Apariciones marianas en la España tardomedieval

15 Marzo, 2017

Pese a que vivimos en una sociedad preeminentemente racional, no nos resulta extraño leer o ver noticias sobre aparición de La Virgen a una persona o a un grupo. Y como resultado, él o los videntes se convierten en personajes destacados para la comunidad y la zona de aparición pasa a ser un lugar sagrado/ peregrinaje por parte de los creyentes. Incluso, muchas de ellas han sido reconocidas oficialmente por la Iglesia.

Por raro que nos parezca, éste fenómeno se ha dado a lo largo de toda la historia e incluso en el mundo actual podemos encontrar varios ejemplos en distintas partes del mundo (católico).Y, es que, posiblemente a lo largo de la historia, la sociedad se ha realizado diversas cuestiones acerca de Dios, La Virgen y los santos: ¿Cuál es su aspecto?, ¿Qué es lo que quieren?, ¿Qué buscan?…Todo ello, en parte ha podido ser contestado a través del contacto entre los mortales y los personajes sagrados, mediante los encuentros ó apariciones.

Por ello con el presente artículo mi objetivo es viajar hasta el mundo tardomedieval y analizar las características de las apariciones, el mensaje de La Virgen, el prototipo de vidente y, lo más interesante, tratar  dos apariciones (Jaén y Santa Gadea del Cid, Burgos) que rompen el prototipo de aparición.

Las Apariciones en los S.XIV-XV

Cuando hablamos de apariciones en la Edad Media, tenemos que tener claro que se dieron varios tipos (las de personajes sagrados y las de espíritus) y categorías. Así como, un prototipo de videntes y mensajes

Tipos de visiones

  1. Apariciones de Espíritus divinos (Dios, La Virgen, santos, ángeles…); dentro de esta se puede diferenciar entre:
  • Apariciones de tipo laico: espíritus divinos que se aparecen a una o varias personas para dar un mensaje.
  • Apariciones de tipo teológico: este tipo de visión abarca desde la contemplación de La Virgen, hasta detallados mensajes apocalípticos sobre el fin del mundo.
  • Apariciones de tipo monacal: miembros de órdenes religiosas[1] (clérigos, monjes ó monjas) que destacan por su virtud ven a personajes sagrados
  • Apariciones de almas ó espíritus: almas/fantasmas que se aparecen a familiares por diferentes motivos y con diferentes mensajes:
  • Espíritus buenos que se aparecía para pedir a los vivos ayuda, como aligerar sus penas en el otro mundo a través de oraciones.
  • Espíritus condenados que aparecen con mensajes tenebrosos y malos presagios.

Igualmente, hay que señalar que las apariciones pueden ser:

  • Privadas: cuando solo hay un vidente. Este tipo, corresponde a las primeras apariciones registradas.
  • Públicas: cuando la divinidad es presenciada por dos ó un grupo de videntes.

Categorías

Ente este caso, podemos distinguir tres categorías:

  1. La aparición de la divinidad: una o varias figuras divinas a una o varias personas, a las que hablan, tocan, les muestra cosas e incluso les entregan objetos sagrados. Cronológicamente, esta categoría es más común entre 1400-1525 y entre 1900-actualidad.


  1. Aparición de signos sin visiones de la figura sagrada, como por ejemplo: llantos, efusión de sangre en las imágenes, sudoración, hallazgo de reliquias…Señales, que fueron considerados por la gente como la una prueba de la aparición de la divinidad.

Apariciones mixtas

Cuando una aparición lleva al hallazgo milagroso de una imagen de la virgen con el niño.

Los mensajes de las apariciones

Por lo general, en las apariciones se suelen repetir una serie de mensajes por parte de La Virgen, que se puede resumir en:

  • Reforzamiento y defensa de la religión católica: a través de la confesión, construcción de santuarios y combatir al enemigo.
  • Protección de la fe frente al enemigo (exterior ó interior): musulmanes y judíos
  • Consuelo y amparo a la cristiandad :acabar con epidemias y malas cosechas, tan abundantes en la época
  • Construcción del otro como enemigo que pone en peligro la fe.

