En este artículo quiero proseguir analizando la incidencia del género en la representación de las aportaciones científicas y la biografía de la primatóloga estadounidense Dian Fossey. Valiéndome de nuevo de ‘Gorilas en la niebla’[1], la película que inmortalizó a la científica en Hollywood, y de ‘Las imágenes perdidas de Dian Fossey’[2], documental de National Geographic, me centro en esta segunda ocasión en cómo se ha representado la influencia del fotógrafo Bob Campbell en el devenir del trabajo de Fossey.

La incorporación del fotógrafo Bob Campbell al equipo de Fossey en ‘Gorilas en la niebla’ marcará para la segunda una nueva etapa profesional y personal, aparentemente de mejora. El documental ‘Las imágenes perdidas de Dian Fossey’ incluso eleva el trabajo de Campbell a la misma altura que el de Fossey, pese a las notables diferencias entre el tiempo y los esfuerzos que cada unx dedicó al proyecto de los gorilas, insistiendo en que “juntos hicieron historia”. Pero por otro lado, el documental desvía la atención del logro científico, ya que no se habla de que el trabajo conjunto de ambxs profesionales condujese al éxito laboral, sino principalmente de las emociones compartidas durante su relación. Los estereotipos y el vínculo intergénero están presentes desde el principio del documental, cuando se relata la llegada del fotógrafo al campamento y se habla de ellxs en términos de un hombre que ayuda a la mujer al cuidado de un espacio, y de una mujer intrigante por vivir en soledad. Además en el documental se hace hincapié en la hermosura con que Dian es percibida por Campbell, si bien, y a diferencia de cómo la primatóloga es representada en la película, aparece sucia a causa de su trabajo. El fotógrafo parece ser milagrosamente capaz de apreciar belleza en ella a pesar de cómo el ejercicio científico parece afear a una mujer:

«Salió a recibirme y vi a aquella mujer tan alta y de figura elegante. Estaba bastante sucia porque había estado observando a los gorilas. Llevaba las botas llenas de barro y la ropa mojada, pero aun así me impactó (Campbell)».

Butterfield (Directora), 2002: 5:33-5:47

El beneficio de la presencia de Campbell culmina con la filmación de la escena de aproximación física a un gorila macho, Digit, que disparó la fama mundial de la primatóloga, entre los minutos 00:59:50 y 01:10:11 de la película. Cabe destacar que dicha escena es representada con una potente carga erótica, apareciendo Fossey tumbada sobre la hierba y visiblemente aseada pese a lo que cabría esperar del trabajo en la húmeda y densa jungla, jugando con su cabello y colocando dedos entre sus labios para luego depositar la mano en uno de sus pechos, mientras extiende la otra mano hacia el gorila y balancea los dedos, en un gesto comúnmente empleado para invitar al acercamiento. El gorila acepta y llega a tocar la mano de Fossey con la suya, mientras ésta le prodiga caricias. Esta representación erotizada difiere en gran medida de la escena original filmada por Campbell y es utilizada en la película como metáfora de la inclusión de la sexualidad en la vida de Fossey tras la llegada del fotógrafo, apreciándose estas transformaciones afectivas incluso en momentos de desempeño laboral.

mujercientifica1

De hecho, posteriormente encontraremos a Fossey y Campbell en la cabaña de la primera, revelando fotografías de gorilas y analizando sus fisonomías faciales, cuando, hablando de su belleza, el fotógrafo aprovecha para desviar ese atributo hacia la primatóloga. Presumiblemente tras compartir un encuentro sexual en la cama de Fossey, en cuya mesilla ya no puede contemplarse la fotografía de su prometido, lxs ahora compañerxs y amantes inician un nuevo diálogo:

Campbell – (…) Me asombró verle acercarse tanto a ti.

Fossey – Digit y yo tenemos una extraña relación. No tiene iguales en su grupo. Está solo. Le comprendo bien.

