Ya han pasado 70 años desde que Estados Unidos hicieran temblar el mundo con epicentro en Hiroshima  y Nagasaki, pero el estallido fue tal que la onda expansiva aún resuena y nos hace temblar el suelo.

Para los japoneses supuso una oportunidad para demostrar cómo su cultura del trabajo y del honor es más fuerte en los momentos difíciles. Para Estados Unidos fue una oportunidad para demostrar que con poder y armas pueden dominar el mundo. Para el resto de la población mundial supuso un enorme cambio de paradigma a fuerza de imágenes e historias.

Todavía hoy, los efectos nucleares siguen provocando malformaciones, todavía el recuerdo del famoso hongo nuclear sigue haciéndonos temblar de horror, todavía el mundo sigue agachado por miedo a las réplicas, todavía hoy somos conscientes de lo que una sociedad puede hacer si se lo propone, todavía hoy somos humanos contra humanos de la forma más letal posible.

Feliz Viernes

Anthropologies

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.