Hace unas semanas fuimos atacados por un virus informático que dejó nuestra web inutilizada varios días y me gustaría comunicarte algunas cosas con respecto a este tema.

Lo primero que debo decir es GRACIAS a nuestro informático, que consiguió deshacerse de él en sólo unos días, a pesar de que se trataba de un ataque muy potente y profesional. Trabajó día y noche para solucionarlo lo antes posible, y es de agradecer.

También merecen mi admiración todas esas personas que cada mes nos siguen ofreciendo sabiduría, entretenimiento y antropología en forma de artículos, a pesar de todas las adversidades. El equipo de redacción es brillante a nivel profesional y personal.

Después de estar a punto de cerrar en varias ocasiones conseguimos remontar y ofrecerte un nuevo número, lo que para mí es un orgullo, aunque nuestros datos son mucho peores que antes, las visitas se han reducido a la mitad, hemos desaparecido de algunos índices y las lecturas a los nuevos artículos se han disminuido drásticamente.

Por lo anterior, me gustaría hacer algo que no he hecho en estos 4 años, pedirte un poco de ayuda y apoyo. Si estás leyendo esto y crees que algo de lo que hacemos merece la pena, por favor, difunde, comparte, habla de nosotr@s y échale un ojo a todo el contenido en el que hemos trabajado en todo este tiempo (590 entradas) o incluso ¡anímate a escribir con nosotr@s!. Cualquier granito de arena que puedas aportar es importante para nuestra recuperación.

Porque al final, Anhtropologies no es más que la suma de la gente, de los que trabajamos a diario para que siga creciendo y de cada una de las personas que, como tú, decide honrarnos con su tiempo y sus clicks.

Desde mi punto de vista, un proyecto tan interesante y apasionante, que ha ido reuniendo personas y conocimiento no merece desaparecer por el interés económico o malicioso de los que decidieron infectarnos, ¿qué piensas tú?

Azalí Macías

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.