Campbell – ¿Y eso por qué?

Fossey – (…) Qué gusto ver a un hombre casado que sabe coser (mientras le acaricia un hombro con un pie, con uñas cuidadas y pintadas).

Campbell – ¿Cómo sabes que estoy casado?

Fossey – La noche de tu llegada, antes de entrar, sacudiste fuera tu anorak para no mojar el suelo.

Campbell – ¿Y te importa?

Fossey – Creo que no (volviendo a besarle).

Apted (Director), 1988: 01:02:58-01:04:34

En esta ocasión, ‘Gorilas en la niebla’ presenta a una Fossey que se va feminizando, que comienza a verbalizar emocionalidad y cuyo carácter se dulcifica, a medida que se asiste al desarrollo de su relación con el fotógrafo. Le felicita y refuerza positivamente por su deferencia hacia las mujeres, o con mayor exactitud por mostrar habilidades típicamente femeninas como la costura o aprecio por labores femeninas como la limpieza del suelo de la cabaña. Además se explicita el concepto que Fossey posee de su interacción con Digit, a quien antropomorfiza, humaniza, y con quien se identifica personalmente, para explicar así su acercamiento, a través de la soledad, que no obstante en el caso de Fossey está desapareciendo junto a Campbell.

El fotógrafo abandona el campamento por un tiempo, para regresar en un momento en el que Dian ha rescatado a una cría de gorila llamada Pucker, tras su rapto por parte de cazadores furtivos contratados tras la solicitud del dueño de un parque zoológico en Colonia. El rapto costó la vida de varixs gorilas adultxs que trataron de defender a la cría. Ya reunidxs, mientras lxs amantes contemplan desde una bañera con espuma una proyección de películas filmadas por Campbell, mantienen la siguiente conversación:

Fossey – ¿Por qué salgo tanto en esta película? ¡Eh!

Campbell – Porque eres la protagonista. Eres tú quien le interesa al público: la chica de los gorilas.

Fossey – Ah, deben pensar que soy una tía rara.

Campbell – Bueno, arrastrarse por el barro con este clima detrás de dos gorilas puede considerarse un poco raro…

Fossey – ¿Y tú, crees que soy rara?

Campbell – Sí, absolutamente, sin la menor duda. También creo que eres maravillosa.

Fossey –  (Sonríe) ¿Qué soy antes? ¿Rara o maravillosa?

Campbell – Rara.

Fossey – (Salpica a Campbell) Los gorilas han salido fantásticos… ¡Mira, Pucker! ¿Ves a alguien conocido?

Campbell – (…) Le he pedido el divorcio a mi mujer. ¿Me has oído?

Fossey – Tengo miedo.

Campbell – ¿Que tienes miedo? ¿Mi futura esposa es capaz de tener damas de honor gorilas y dice que tiene miedo? (Risas)

Fossey – ¡Tú deberías tenerlo!

Campbell – Sabes lo que quiero. Quiero acabar esta película y que me paguen bien por ella, vivir en un clima caliente y hacer el amor contigo hasta que cumpla sesenta y cuatro años de edad.

Apted (Director), 1988: 01:21:04-01:23:10

Fossey parece extrañada por su preponderancia en las imágenes, a diferencia de lo que otras fuentes sugieren: que la primatóloga ansiaba ser contemplada internacionalmente. No obstante en este fragmento de ‘Gorilas en la niebla’ se muestra sorprendida, y pese a que Campbell argumenta que el deseo del público gira más en torno a ella que a los gorilas, Fossey parece centrada en apreciar la calidad del reflejo, la imagen, que las filmaciones recogen de los animales. Incluso dirige unas palabras a Pucker animándola a mirar a los otros gorilas de su grupo. Pero Campbell no dirige su atención hacia la evidencia del trabajo científico exitoso que contienen las proyecciones, sino hacia Fossey como mujer deseable tanto por televidentes como por él mismo, manifestando planes de convertirla en su esposa pese a que en el enlace pudiesen ser gorilas lxs invitadxs. Se está recreando un ambiente familiar: una pareja con proyectos de unión estable que ha adoptado a unx metafóricx hijx gorila con el cual contemplan grabaciones de encuentros con otrxs familiarxs, quienes posiblemente presenciasen la ceremonia de matrimonio. Se funden así las dimensiones profesional y personal, y la relación de Fossey con los gorilas adquiere cada vez mayores tintes de parentesco, de vínculo maternofilial, que se magnificará cuando Pucker sea entregada a los emisarios del zoológico y Fossey estalle en llanto desesperado.