Lo curioso, es que la esencia de muchos de estos mensajes medievales, los vamos a ver y se van a mantener en apariciones posteriores. Como por ejemplo:

  • La Virgen de Lourdes (Francia, 1858): vino a confirmar el Dogma de la Inmaculada Concepción.
  • La aparición de La Virgen de Fátima a tres niños (Portugal, 1917): no hizo más que fortalecer la resistencia popular ante el primer gobierno laíco de la historia de Portugal.
  • Las visiones de Ezquioga (España, 1931).

Videntes

En la mayoría de casos observamos las siguientes características en los videntes:

  • Gente de origen humilde: campesinos, pastores, posaderos, tejedoras, porquerizas, sirvientes…
  • Hombres adultos y chicas jóvenes son los videntes que más abundan, frente a las mujeres adultas que son menos comunes.
  • Marginación dentro de los videntes: no hay presencia de conversos ni de niños.

Por otro lado, el vidente verdadero debía tener las cinco virtudes que mostró María en el momento de la Anunciación:

  • Humildad
  • Disposición a aceptar consejo
  • Paciencia
  • Exactitud

Casos concretos especiales de apariciones tardomedievales

Por lo general, cuando hablamos de la aparición de La Virgen se nos viene a la cabeza la Virgen de Lourdes o Fátima y, por lo tanto, un prototipo de aparición que cumple con los siguientes elementos:

  • Es una aparición simple: se aparece exclusivamente la virgen a una pastorcilla en el campo.
  • Imagen de la virgen: se trata de una mujer muy bella, dulce, maternal y humana.
  • La relación del vidente con la virgen se va a caracterizar por el cariño.
  • Se da una prueba ostentosa como prueba de la aparición y la vidente sufre una especie de santificación local.
  • Procesiones hacia el lugar y curaciones milagrosas.
  • Conflicto entre lo local con el poder gubernamental. Las autoridades en un principio no lo creen y lo niegan, pero al final lo aceptan.
  • La vidente es una joven muy devota.

Pese a que en la mayoría de casos éstas son las características de las apariciones marianas, hay que decir que no siempre fue así. Pues en la Corona de Castilla se dieron dos casos que tienen características diferentes que mezclan elementos católicos/ “paganos y que simbólicamente son más complejos.

LA VIRGEN DEL ESPINO, SANTA GADEA DEL CID (Burgos, 1399).

Breve descripción de la aparición:

Tiene lugar en Santa Gadea del Cid, ante dos videntes Pedro y Juan (pastores). De los cuales, tiene más importancia el primero y se dan cuatro apariciones en distintos días de Marzo:

– Martes 25: los dos pastores encuentran un enjambre de abejas en un roble mientras cuidaban el ganado.

– Miércoles 26: vuelven por la noche a recoger miel y cera del árbol, y en éste ven a una dama resplandeciente y una procesión. Ven un grupo de gente vestida de blanco alrededor de un espino muy grande, que tenían tres lumbres y ramos, a la vez que decían “venid a las tinieblas”. Encima de dicho espino se encontraba la dueña, vestida de blanco y resplandeciente.

– Jueves 27: Pedro vuelve a ver a La Virgen, la cual le explica la visión anterior: la gente que habían visto a su alrededor eran ángeles del cielo, que se apareció por voluntad de su hijo, que las voces que habían oído eran las del ángel San Miguel, que fue enviada en el espino así como Dios padre en la zarza a Moisés y que las antorchas tenían un significado concreto ( una significaba la corona del Santo Martirio, otra la virginidad de muchas doncellas y otras tres que eran Padre, hijo y Espíritu Santo).

Por otro lado, le da instrucciones para que se las transmita a las principales autoridades del pueblo (curas, alcaldes, regidores del concejo): por voluntad de su hijo que se edifique un monasterio e Iglesia de la orden de San Benito y si así se hace la villa aumentara la prosperidad del pueblo y remitirán las enfermedades.

– Domingo 30 de Resurrección: María aparece con varios monjes y hace que lo golpeen  a Pedro por no transmitir su mensaje. Los vecinos se despiertan a oír los gritos de Pedro, y el pide que se convoque una reunión de las autoridades, donde relata finalmente todo lo ocurrido.



