0 0
Read Time:1 Minute, 7 Second
Nuevamente, la cumbre, no servirá para nada.
Ya parece rutinaria la reunión anual donde se juntan unos cuantos amigos que hace tiempo que no se ven para hablar de cambio climático y armados con corbatas. La utilidad de todo ello ya es otra cosa.
«La cumbre que salvará la Tierra» como poco es una muestra de cinismo, de indecencia; los que nos llevan al desastre son los mismos que se dan golpes de pecho y que dictan a los que si cumplen con su responsabilidad lo que han de hacer. Recuerdan un poco al asesino que expía su pecado rezando tres avemarías.
El protocolo de Kyoto funciona como la Constitución: únicamente se pone sobre la mesa cuando interesa y cuando no lo hace está caduco y merece cambiarse.
Pero hay algo que no harán, y es lo único que puede salvarnos; levantar el pie del freno.
La sobreproducción es el principal amigo de la destrucción medioambiental, y ellos bajo ningún concepto estarán dispuestos a cambiar esto. Sin los datos económicos que les hacen ganar elecciones cada cuatro años no son nadie y hoy los azules, rojos, naranjas y purpuras se visten de verde como si estuvieran celebrando San Patricio.
Y aquí les tenemos, como les tendremos el año que viene, a los hombres grises sonriendo, y preocupándose de nuestra salvación.
Feliz Lunes
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
   Send article as PDF   
anthropologies

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.