En el siglo XX vivir en Venezuela y ser pobre era llevar una vida difícil, en estos primeros pasos del XXI ser venezolano, pobre, y no chavista era el doble de sacrificado. Pero por fin las democracias liberales de todo el mundo se han confabulado para lograr la victoria de la democracia, la libertad individual y la propiedad privada, y porque no decirlo de suculentos negocios a los que ayer no tenían acceso.

Es lógico: hay que tumbar con todas las fuerzas del progreso a los gobiernos que tratan de hostigar a los medios de comunicación, que cierran estaciones de radio no afines y que encarcelan a disidentes. Creo que logrado el «objetivo Venezuela» ahora le toca el turno a la Rusia de Putin, y veremos a los políticos occidentales con camisetas de Litvinenko y estudiando a fondo los atentados pertrechados por la inteligencia rusa para cambiar resultados electorales y provocar odio hacia los chechenos.
Dicho sea de paso no todo el mérito es del exterior, y es que Maduro ha hecho por este fin de ciclo mas que nadie (¿tendría espíritu de Gorbachov?): un tipo mas acostumbrado a conducir el metro que a grandes discursos y que está donde está y ha llegado donde ha llegado por arrimarse al árbol que mejor sombra da y no por méritos propios (y ni hablar de su formación, carisma y/o inteligencia).
Ahora en determinados lobbys se están frotando las manos y les aparece el símbolo del dolar en los ojos (colonialismo 3.1.)
Pero… ¿cuando los venezolanos podrán ser libres de elegir su propio destino?
Feliz Lunes
   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.