El pasado sábado se celebró el día internacional del refugiado. Es cierto, ya han pasado dos días, hoy es lunes y ya estamos a otra cosa.
Pero es que la situación de millones de personas no es asunto de un día concreto en el que los medios de comunicación dan cobertura a una situación muy real mientras lo observamos con cara lastimera desde el asiento.
Y es que vivimos en un mundo en el que no hay fronteras para el desplazamiento de capital y mercancías. Pero en el que, sin embargo, un ser humano desplazado puede vivir en el limbo legal al traspasar las fronteras de la diplomacia (y de la burocracia) y tener que deambular de un sitio a otro tratando de evitar una situación conflictiva, o por mera supervivencia.
Si se les pudiera poner un código de barras otro gallo cantaría.
Feliz lunes
   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.