¡Hola a todos!

 

Aquí os traigo una nueva tanda de coleccionistas: Juan Carlos y Rubén, los cuales coleccionan discos de vinilo, y Emilio que colecciona meteoritos.

Espero que os gusten.

 

Un saludo.

Paco Bonilla

fjbonilla-ec.tumblr.com

facebook.com/ECfjb

 

21 – Juan Carlos Esteban

 

En el número de hoy nos muestra su colección Juan Carlos, amante de los discos de vinilo. A parte de su colección de discos, su casa es todo un museo relacionada con esta temática: cojines con vinilos, la alfombra de entrada con forma de disco de vinilo, la lámpara, el reloj del baño… no por nada él la llama “La casa del vinilo”.

 

¿Cuando empezaste tu colección? ¿Por qué?

Con 17 años, ahora tengo 42. Empecé porque en mi época era lo que se llevaba y siempre me ha gustado el formato vinilo.

 

¿Cuántos vinilos hay en tu colección?

Unos 3000, pero que realmente merezcan la pena unos 1000.

 

¿Tienes algún favorito?

Me gustan todos.

 

¿Sigues coleccionando actualmente?

Si, todo lo que sale nuevo que me gusta, me lo compro en vinilo si sale. Compro y vendo para mantener esta afición que es carilla. Compro a través de internet, tiendas, mercadillos…

 

¿Tienes otras colecciones?

Dispensadores PEZ, tocadiscos, tazas… Me suele gustar lo “Vintage” de los años 80.

 

 

1

 

2

3

 

 

22 – Rubén de Paz

 

¿Cuando empezaste tu colección?

Hace unos catorce años, un año después de que empezase a pichar.

 

¿Cuántos vinilos hay en tu colección?

Aproximadamente unos 550, de música electrónica de los ‘90.

 

¿Tienes algún favorito?

No, no lo tengo.

 

¿Los usas todos o compras alguno por coleccionismo?

Los suelo utilizar todos.

 

¿Sigues coleccionando actualmente?

Sí, los compro a través de tiendas de segunda mano y por internet.

 

¿Tienes otras colecciones?

No, otra afición que tengo son los videojuegos, pero colección no.

 

¿Pinchas habitualmente en algún sitio?

Principalmente lo tengo como hobbie, pincho en casa, pero todos los años suelo pinchar en una “rave” que monto con un amigo e invitamos a la gente a que venga a pasarlo bien con nosotros en un pueblo de Toledo. También he hecho algún “bolo” en alguna discoteca.

 

 

4

5

6

 

 

23 – Emilio Gilabert

 

¿Cuándo empezaste tu colección?

Hace aproximadamente entre 8 y 10 años.

 

¿Cuántos meteoritos hay en tu colección?

Te voy a ser sincero, no lo sé. Me lo pregunta todo el mundo y te puedo decir que más de 50. Todo el mundo está muy interesado en contabilizarlos y yo es algo por lo que no tengo ningún interés… en el momento que sepas lo que tienes, puede empezar a perder interés la colección.

 

¿Tienes algún favorito?

Tengo muchas piezas favoritas, porque todas las piezas o casi todas, están relacionadas a un amigo. Este tipo de coleccionismo para mí, es un coleccionismo de amistad, es decir: he conocido personas en todo el mundo desde Australia, EEUU, Rusia, Polonia, Francia, Marruecos, Nigeria… Todas estas personas han sido quienes han buscado, quienes han comercializado o con quien he cambiado una pieza. El cariño que pueda tenerle a una pieza va en función de la amistad que he tenido con esa persona.

También puede haber alguna pieza que me guste por lo que pueda representar o por la dificultad que haya tenido al conseguirla.

 

¿Sigues coleccionando?

Sí, pero no al mismo ritmo que en años atrás.

 

¿Cómo adquieres nuevos meteoritos?

Fundamentalmente, a través de los mismos buscadores. La degradación a la que ha llegado el mercado de meteoritos lleva a que no te puedes salir del buscador o de un vendedor reconocido y que te aporte todas las analíticas oportunas, claro.

Los meteoritos históricos no necesitan de analíticas a primera vista, porque son piezas reconocidas por su textura, color, formas… Pero las nuevas apariciones necesitan ser clasificadas y llevar su analítica petrográfica.

 

¿Tienes otras colecciones? ¿Sigues algún tipo de orden o sistema al coleccionar?

Si, fósiles, conchas, minerales… y dentro de esas subcategorías. Colecciono lo que me gusta, entonces no reparo en lo que hay que coleccionar. Si buscas una sistemática en el coleccionismo, la obsesión por coleccionar, a lo mejor te lleva a coleccionar cosas que no te gustan.

A priori mi colección cumple una función didáctica para con los demás. En esa didáctica yo busco algo que sea comprensible para los demás y que a mí me satisfaga: por su contenido o su forma, pero no porque tenga que tener la sistemática de piezas que hay en un catálogo.

 

Emilio, cuéntanos sobre la labor divulgativa de tu colección

Hay algo que yo considero, no negativo, sino muy personalista en el coleccionismo, que es el coleccionismo egoísta, es decir: la colección es para mí y yo la disfruto (aunque lo respeto muchísimo)… Pero en este caso estamos hablando de un coleccionismo sobre la naturaleza, una naturaleza, que es excepcionalmente extraña: la naturaleza extraterrestre.

Ya solo la palabra extraterrestre llama mucho la atención, lo cual me ha llevado a viajar, conocer gente y cambiar con otros coleccionistas… y además, me permite la satisfacción de transmitir unos conocimientos: o bien a los adultos como curiosidad, o bien a los niños como semilla de curiosidad. A los niños hay que motivarles en algún tipo de curiosidad que no estemos acostumbrados habitualmente como videojuegos, televisión… y  el amor por la naturaleza comienza por estos principios.

Ese tipo de cosas me incentiva muchísimo a montar exposiciones, dar charlas, que asista el mayor número de personas y que escuchen lo que les tengo que decir. Que eso cale en la gente, que absorba esa información que no digo ya que sea interesante, sino importante, ya que puede ser un motivo de fin de este mundo que conocemos, como ha sido en ocasiones anteriores… Cuando la gente empieza a concienciarse de eso, la curiosidad empieza a picar y si llega a los niños, yo ya estoy encantado.

Esa es la función “apostólica” de mi colección y que por mi parte es desinteresada.

 

7

8

9

 

 

 

 

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

One thought on “El coleccionista”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.