Una vez más España está a la cola de Europa. En este caso, el Fondo Monetario Internacional ha recomendado a España que cambie una de sus normativas por su dureza.

Junto a Hungría, Bulgaria y Croacia,  son los únicos cuatro países de la Unión Europea que penaliza duramente a aquellos que no pueden hacer frente a sus deudas tras iniciar un proyecto que fracasó.

El resto de países de la Unión tienen unas penalizaciones más flexibles para este tipo de deudas, en determinadas circunstancias y si cumplen una serie de condiciones pueden llegar a perdonar la deuda y hacer “borrón y cuenta nueva”.

 Tal vez porque nos movemos en un tiempo donde la corrupción, los engaños y los timos están a la orden del día, veo poco viable esta medida en nuestro país. Seguramente lleguemos a pagar justos por pecadores, y esta medida no se llegue a implantar o saquen beneficio de ella algunos pocos que saben bien como hacer del fraude su negocio como pasa hoy en día, casos en los que el político corrupto es el que consigue ser absuelto y la familia que no tienen recursos es desahuciada.

Esta medida podría ser factible si esas condiciones que se tienen que cumplir están muy clarificadas y no existen vacíos legales a los que puedan acogerse aquellos amigos del fraude.

Bien es cierto que si las deudas no caducan nunca, los afectados no podrán recuperarse para llevar a cabo otro proyecto o incluso, tal y como aseguran algunos expertos, se acaben refugiando en la economía sumergida donde desarrollar sus ideas sin tener que rendir cuentas de impuestos y tasas.

También cabe destacar, que para que esta ley sea posible en nuestro país, tendríamos que empezar por cambiar los productos que ofrecen los bancos,  o al menos su normativa, ya que este cambio que sugiere el FMI va en contra de los objetivos y funcionalidades de los bancos. Que un banco tenga que prever préstamos no recuperables, es algo impensable en estos momentos.

 Un primer paso ha sido trabajar en la ley de emprendedores, evitando algunas penalizaciones, sin embargo el FMI no está satisfecho, pues lo ve como una medida muy limitada. Es más, considera que el rigor de la normativa puede llegar a ser contraproducente ya que favorece el fraude y, sin embargo, dar segundas oportunidades favorece al emprendedor, favoreciendo la creación de riqueza y la generación de empleo. ¿Es posible desarrollar esta medida en nuestro país? Un método que tenga en cuenta “la buena fe” de aquellos que tienen deudas y así perdonarlas es una solución para generar riqueza y empleo? Mentalidad, organismos e instituciones creo que no están alineados en este punto todavía, por lo visto aún nos queda mucho para nivelarnos al resto de Europa en este campo, entre otros.

Cristina Gómez (@Crisa_GA)

Fuentes

elpais.com

Cincodías.com

elidealista.com

Informe del FMI sobre España

RRHHdigital

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.