 

Resultado y posible motivo de la aparición:

– En 1404 el Papa de Aviñón  Benedicto XIII, emite una bula donde respalda la aparición.

– El lugar del suceso se convierte en lugar de peregrinación durante los días en los que se conmemora las visiones.

– En 1406, se inicia los trámites para la construcción de un monasterio benedictino. Lo cual, da lugar a un litigio con el monasterio benedictino de San Millán de Cogolla (1410), que por decreto es obligado a ceder al nuevo monasterio propiedades situadas en los pueblos cercanos a Santa Gadea.

– Finalmente, se construye un monasterio que se convierte en foco de peregrinación.

En definitiva, es posible que el objetivo de esta aparición fuera respaldar las pretensiones de independencia respecto al monasterio de San Millán de Cogolla. Crear un propio monasterio con peregrinación, implicaba prestigio, autosuficiencia y prosperidad con las peregrinaciones.

LA VIRGEN DE LA CAPILLA, JAÉN, 1430.

Breve descripción de la aparición:

– Esta aparición tuvo lugar en un arrabal de Jaén (fuera del recinto amurallado). En esos momentos, una ciudad fronteriza con los musulmanes de Granada, que a menudo llegaba en sus correrías a las puertas de la ciudad. En este caso , estamos ante una sola aparición en la noche del 10 de Junio y de cuatro videntes:

Pedro, Juan, María y Juana (esposas de pastores). De los cuales, el relato que tiene más importancia es el del primero, ya que cada uno afirmaba haber visto cosas diferentes. En lo único que están de acuerdo es que cerca de la Iglesia de San Idelfonso ven una procesión de personas vestidas de blanco, con una señora alta que desprendía una luz cegadora y que llevaba lo que podía ser un niño en su brazo derecho. Veamos las distintas versiones:

-Juan: hacia las 12 estaba durmiendo en su casa hasta que los ladridos de perros y una fuerte luz cegadora que provenía de la calle le despierta. Ante tal hecho salió a la calle y vio; cinco cruces blancas portadas por cinco hombres jóvenes, un mujer vestida de blanco ( más alta que el resto) sobre una silla ó pódium de plata que nadie llevaba y con un niño vestido de blanco en su brazo derecho. A su vez, la dama estaba escoltada a ambos lados por unos 10 clérigos que estaban rezando y portaban coronas blancas. Finalmente, vio cientos de personas armadas con lanzas y vestidas de blanco.

-Pedro: alrededor de las 12, estaba durmiendo hasta que Juan le despertó para mostrarle lo que había visto. Éste, afirmó haber visto: 7 cruces portadas por siete hombres y unas 20 personas rezando (todos de blanco), una dama más alta que el resto vestida de un blanco resplandeciente con un niño en su brazo derecho. Seguidamente, cientos de hombres y mujeres de blanco, y detrás hombres de blanco, con lanzas que hacían sonar contra el suelo. Finamente, vio como la procesión llegaba hasta la Iglesia, la mujer se sentó y el resto empezó a cantar.

-María: estando con su hijo en casa vio una luz deslumbrante (lo confunde con un relámpago), se asomó a la calle y observó: una mujer con un vestido de seda blanca y flores, tocada con una diadema y con un niño en el brazo derecho. Flanqueada, por un lado por hombre que reconoció como San Idelfonso (según la imagen del altar de la Iglesia) con un libro abierto y un manípulo. Y por otro lado,  una beata que no alcanzó a reconocer. Seguidamente, gente vestida de blanco que se dirigían hacía la Iglesia.

-Juana: hacia las 12 vio a una mujer que llevaba un bulto y detrás gente vestida de blanco en procesión, de los cuales algunos llevaban palos.

 

Resultado y posible motivo de la aparición.

-A pesar de las contradicciones entre los videntes la aparición se tomó como válida.

-Se construyó una capilla anexa a la Iglesia en donde se veneró la aparición. Es posible que la imagen introducida en la capilla fuera arrancada de un retablo del S.XIV (la talla esta rasgada en uno de sus lados).