mujercientifica2

El documental ‘Las imágenes perdidas de Dian Fossey’ también confiere a la relación de ésta con las crías gorilas Coco y Pucker una imagen familiar, de complicidad, cuidado y dolor cuando las autoridades se las llevaron al zoológico. Así pues, privada de quienes casi se habían transformado en hijxs, Fossey se vuelca con mayor intensidad en su trabajo, acrecentándose su unión con lxs simixs hasta llegar a ser concebida como dependencia, tanto en el documental, según el cual aún no ha comenzado su idilio amoroso con Campbell, como en el filme, tal y como atestiguan estos fragmentos:

Campbell – No podemos quedarnos aquí eternamente.

Fossey –  Claro que sí.

Campbell – Las fotos se están vendiendo muy bien y vienen ofertas de trabajo.

Fossey – Pero los gorilas están aquí. Yo estoy aquí.

  Campbell – Buscaremos a alguien que cuide del centro parte del año […]

Fossey – […]¡No quiero!

Campbell – Un momento, hablo sólo de seis meses al año, seis meses aquí y seis meses fuera de aquí. Eso es todo.

Fossey – Oye, no me imagino estar lejos de aquí sin verlos a diario. Viendo sus caras, oyéndoles, oliéndoles. Cada vez que creo saber todo acerca de los gorilas, al día siguiente ocurre algo completamente nuevo. Es una droga, ¿cómo puedo renunciar?

Apted (Director), 1988: 01:25:58-01:27:43

La incapacidad para pasar tiempo separadx de sus criaturas es un atributo socialmente ligado a la maternidad y por ende a la feminidad. Campbell, por su lado, no parece padecer esa presión, dado que anima a la científica a que abandonen el campamento y comienza a manifestar que no es su intención permanecer en ese metafórico hogar familiar toda su vida, principalmente por motivos laborales que le obligarán a alejarse. En cierto modo, Campbell también hace a su pareja una oferta conciliadora entre las vidas profesional y personal, al sugerir pasar sólo medio año en el campamento, para que alguien externo cuide del campamento, aunque también puede observarse en esa propuesta que de forma indirecta relaciona la profesión de Fossey no ya con la investigación científica sino con el cuidado de un lugar. Pero Fossey, abanderando un rol estereotipado, se niega: ambas facetas de su vida han de desarrollarse en el mismo espacio, de tal modo que su profesión no se aleje del círculo del hogar. Son palpables semejanzas con la función de una ama de casa que no desea alejarse de sus hijxs. Sin embargo, en ‘Las imágenes perdidas de Dian Fossey’ la primatóloga sí se muestra capaz de abandonar el campamento temporalmente. De hecho, se explica entre los minutos 12:43 y 13:30 que Campbell llega por primera vez a éste debido a que Fossey debe dejarlo durante dos meses, delegando en el fotógrafo las actividades de cuidado. De igual modo, Bob se marcharía y regresaría en varias ocasiones, sin que resultase conflictivo, a lo largo de tres años.

