento

En la planta baja, nada más acceder al interior del museo podemos observar un cubículo en donde se nos habla de la cultura ibérica como cultura arqueológica. Para ello se nos adentra en el descubrimiento de la Cámara Sepulcral de Tugia (Peal de Becerro).

Ésta fue hallada por un campesino en 1908 y, después de ser saqueada, comenzaron las excavaciones. Su importancia, dentro de la arqueología, radica en que este fue uno de los primeros yacimientos íberos en excavarse y en ser estudiado de forma controlada por el Estado (Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades).

Por este motivo, con esta exposición el museo ha querido conmemorar los 100 años de su declaración como patrimonio (1918).

De esta forma, podemos ver periódicos de la época que se hicieron eco de su descubrimiento, listados de objetos arqueológicos regalados al Museo Nacional Arqueológico, información de los arqueólogos de la época ( Tomás Román Pullido o Manuel Gómez Moreno) y algunas de las piezas que formaban parte del ajuar de esta cámara del siglo IV a.C.

Al detalle. La pieza arqueológica tras el objetivo fotográfico

Si seguimos en la misma planta, podemos ver la segunda de las exposiciones. En este caso dedicada a la fotografía de alta resolución, como valiosa herramienta de investigación, difusión y documentación para la arqueología.

Gracias a este tipo de fotografías, el arqueólogo puede observar con gran nitidez aspectos interesantes sobre un objeto, que a primera vista no son apreciados: texturas, trazos, detalles técnicas de fabricación…

Así, mediante esta muestra, podemos observan un gran número de fotografías al detalle sobre objetos íberos y saber como el arqueólogo trabaja con esta herramienta.

Nuevas colecciones: Memoria, identidad y cambio en el banquete funerario preibérico (La necrópolis del Cerro de los Vientos)

Ya en la primera planta, tenemos acceso a una exposición que nos muestra las últimas piezas adquiridas por el museo. Se trata de un conjunto de vasos cerámicos usados en un banquete funerario de la Necrópolis del Cerro de los Vientos.

Se trata de un pequeño cementerio del Bronce Final, en el que fueron enterradas las élites íberas de la época y que nos muestra como ya se estaba dando una hibridación con culturas del Mediterráneo Oriental, pues parte de la vajilla empleada en el banquete combinan elementos locales e importados.

La dama, el príncipe, el héroe y la diosa

Esta es la exposición con la que se inauguro el museo y que, previsiblemente, pase a formar parte de la exposición permanente cuando el museo esté al 100%.

De esta forma, con dicha muestra, nos adentramos y conocemos a cuatro personajes claves de la cultura íbera: el príncipe (garante y defensor de su linaje), la dama (como protectora del linaje mediante el matrimonio), el héroe y la diosa ( como dominadora de la naturaleza en Ipolca, como divinidad abstracta en el yacimiento de Puente Tablas y como receptora de exvotos/ofrendas en el Cueva Lobera).

Arquitectura defensiva en España y Jaén, tierra de castillos

Aunque esta muestra no tiene nada que ver con el mundo íbero o la arqueología, sí que está directamente ligada con Jaén, puesto que ésta es la provincia con más castillos de Europa.

Por un lado, tenemos una primera parte (Arquitectura defensiva en España) organizada por la Asociación Española de Amigos de los Castillos y, por otra parte, un conjunto de fotos de distintos castillos de la provincia de Jaén.

En definitiva, este museo nació con el objetivo de ser referente de la cultura íbera, como institución para la investigación, la conservación y la difusión del patrimonio íbero fuera de nuestras fronteras. A día de hoy, solo queda que este proyecto sea completado al 100%.

Rocío Rivas Martínez

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.