Llevaba semanas encerrado en aquel cuarto, con frío, poca comida, sin apenas luz y lo más importante, con una sola bala en la recamara. El holocausto zombie se le estaba haciendo muy cuesta arriba pero aun así, solo por haber podido re-matar a Franco con sus propias manos, la expedición hasta el valle de los caídos había merecido la pena.

Juanma Vázquez

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.