Según el último estudio que ha salido a la luz parece ser que existe una relación, cuanto más alto es el coeficiente intelectual más capacidad de ser feliz, y esto tiene una explicación que “parece” bastante lógica.

 El estudio al que hago referencia fue realizado en el University College de Londres, en Reino Unido, y posteriormente publicado en la prestigiosa revista Psychological Medicine. Para su realización se utilizo una muestra de 6.870 personas de al menos 16 años y se analizaron datos de la Encuesta de Psiquiatría de Adultos de Inglaterra del año 2007.

Para valorar la felicidad se utilizo una escala de 3 puntos, mientras que para la valoración del Coeficiente Intelectual uso la Prueba Nacional de Lectura para Adultos.

 De esta manera los psicólogos e investigadores encontraron esta relación entre CI y nivel de felicidad:

  • Los investigados con niveles de CI bajos, de 70 a 99 tienen los niveles más bajos de felicidad.
  • Los investigados con niveles de CI altos, de 120 a 129, tienen los niveles más altos de felicidad.

 Las razones para todo esto son muy sencillas, y es que el nivel de CI puede influir significativamente en muchos factores de la vida, como por ejemplo el nivel de ingresos, la educación y las posibilidades de encontrar empleo. Estos dos factores sociales inciden en otros de mayor importancia, como la buena alimentación, la posibilidad de adquirir una vivienda digna, las relaciones sociales… Y a su vez estos factores inciden en la salud física y mental.

Así,  el equipo de investigadores agregó a sus conclusiones: “Aquellos con bajo CI son menos felices que aquellos con mayor CI. Las intervenciones que se dirigen a las variables modificables como el salario (por medio de la mejora de educación y las oportunidades de empleo) y los síntomas neuróticos (mediante la mejora del diagnostico de los problemas de salud) pueden mejorar los niveles de felicidad en los grupos con CI mas bajos”.

 La Dra Hassiotis, coordinadora de este estudio, cree que este descubrimiento puede tener gran relevancia, ya que demuestra que las personas con un bajo CI son menos felices debido a las desventajas socioeconómicas que esto les reporta, y además que por ello necesitaran mas ayudas en su vida diaria. A su vez, otra de las participantes de la investigación, la Dra. Afia Ali, añade que las estrategias dirigidas a reducir las desigualdades sociales, como las dirigidas a la mejora de la educación y la reducción del desempleo, pueden mejorar los niveles de felicidad de estas personas con bajo CI.

 Ahora bien, en este estudio habría que realizar varias puntualizaciones importantes.

VERO 2La primera tiene que ver con la sensación que la sociedad occidental tiene de que el CI es lo mismo que la inteligencia real, y digo sensación porque no lo es.

La psicóloga infantil y especialista en terapia Gestalt, Anfisa Kalistratova, nos aclará: “En general, el CI es la velocidad de pensamiento, cuán rápidamente el hombre resuelve diferentes tareas. Poseyendo un alto nivel intelectual, el hombre puede tener un bajo nivel de CI. Pero en Occidente se considera que si el CI es alto, el hombre puede ocupar altos cargos. Por cierto que la velocidad de pensamiento es importante, pero, por ejemplo, en programación todo depende de la calidad del trabajo.” 

Sin embargo la sociedad occidental tiende a considerar la inteligencia y el CI como equivalentes.

 La segunda puntualización es la más importante según mi punto de vista, y es que este estudio realmente lo qVERO 3ue nos quiere decir según sus conclusiones es que toda nuestra felicidad esta relacionada con el nivel de vida, con la economía, con el dinero. Un tanto superficial para alguien realmente inteligente. Una persona realmente inteligente no será más feliz por tener el mejor coche, el sueldo más alto, ser muy poderoso o vestir elegante.

 En la práctica la felicidad “real” no depende del nivel de ingresos, puede ayudar, eso esta claro, pero el dinero no deja de ser algo material que nunca podrá comprar la amistad verdadera, la salud o el amor, elementos básicos para la felicidad. Es mucho más importante una actitud positiva ante la vida y unos rasgos sociales agradables que tener el bolsillo lleno.

 Así que tras ver el estudio y volviendo nuevamente a la pregunta principal, ¿Qué relación tiene la inteligencia con la felicidad? La única relación que puede tener con la consecución de la felicidad real es saber utilizar tu inteligencia para valorar lo que tienes alrededor y tener muy claro que “el más feliz no es el que más tiene, sino el que menos necesita porque ya tiene todo lo que de verdad importa.”

 

Verónica Muro Asensio

 

Bibliografía:

 

http://www.psyciencia.com/2012/10/23/las-personas-con-bajo-ci-podrian-ser-menos-felices/

http://www.sumedico.com/nota13080.html

http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/personas-mayor-coeficiente-intelectual-son-mas-felices-articulo-377868

http://spanish.ruvr.ru/2012_10_07/felicidad-inteligencia-coeficiente-intelectual-investigacion/

 

   Send article as PDF   
anthropologies

Un comentario sobre “CUANDO LA FELICIDAD DEPENDE DE… ¿LA INTELIGENCIA?”

  1. ¡ Muy buen artículo Verónica !

    Estoy totalmente con las puntualizaciones que haces respondiendo al discurso científico sobre los CI y su relación en orden a ser más o menos felíz en función del grado que tengas. Lo importante está en otra cosa y no es el dinero ni los bienes materiales superfluos. Acordémonos de la peli «Ciudadano Kane», aquí podemos ver un buen ejemplo para relacionar con este artículo. Un saludo. Carlos javier.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.