-Dicha talla esta vestida con una túnica dorada decorada con flores, porta un niño en su brazo derecho y esta sobre un pódium de plata

-La Virgen de la Capilla se convirtió en patrona de la ciudad y en la actualidad se la profesa una gran devoción

-Conmemoración de la aparición en un su aniversario con una procesión de la cruces. La cual se sigue celebrando, sacando a la imagen de la Capilla por todo Jaén.

En definitiva, es posible que el motivo de esta aparición fuera respaldar la fe sobre  Dios y generar un ambiente de protección frente al temor reinante, con el que vivía en las zonas fronterizas y más en concreto fuera de los recintos amurallados. Pues no hay que perder de vista que esta aparición ocurre sobre el fondo del enemigo “moro”, el otro, y que a partir de ese momento la Virgen de la Capilla se erige como patrona y protectora de la ciudad. Por tanto, la Virgen bajó para proteger la ciudad.

Una vez explicados ambos casos, nos debemos plantear una doble cuestión: ¿Qué semejanzas hay entre las dos apariciones y qué es lo que las hace diferentes?

Pues bien, para empezar hay que señalar seis puntos que las hace semejantes:

Luz cegadora que emana de la virgen.

  • Procesión litúrgica: gente que viste de blanco, a medianoche y que finaliza en maitines[2].
  • Santos y ángeles toman el papel de los curas y frailes.
  • Se dan en espacios abiertos.
  • Los videntes en ambos casos se llaman como los apóstoles, Juan y Pedro.
  • Ambas ocurren bajo el trasfondo del otro, “el moro”.

Por otro lado, también se pueden observar rasgos que las convierten en casos especiales. En estas apariciones hay señales complejas de enigmas sagrados (tanto que en el caso de Gadea, la virgen tiene que dar a Pedro una explicación de lo que había visto previamente, mientras que en Jaén no hay explicación, la gente imagina libremente), influencia de leyendas anteriores, paralelismos con episodios recogidos en la Biblia y mezcla de realidad y leyenda.

  • La imagen de la virgen: en ambos casos no se muestra a una virgen benevolente, dulce, piadosa y humana. Sino todo lo contrario, se trata más bien de una diosa-madre que transmite la imagen del poder a través del temor, dureza y la frialdad.
  • Reminiscencias de cultos precristianos/aculturación :
    • Gadea: el que la virgen se aparezca junto a un roble sobre un espino, puede tener su origen en la creencia de divinidades de los árboles (hadas) que engañaban y tentaban a los hombres.
    • Jaén: “Las batallas de las Benandanti”: Batallones de la muerte que recorrían las calles por la noche haciendo sonar sus armas y que iban guiados por la señora de la noche, llamada Salia/Diana. Por tanto, lo que se puede ver en Jaén es una transformación de Satia en María y los batallones de muertos en una procesión cristiana.

En definitiva, en ambos casos se trata de procesiones sobrenaturales y complejas que no se van a volver a ver. Pues el resto de apariciones se caracterizan por ser más simple: La Virgen se aparece sin más y el punto aparte lo vamos a observar en la aparición de Cubas (Madrid) en 1449, ya que a partir de éste momento en P.Ibérica las apariciones que se van a dar son las prototipo.

Pero, lo que si vamos a observar en todos los casos es que una vez aceptada (la aparición) por el pueblo, se marchaba en procesión al sitio de la visión y se establecían devociones regulares o se construían santuarios.

Rocío Rivas Martínez

Referencias

Christian, W.A (1990)., “Apariciones en Castilla y Cataluña ( S.XIV-XVI). Editorial Nerea.

http://www.abc.es/sociedad/20131125/abci-apariciones-marianas-reconocidas-iglesia-201311181420_1.html

Foto1: Virgen de la Capilla, Jaén.

Foto 2: Santuario de Lourdes, Francia.

Foto3: Los Videntes de Fátima, Portugal.

Foto 4: La Virgen del Espino.

Foto 5: Placa conmemorativa de la advocación de La Virgen de la Capilla.

[1]  Este tipo de apariciones primero se dieron entre los santos ermitaños del desierto y después pasaron a darse dentro de la cultura monacal.

[2]   La primera de las horas canónicas (amanecer) de  la Iglesia Católica.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on Tumblr
PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Comment

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: