Sigo observando ese trocito de cielo que te otorga la ventanilla de un avión mientras la azafata grita que mantengamos la calma y que no cunda el pánico general. Yo sólo puedo pensar que ojalá se cumplan las estadísticas y no tenga que pasar por urgencias, donde vendrá a verme mi mujer mientras mi amante me trata.

 ——————————————————————

Espero que sepas perdonarme pero he decidido intentar hacerte feliz. Entiendo que suena bonito y que en realidad es una carga, pero es mi decisión.

 ——————————————————————

Esa mezcla de cerveza, tabaco y marihuana en el sabor de su boca la excitaba cada vez más. Aquel chico sólo le estaba haciendo el boca a boca, pero aquella combinación la traía tantos recuerdos…. Menos mal que al final murió, si no habría resultado una situación muy incómoda.

 ——————————————————————

Aquel era un mar de andar por casa, nada que ver con los que aparecen en las postales y en las grandes guías de viaje. Era un mar pequeño y simplón, pero lleno de historias personales, de superación, de amores y logros y de algún que otro naufragio conocido, por eso aquel mar casi olvidado era su preferido.

 ——————————————————————

Quédate con el saco, me costó años tejerlo pero te lo puedes quedar. Lo que sí necesito que me devuelvas es el amor, la dedicación, los pensamientos, los planes, las esperanzas y el cariño que puse dentro al regalártelo. Ahora que sé que has montado un negocio de recogida de sacos femeninos no me apetece que tengas el mío.

 ——————————————————————

Lo malo de los hombres lobo, es que también tienen sus ratos de hombre corderos. Esos ratos ella aprovechaba para ningunearle, sonsacarle información, marimandonearle y hacer con él lo que quería. Le resultaba aburrido llevar el control, pero sabía que cuanto más rencores acumulara él, con más fuerza le haría el amor al convertirse en hombre lobo.

 

Azalí Macías

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.