proyecto_daniel_4El presente que vivimos está cada vez más condicionado por unos avances tecnológicos que se van sucediendo ante nuestros ojos casi sin darnos tiempo a reaccionar ante ellos y a asimilarlos. Sirva como ejemplo el desarrollo conseguido en los últimos tiempos con la impresión en tres dimensiones (impresión 3D) para la fabricación de todo tipo de objetos. La impresión 3D, aún en fase embrionaria, se está mostrando como una aplicación eficiente que revolucionará los sectores industrial, sanitario y artístico, entre otros.

 El desarrollo tecnológico además de rápido es a la vez caro y no suele estar al alcance de gran parte de la población mundial. Ante esta situación de injusticia social y de desigualdad ante los recursos que aparecen, debe potenciarse y darse a conocer a todas aquellas personas o empresas que hacen posible que estas modernas aplicaciones lleguen a todos los rincones del planeta para mejorar las vidas de aquellos que más lo necesitan. En esta línea de acción trabaja la compañía Not Impossible Labs, una creciente comunidad que tiene como finalidad última la de realizar aplicaciones tecnológicas sanitarias a bajo coste con el objetivo de resolver problemas y cambiar vidas en el mundo a través de un marco de colaboración, innovación y motivación, haciendo posible lo imposible.

 La compañía, fundada por Mick Ebeling y conocida por el desarrollo de las gafas “Eyewriter” que permitieron dibujar y comunicarse con los ojos a un artista de graffiti afecto de parálisis, puso en marcha en 2002 un proyecto que continúa a día de hoy y que utiliza la impresión 3D para la fabricación de prótesis a muy bajo coste para los niños de Sudán que sufrieron amputaciones a causa de la guerra. Consiguieron así dar el mejor uso hasta la fecha que puede conseguirse mediante estas impresoras 3D.proyecto_daniel_3

 El proyecto comenzó cuando Mick Ebeling conoció la historia de Daniel Omar en la revista Time. Daniel es un chico sudanés que tenía 14 años y que había perdido los dos brazos en una explosión de un artefacto durante la guerra. Esta historia conmovió a Ebeling y le inspiró, constituyendo el punto de partida para la construcción de un equipo de impresión 3D de prótesis a bajo coste, en lo que pasó a conocerse como “proyecto Daniel”. Las prótesis generadas por la impresora 3D tienen un precio de 100 dólares, muy bajo en comparación con el de las prótesis de uso habitual, e insignificante si tenemos en cuenta el efecto que tienen sobre la vida de sus portadores. El proceso de impresión de las prótesis se completa en un total de sólo 6 horas, otro punto a favor de esta tecnología que se encuentra aún en fase de desarrollo.

 En el momento actual, Mick Ebeling continúa desarrollando su trabajo en hospitales imprimiendo prótesis para otras personas. Toda la información de este proyecto y de otros que tiene en marcha esta compañía para cambiar el mundo está disponible en: www.notimpossiblelabs.com

proyecto_daniel

         Marta Valle Carbajo

   Enviar artículo en formato PDF   
anthropologies
azali.macias@outlook.com

One thought on “Tecnología para cambiar el mundo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.