Pero regresando a la maternalización del personaje de Fossey en ‘Gorilas en la niebla’, ésta y el derivado apego por unxs hijxs gorilas de lxs que no puede distanciarse, atraerán la crisis en el subsistema conyugal:

Campbell – Tengo que irme, compréndelo. Es un trabajo, no puedo pasarme el resto de mi vida sin trabajar. Lo siento. No soy como tú. No puedo pasarme toda mi vida aquí, ojalá pudiera. Lo siento. Te escribiré. Mientras tanto, por favor instala aquí una radio para que pueda hablar contigo.

Fossey –  Si te vas, no escribas, y por favor, no vuelvas.

Apted (Director), 1988: 01:28:53-01:30:16

Se representan así unos roles de género polarizados: Campbell explicita no ser igual que su compañera, y de ello deriva que no desea reducir su vida al hogar sino salir fuera de él por razones laborales, a diferencia de la decisión por la que Fossey parece haberse decantado. Fossey le pide entonces que su abandono del hogar se traduzca también en una ruptura de la relación cuasiconyugal, quedando él desvinculado de la progenie y asumiendo ella el papel de exclusiva cuidadora y mantenedora del proyecto de vida común que habían diseñado en principio. El varón que prefiere producir se aleja, y la mujer conserva, reproduce y cuida. Queda así rota la relación profesional/sentimental de Fossey y Campbell, quien no volverá a aparecer en ‘Gorilas en la niebla’.

mujercientifica3

Cabe señalar entonces como hilo conductor del análisis de esta segunda parte de los filmes la relevancia de la familia. Puede que Fossey acabe renunciando a tener hijxs pero en la película nunca parece consciente de ello, más bien es llevada por las circunstancias. Dado que no llega a ser una decisión planeada como proyecto de vida, la primatóloga no se rinde a la puesta en práctica de sus deseos y habilidades maternales, que son dirigidas al cobijo y cuidado de lxs gorilas de montaña. Es una constante de ‘Gorilas en la niebla’ representar a lxs animales como hijxs de Fossey, diseñando fuertes metáforas y paralelismos con gran carga emocional en los sentimientos y reacciones que lxs simixs despiertan en la mujer. El parentesco es punto caliente y da sentido y propósitos a la vida de la primatóloga. No sucede igual con sus compañerxs varones, y de ello se hace eco igualmente el documental. Campbell admite estimar a lxs gorilas y también llega a humanizarlos y describir en ellos cualidades antrópicas, pero su grado de implicación con ellxs queda reducido a su esfera laboral y sus planes de vida no les incluyen eternamente, alimentándose los idearios del incontrolable instinto maternal femenino y de la renuncia de las mujeres a cualquier otra faceta de sus vidas que excluyan la dedicación a la progenie. Fossey aparece siempre como incapaz de discernir los límites y de contener su tendencia a la implicación emocional con lxs criaturas que constituyen su objeto de estudio. Emocionalidad antes que racionalidad, y una vez más, mujer antes que científica, al menos en su concepción más clásica y eminentemente patriarcal.

Salmacis Ávila

Referencias

http://movie.info/movie/Gorillas_in_the_Mist:_The_Story_of_Dian_Fossey_1988_8.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/600×315/5c/7a/0a/5c7a0ab1685dab0e044b3fc3ba0d935e.jpg

http://movie.info/movie/Gorillas_in_the_Mist:_The_Story_of_Dian_Fossey_1988_4.jpg

http://img.rp.vhd.me/4524969_l5.jpg

[1] Clegg,Terence A., y Glimcher, Arne (Productores) &Apted, Michael (Director) (1988). “Gorilas en la niebla: la historia de Dian Fossey” (Película). EE.UU.,The Guber-Peters Company, Universal Pictures y Warner BrosPictures.

[2] Butterfield, Lori y Freeman, Robin (Productorxs) & Butterfield, Lori (Directora) (2002).”Las imágenes perdidas de Dian Fossey” (Documental). EE.UU., National Geographic Television & Film Inc. https://www.youtube.com/watch?v=xj02s-zIuss.

   Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: