Cuando los Lakhota ayudaban a ganar campeonatos de la NBA

15 febrero, 2017

Hoy día los lakhota atraviesan una difícil situación, pero hace no mucho tiempo fueron determinantes para la configuración de una de las dinastías del mundo del deporte mas grandes de todos los tiempos

“Lo que quería resaltar mostrando a los jugadores el vídeo de El guerrero místico era que conectarse con algo que trasciende las metas individuales puede ser una fuente de enorme poder. En términos generales, el héroe de la miniserie se basa en Caballo Loco,quien, tras experimentar una poderosa visión, se dirige a la batalla para salvar a su tribu. En la charla posterior al pase del vídeo los jugadores parecieron convencidos de la posibilidad de vincularse como tribu y cuando entramos en la nueva temporada pensé que podría reforzar esa perspectiva.”

Los lakhota, pueblo originario de lo que es hoy Estados Unidos, vivían al norte del río Missouri llevando un estilo de vida predominantemente nómada en busca de pastos y caza pese a que en la actualidad las circunstancias hayan obligado a los pocos supervivientes que quedan al sedentarismo. En 1890 sufrirían el penúltimo golpe de gracia en Wounded Knee tras años de hostigamiento por parte de las autoridades estatales y la ideología subyacente al destino manifiesto Lakhota ”, en su propio idioma se traduce como“ amigo” o“aliado”, y eso es precisamente lo que supusieron para Phil Jackson,el señor de los anillos”de la NBA,en la victoria de los seis campeonatos que logró con los míticos Chicago Bulls de Michael Jordan.

El anillo del guerrero lakhota

“A nivel psicológico, el anillo representa algo muy profundo: la búsqueda de la identidad en pos de la armonía, la interrelación y la integridad. Por ejemplo, en la cultura de los aborígenes norteamericanos, la capacidad unificadora del círculo era tan significativa que naciones enteras se concibieron como una sucesión de anillos o aros interrelacionados. El tipi es un anillo, lo mismo que la hoguera del campamento,la aldea y el trazado de la nación propiamente dicha…
círculos dentro de círculos que no tienen principio ni fin”.

Esta cita que podría evocarnos a la descripción de la situación espacial de los bororo que hiciera Lévi-Strauss en“Tristes trópicos”es del ya citado Phil Jackson en referencia al anillo que se recibe tras ganar la NBA.Su abuelo regentaba una pensión cerca de una reserva en Montana donde se hospedaban habitualmente algunos lakhota, desencadenando su fascinación por ellos. Fascinación que se vería acrecentada cuando en su época de estudiante universitario impartió clases en la reserva de Pine Ridge (Dakota del Sur), con el fin de ayudar a cicatrizar la herida producida en 1973 tras un enfrentamiento entre policía y activistas indios en el lugar donde se había producido la matanza de Wounded Knee.

Así comenzó a interesarse de un modo mas profundo por este pueblo y a tratar de comprenderlos mejor, conocimientos que comenzó a aplicar una vez se hizo cargo de los Chicago Bulls.Según él mismo, el espíritu de conexión con el resto de miembros de la comunidad era intrínseco a los lakhota. También despertó su curiosidad la perspectiva que tenían del “yo” (Jackson también se distingue por su entusiasmo con el budismo zen), que les llevaba a tener mayor autonomía que el hombre blanco, pero que acarreaba un mayor nivel de responsabilidad. En palabras de George W. Linden:“el lakhota es miembro de una tribu y como tal nunca actúa en contra sin tener motivos de peso”. La libertad no consistía, por tanto, en estar ausente sino en estar presente: libertad para la consecución de relaciones más extensas.

Poco a poco fue implementando en el vestuario costumbres que había observado: antes del entrenamiento diario reunía en círculo a todo el equipo y analizaban los objetivos del día, dando importancia a esta figura geométrica que los lakhota consideraban sagrada. Del mismo modo instaló en el centro de entrenamiento una sala tribal en la cual tocaba el tambor cada vez que quería que se reunieran allí, esta sala estaba decorada con varios objetos que había recibido en su estancia entre los lakhota: un collar de zarpas de oso, la pluma central de una lechuza, un cuadro que reflejaba la marcha de Caballo Loco y fotografías de búfalos blancos recién nacidos como símbolo de buena fortuna.
Después de cada derrota quemaba un manojo de salvia seca y lo agitaba, tal como hicieran los guerreros lakhota tras la batalla, de este modo trataba de convertir a su equipo en una tribu con estos nativos como espejo.

El “heyoka”Rodman y los inuit

El término lakhota “heyoka” significa “hombre que camina hacia atrás”, famosos por montar de espaldas a la cabeza del caballo, vestirse de mujer y hacer reír a los demás. Con esta perspectiva trató de comprender el peculiar carácter del díscolo Dennis Rodman para tratar de que encajase con el resto de jugadores y valorar su capacidad para hacerles relajar en momentos de tensión. El mismo que cuando estaban negociando su incorporación a la plantilla y vio los objetos que decoraban el despacho del que sería su entrenador le enseñó un collar que llevaba al cuello y que le había regalado un ponca de Oklahoma. Una última anécdota es que estando Jackson en un lago de Alaska pescando con sus hijos se acercaron a su embarcación dos niños inuit para decirle que habían visto en la televisión que era el nuevo entrenador de Los Ángeles Lakers, siendo así como se enteró de la noticia que le llevaría a ganar otros cinco anillos.

Los lakhota hoy día

Sin embargo la actualidad de los lakhota, así como la del resto de los aborígenes en Estados Unidos, no es nada halagüeña: los suicidios son muy elevados en Pine Ridge,donde la población afronta un largo historial de abusos, alcohol y drogas, y sufren continuamente los estigmas sociales que se vierten sobre ellos y donde las depresiones son producto de traumas históricos acumulativos. Según Brave Heart, lakhota, cofundadora de la Takini Network:
“los ciclos de abuso siguen produciéndose, empezando por los internados que separan a los hijos de sus padres y los sacan de su hogar y la desintegración familiar que vivimos, todo está conectado”.

Rubén Blasco

Referencias

Once anillos. Phil Jackson

Canastas sagradas. Phil Jackson

www.telesurtv.net

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on Tumblr
PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

Etiquetas: , , , ,

Leave a Comment

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: