El taller de antropología es uno de los proyectos que se desarrollan aquí, en el Centro de Creación e Investigación Cultural La Tortuga y podríamos decir que nace de la  de la confluencia de dos factores: un problema y un deseo. En primer lugar, los problemas a los que nos encontramos muchos antropólogos y antropólogas (entre otras muchos investigadores) para encontrar una manera de ganarnos la vida relacionada con nuestro ámbito. Ya sabemos cómo está el tema de ayudas a la investigación, becas…Conseguir entrar en un departamento universitario ahora mismo es bastante dificil y quizá el problema también venga de cierta limitación de la antropología a la academia y a las instituciones estatales. Aquí entra en segundo de los factores. El deseo de crear espacios que se puedan desarrollar fuera de la universidad y donde se puedan generar otras formas de hacer antropología que  incluyan una forma de transmitir el conocimiento algo distinta, donde la preocupación por cuestiones sociales sea un eje principal y que contribuya a expandir el conocimiento antropológico, que creo que es un conocimiento que tiene mucho que decir en la transformación social, dado que sus metodologías y posicionamientos teóricos son muy útiles para la crítica social.

Esta idea claro, es una idea a largo plazo que apenas ha empezado a dar sus primeros pasos. Pero que en un futuro tiene la ambición de convertir este lugar en un espacio antropológico. Un lugar donde la gente que tenga unas inquietudes compartidas pueda encontrarse y compartir y debatir, formarse e informarse, presentar sus trabajos…

Con este fin, por ahora hemos iniciado nuestras actividades con charlas (como esta) relacionadas con la antropología. Y además disponemos de varios cursos que os cuento de manera rápida:

En primer lugar tenemos nuestro curso de Técnicas Antropológicas Aplicadas al Cambio Social, que es un curso que podría enmarcarse dentro de lo que se llama antropología aplicada y que parte de la convicción de que si se hace bien, es perfectamente compatible la investigación rigurosa y la vocación de transformación de muchas de las injusticias sociales que a diario observamos. En este curso analizamos en primer lugar ciertos conceptos básicos en la antropología, como pueden ser cultura, holismo, o relativismo metodológico, y otros que están muy relacionados con cuestiones que tienen relación con la transformación social, como podrían ser la neutralidad, la cientificidad o la objetividad, que todavía están muy arraigados en nuestras formas de mirar la construcción de conocimiento y que muchas veces parecen definir a un científico social como alguien que observa la realidad por encima de esta y que por el hecho de ser científico está en posesión de la verdad y que se debe a una especie de neutralidad mal entendida que parece exigir la realización de estudios asépticos que inhabilitan el compromiso con determinadas causas e ideologías. El otro extremo, el de la investigación activista sin una reflexión profunda y constante sobre nuestra propia subjetividad es a mi parecer, igualmente desastroso y puede llevar a trabajos superficiales, sesgados en exceso y que justifiquen en la moralidad lo que debe justificarse a partir de una metodología de trabajo y una reflexividad constante.

En segundo lugar en el curso se ofrecen una serie de herramientas de investigación para realizar esta investigación con fines de aplicación (fotografía participativa o investigación participación acción) con el fin de que las alumnas (ya sean o no antropólogas) puedan aplicar estas formas de investigar y conocer a sus propios ámbitos (ya sea el activismo, el trabajo en instituciones, gubernamentales, el periodismo, el cine, etc…)

juan1

Otro curso que tenemos es el de Introducción a la Antropología, que está enfocado a gente que quiere acercarse por primera vez a la antropología o a alumnos que están empezando la carrera y que se encuentran por primera vez con un mar de conceptos, términos y teorías que de primera pueden ser bastante abrumadores. En este curso hacemos un repaso a la historia de la Antropología desde lo que son sus comienzos oficiales en el s XIX hasta la actualidad, centrándonos en las principales teorías y corrientes que han marcado el corpus de conocimiento antropológico.

Por otro lado, están los grupos de investigación, que nacen con la idea de lo que he comentado antes: servir como elementos de reunión de antropólogos, antropólogas y gente que tenga inquietudes antropológicas. Aquí el centro ofrece un espacio para estos grupos y la posibilidad de coordinarlos y tutorizarlos si fuera necesario (por ejemplo para personas que no tengan experiencia en el trabajo de campo o en la construcción de un proyecto de investigación)

Finalmente, tenemos clases de apoyo para el grado de antropología y el proyecto de realizar una revista, que por ahora será anual, donde publicar trabajos relacionados con la antropología. También, si nuestros alumnos/as quieren haremos presentaciones de sus trabajos de fin de curso.

Ahora paso a la segunda parte, que son los cursos que comienzan Javier Expósito e Iván Alvarado aquí en la Tortuga y que si bien nos los hemos apropiado en el Taller de Antropología, bien podrían ir en otro proyecto del centro, ya que creo que corresponden muy bien con la filosofía del centro y lo que queremos hacer aquí. Me refiero a que, en línea con la tradición holística de la antropología, no podemos considerar el arte como un elemento aislado del resto del mundo, un elemento neutral autocontenido en su propio fin de realizar arte. La capacidad de entretener o emocionar muchas veces parece tener una densidad tal que parece oscurecer no sólo otras funciones del arte, sino que este propio discurso es un discurso hegemónico sobre el arte que es construido socialmente y esconde unas cosas a la vez que muestra otras.

juan2

En primer lugar, igual que hablaba antes de que los científicos no están por encima del mundo realizando su labor, tampoco lo hace quien se dedica a la actuación, la música o el cine. Al revés, hablamos de agentes posicionados en el mundo y por tanto enredados/as en las relaciones de poder y desigualdad que se producen sus entornos sociales. El arte no es neutral, sino una corriente transmisora de prácticas hegemónicas vestidas muy sutilmente de genialidad, trascendencia o misticismo. No quiero decir que no haya también de esto. Pero también hay de lo otro.

Pero por otro lado, si el arte esta posicionado, y por su propia capacidad de conmover, emocionar o hacer pensar, se puede convertir en una herramienta para lo contrario, para la transformación y la lucha social. Para desvelar y deconstruir lógicas hegemónicas, para denunciar, para hacer reflexionar y para actuar.

Juan R. Méndez

 

Referencias

Charla de presentación de los cursos del Taller de Antropología del Centro de Creación e Investigación Cultural La Tortuga. Abril 2015

   Send article as PDF   
anthropologies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.