Dentro de todas las cosas que tomamos como naturales obviando su culturización está el sangrado menstrual. Aunque en principio parezca un hecho natural sin más, a lo largo de la historia ha sido clasificado, regulado y entendido de muy diferentes maneras en función del contexto social y cultural.

Si bien para unos era símbolo de lo sagrado, para otro era algo digno de ocultar y evitar dadas las relaciones con lo prohibido y sucio que se le han asociado.

Ha habido una transición en nuestra cultura de la regla como un padecimiento a un suceso natural; y si antes era un evento secreto y privado de la mujer, se ha pasado a una cierta visibilidad como un acontecimiento común de la vida pública.

Pero en esta evolución se ha medicalizado profundamente el ciclo menstrual femenino. Así, procesos que no son médicos se definen y se atienden como si fueran patologías, lo que implica medicar acontecimientos normales del cuerpo. Nos hace pensar en que el cuerpo femenino y sus procesos se presentan ahora como algo fallido que debe ser controlado y corregido.

Deberíamos replantearnos como tratamos los ciclos menstruales, el parto y todo el proceso reproductor femenino.

Feliz Martes

Anthropologies

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.